Reducen a 160 litros por habitante el consumo de agua al día en la Axarquía

El Comité de Gestión de la Sequía de las Cuencas Mediterráneas fija esta medida también en Costa del Sol, Málaga y Campo de Gibraltar tras analizar la situación.

El secretario general de Agua, Ramiro Angulo, ha presidido hoy en Málaga una nueva reunión de la Comisión de Gestión de la Sequía de la demarcación hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, en la que también han participado miembros de otros departamentos del Gobierno andaluz y representantes de los usuarios y de organizaciones empresariales, sindicales y ecologistas. El objetivo de este encuentro era analizar la situación hidrológica de la demarcación y aprobar las medidas que permitan aumentar la garantía para el abastecimiento humano y mitigar los impactos sociales, ambientales y económicos de la sequía.



Durante su intervención, Ramiro Angulo ha trasladado los últimos datos relativos a la situación hidrológica de esta cuenca andaluza teniendo en cuenta las precipitaciones registradas en el presente año hidrológico y su comportamiento en los distintos sistemas de la demarcación (Campo de Gibraltar, Costa del Sol-La Concepción, Guadalhorce-Limonero, Axarquía-Viñuela, Béznar-Rules, Campo de Dalías-Benínar y Cuevas de Almanzora).

Con carácter general, las lluvias de octubre de 2023 a enero de 2024 en las Cuencas Mediterráneas Andaluzas han vuelto a ser inferiores a los valores medios históricos, rondando el 30% del promedio en numerosos sistemas. Esta situación, que se repite por quinto año consecutivo desde 2018-2019, se traduce en unas aportaciones mínimas a los embalses como, por ejemplo, en el caso del Guadalhorce-Limonero. En este sistema, los 2,3 hm3 embalsados entre los meses de octubre y enero representan las menores aportaciones útiles desde que comenzaron los registros.

Tras analizar la evolución de los indicadores y la situación hidrológica actual en la demarcación, los integrantes de la Comisión de Gestión de la Sequía de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas han aprobado, por unanimidad, incrementar las medidas de ahorro del consumo de agua que se han venido estableciendo en los núcleos urbanos.

Entre las limitaciones acordadas se encuentra, como norma general, la prohibición de uso de agua potable para baldeo de calles, llenado de piscinas privadas, riego de jardines, parques públicos y privados, campos de golf, lavado de coches fuera de los establecimientos autorizados, fuentes ornamentales que no dispongan de circuito cerrado de agua, duchas y surtidores públicos en los sistemas declarados de excepcional sequía y escasez grave (Campo de Gibraltar, Costa del Sol Occidental, Guadalhorce-Limonero, Axarquía-Viñuela y Cuevas de Almanzora).

Esta misma medida se adoptará también en las zonas sin regulación de la cuenca del Río Guadiaro, la cabecera del Guadalhorce, la cuenca baja del Guadalhorce y la sierra de Tejeda-Almijara y Alberquilla. En el caso de las localidades con una población superior a 10.000, tendrán que adoptar las actuaciones establecidas en sus planes de emergencia municipales.

El secretario general de Agua ha apuntado que en los próximos meses se continuará con el seguimiento detallado de la evolución de recursos y demandas; así como con el análisis de la aplicación de las medidas adoptadas para conocer si es necesario poner en marcha nuevas actuaciones. Además, Ramiro Angulo ha resaltado el estado de las infraestructuras que está impulsando el Ejecutivo andaluz a través de los distintos Decretos de Sequía, destacando que el cuarto decreto “incluye medidas que permitirán incorporar nuevos recursos, tanto procedentes de sondeos existentes, como aguas regeneradas y la aportación de más agua desalada”.

Al término de la reunión de la Comisión, el secretario general de Agua ha agradecido la comprensión de todos los usuarios, ayuntamientos, regantes, organizaciones agrarias y asociaciones, que “vienen realizando una gran labor para ahorrar agua y a los que solicito un esfuerzo adicional ante el incremento de unas medidas que son necesarias debido a la situación de excepcional sequía que afecta a la mayoría de los sistemas de explotación de la demarcación”. Ramiro Angulo ha apostado por impulsar, de forma paralela, nuevas campañas de concienciación que “contribuyan a fomentar el uso eficiente del agua por parte de todos los andaluces”.

La Comisión de Gestión de la Sequía en las Cuencas Mediterráneas Andaluzas ha aprobado que el consumo de agua de uso urbano no podrá superar los 160 litros por habitante y día, considerando todos los recursos hídricos disponibles en los municipios de los sistemas de Campo de Gibraltar; Costa del Sol Occidental, Guadalhorce-Limonero (Málaga); y Axarquía-Viñuela (Almáchar, Benamargosa, El Borge, Comares, Cútar, Iznate, Macharaviaya, Moclinejo, Rincón de la Victoria, Vélez-Málaga, Totalán, Algarrobo, Torrox y Nerja).

La Junta de Andalucía será la encargada de medir el volumen a la entrada de los depósitos de cabecera municipales o en las tomas de red colectiva y podrá adoptar las medidas de limitación en origen de caudal que sean necesarias en caso de superación.

Para las zonas sin regulación que se encuentran en situación de excepcional sequía y escasez severa, se establece la misma medida de ahorro en el consumo urbano, limitándose el agua a 160 litros por habitante y día. Entre estas zonas sin regulación a las que afecta esta decisión de la Comisión se encuentra la Cuenca del Río Guadiaro. Asimismo, esta medida atañe también a las zonas sin regulación de la cabecera del Guadalhorce y de la cuenca baja del Guadalhorce.

Por último, también se aplica a la zona sin regulación de Sierra de Tejeda-Almijara y Alberquilla (Alfarnate, Alfarnatejo, Riogordo, Colmenar, Periana, Alcaucín, Zafarraya. Viñuela, Canillas de Aceituno, Canillas de Albaida, Sedella, Arenas, Cómpeta, Sayalonga y Frigiliana).

Por otra parte, se limitan los recursos a 200 litros por persona y día en los municipios de la zona regulada de Cuevas de Almanzora declarados en escasez severa; y en la zona sin regulación de la cuenca alta del río Verde de Almuñécar.

En todos estos municipios se permite únicamente el riego de supervivencia en jardines, parques públicos y campos de golf, con agua no apta para consumo humano y se establece una dotación máxima de 200 metros cúbicos por hectárea y mes. En el caso de las piscinas privadas unifamiliares, se prohíbe tanto el llenado como su rellenado.

En la misma situación de escasez moderada se encuentran la zona mixta del Campo de Dalías, la zona sin regulación de la cabecera del río Grande de Adra y el abastecimiento a Almería. En todos estos municipios se adopta también un ahorro del 5% para el abastecimiento humano.

En cuanto al uso industrial del agua, la Comisión de Gestión de la Sequía de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas ha decidido establecer una reducción del 20%. En el caso del uso de agua para regadío, el volumen de riego para el año hidrológico queda reducido a un máximo de 2 hm3 en la zona regable del Campo de Gibraltar, aplicándose únicamente a partir del mes de junio en función de la evolución de la situación hidrológica. La bajada del 75% afectará igualmente a los recursos superficiales y a los procedentes de aguas subterráneas.

Por su parte, en el caso del sistema Guadalhorce-Limonero se reduce el regadío a un máximo de 5 hm3 como riego de emergencia para supervivencia de cultivos leñosos, que sólo se podría aplicar total o parcialmente a partir del mes de junio en función de la evolución de la situación hidrológica. La reducción del 75% afectará igualmente a los recursos superficiales y a los procedentes de aguas subterráneas.

Respecto a los regadíos del sistema Viñuela, se mantienen suspendidas las dotaciones de agua regulada; si bien la zona dispone de los 22 hm3 de aguas regeneradas procedentes de los tratamientos terciarios de las depuradoras de Vélez-Málaga, Rincón de la Victoria, Torrox, Algarrobo y Peñón del Cuervo que el Ejecutivo andaluz le ha propiciado a través de estas obras.

Por otro lado, las comunidades de regantes que se abastecen desde el Sistema Béznar-Rules han acordado voluntariamente reducir el consumo en un 30% sobre sus dotaciones; en la zona regable del Poniente almeriense se aprueba bajar un 20% la dotación; y para los regadíos del Sistema de Cuevas de Almanzora, que sufren desde 2021 el cierre del trasvase Negratín Almanzora, se adopta una reducción de dotaciones que permita garantizar el abastecimiento urbano.

 




Chiringuito Casa Miguel

Desayuna junto al mar con nuestra gran variedad de panes, zumos, cafés y tés

Paseo Marítimo de Poniente, Torre del Mar

Chiringuito Casa Miguel

Desayuna junto al mar con nuestra gran variedad de panes, zumos, cafés y tés

Paseo Marítimo de Poniente, Torre del Mar