Salobreña: Playas, deporte e historia

¿Qué hay más andaluz que un pueblo blanco? Hoy os invitamos a descubrir en el corazón de la Costa Tropical granadina Salobreña, considerado por las diferentes dinastías que lo gobernaron como su lugar preferido de retiro y descanso. 

Salobreña es un bello pueblo blanco coronado por un castillo árabe del siglo X. Su casco histórico conserva la estructura medieval, con sus callejuelas estrechas, serpenteantes y empinadas, salpicadas de casas blancas adornadas con macetas de vistosas flores. Un bellísimo pueblo, de la costa granadina, que casi sale despedido del peñón en el que se encuentra ubicado, una instantánea que se hace inevitable cuando se avistan las primeras casas.




Se encuentra en el corazón de la Costa Tropical que es como se conoce a esta parte del litoral granadino donde parece que nos hayamos trasladado al mismísimo Caribe.

 

En las playas de Salobreña se practican deportes náuticos y acuáticos como surf, kitesurf, kayak, pesca con caña, buceo… La playa del Caletón, una calita aislada del ruido y de aguas limpias es perfecta para descubrir los tesoros del fondo marino.

Otra de las formas de disfrutar el mar son los servicios de alquiler de catamarán de los pueblos vecinos, de ahí que las aguas más profundas de Salobreña estén más vacías y sean perfectas para este tipo de escapadas. ¿Te imaginas dando un paseo por alta mar y avistar delfines -con suerte -, practicar buceo en aguas profundas o esquí acuático?


Los amantes del senderismo también tienen un hueco en Salobreña. En el término municipal hay numerosos caminos y senderos para ir a pie o bicicleta de montaña. Además tiene diferentes puntos que son perfectos para el avistamiento de aves que surcan los cielos del municipio.

Salobreña también reserva un espacio cultural para aquellos viajeros que quieren llenar su tiempo con algo más que playa. El castillo de Salobreña es un ejemplo de lo importante que fue Salobreña en otro tiempo.

Logra ser visto desde cualquier punto del pueblo. De origen fenicio, fue posteriormente reconstruido por los romanos y los árabes conforme fueron conquistando la ciudad. Tuvo su época de esplendor en los siglos XIV- XV hasta que fue capitulado por los Reyes Católicos.


Desde sus torres, la panorámica que nos ofrece es realmente impresionante: el mar azul confundido en el horizonte con el cielo, la verde vega interrumpida bruscamente por un anfiteatro montuoso y las nevadas cumbres de Sierra Nevada en el invierno.

 

Además del castillo, se puede visitar el Museo Histórico, en el que descubrirá las raíces de este pueblo con más de 6.000 años de historia.

 

Es imprescindible en tu visita a Salobreña pasear por los barrios de la Villa, el Albaycín y el Brocal, en los alrededores del castillo. Son preciosos rincones de encanto andaluz con fachadas encaladas, calles laberínticas y muchas macetas de flores.

Como no puede ser de otra forma en un pueblo sobre un peñón tiene varios miradores donde ver unas espectaculares vistas. Mirador de Enrique Morente, Mirador del Postigo. Aunque, las mejores vistas al mar las tendrá en la plaza llamada el Mirador, desde donde se ven todas las playas de Salobreña y parte de las de Almuñécar y Motril.

Hace más de mil años ya era considerado este pueblo  por las diferentes dinastías que lo gobernaron como su lugar preferido de retiro y descanso. Y sigue teniendo el mismo encanto en la actualidad. se descubre nada más pisarlo.

~~ Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A. ~~

In this article



Pinturas Rebollo

Empresa malagueña de pintura y decoración de venta a profesionales y al por menor

Avenida de Andalucía nº 26, Torre del Mar