Roban un camión grúa para sustraer un cajero automático del aparcamiento de un supermercado en Nerja

Los ladrones abandonaron ambos elementos en una finca de aguacates situada en el límite con Torrox, sin conseguir abrirlo para llevarse el dinero en metálico.

La Guardia Civil está investigando el robo de un camión pluma de una empresa de materiales de construcción de Nerja que fue usado para sustraer un cajero automático ubicado en el aparcamiento de la cadena alemana de supermercados Lidl en la localidad costera más oriental de la provincia. Los hechos sucedieron en la tarde noche de este domingo, según publica SUR.



Al parecer, los ladrones accedieron en primer lugar al almacén de la empresa Hermanos Jimena, situado junto al monumento del Rapto de Europa, a la entrada del casco urbano nerjeño por la antigua N-340. Tras romper la cerradura de la puerta, hicieron un puente en el vehículo y lo condujeron hasta el mencionado ‘parking’, donde emplearon el camión pluma para llevarse montado en él el cajero automático de la empresa ATM.

Posteriormente, se desplazaron hasta una finca rústica, sembrada de aguacates, situada en la zona del Barranco del Puerto, en el límite con la vecina localidad de Torrox. Los ladrones trataron entonces allí de reventar el cajero para llevarse todo el dinero en metálico que albergaba en su interior, pero no lo consiguieron. Según indica SUR, para tratar de borrar su rastro, se llevaron el disco duro que graba las imágenes del cajero y rociaron con un extintor el interior del camión.

Al parecer, no es el primer robo de estas características que se perpetra en la Axarquía en los últimos días. En Vélez-Málaga las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están investigando un suceso muy similar, en el que igualmente se sustrajo un camión pluma de un almacén y se arrancó de cuajo un cajero automático de esta misma empresa, que cuenta con decenas de estos dispositivos repartidos por todo el litoral de la provincia.

En cualquier caso, si los ladrones hubieran podido reventar el cajero de Nerja, entre las medidas de seguridad de las que disponen estos dispositivos está una inyección de tinta que marca todos los billetes, dejándolos inservibles, según ha podido saber este periódico.