Reestructurar la espalda: el trabajo de las sillas de escritorio

Caracterizados por sufrir dolores de espalda, los seres humanos luchamos siempre una batalla contra nuestra mala postura. Una mal escogida posición vertebral que, con el tiempo, puede agravar nuestro dolor muscular e incluso óseo. ¿El remedio? Además de reorganizar el cuerpo y nuestros hábitos, nada mejor que una cómoda y ergonómica silla de escritorio de calidad.

La importancia de una silla de calidad



Muchos de los problemas de espalda que padecemos están guardan una importante relación con nuestra postura. Del mismo modo que las actividades que requieren de más esfuerzo conllevan una mayor carga en nuestra columna vertebral, los trabajos de estilo sedentario pueden contribuir también a dicho malestar. Cuando pasamos un largo tiempo ante el ordenador tendemos, por inercia, a doblar nuestras cervicales tratando de acercarnos al monitor sin apenas percatarnos. Con el tiempo, como es evidente, nuestra espalda se deforma y se acostumbra a dicha posición, acarreando un nada desestimable repertorio de dolores que someterán nuestro bienestar.

Si bien uno de los mejores remedios es tratar de mantener una postura erguida, con la cabeza en alto y tratando de mantener la columna lo más equilibrada y recta posible, existen otros factores que pueden corregir nuestra posición vertebral. Es en este punto donde entran las sillas de escritorio, cuya calidad, ergonomía y forma puede afectar tanto positiva como negativamente a nuestra forma postural. Desvinculándonos del trabajo en una oficina, un claro ejemplo lo serían las solicitadísimas sillas para gamers, cuya forma está pensada para soportar un larguísimo tiempo sentados ante el ordenador. En la oficina, en cambio, se requiere algo más de sutilidad y elegancia.

Ergonomía delante y detrás del espacio de trabajo

Otro punto a comentar es la necesidad de cambiar nuestras sillas de escritorio con cierta regularidad, ya que se han dado casos donde la mala postura de quien las utiliza puede llegar a alterar su forma y, por ende, perjudicar nuestra espalda. Eso sin mencionar el gran álbum de anécdotas que guarda cualquiera sobre respaldos de sillas que súbitamente se desprenden llevándonos a una hilarante y a la par peligrosa caída. Es por dicho motivo que las sillas de escritorio, como las ofrecidas por profesionales de dicho sector como lo es Ofiprix, deben combinar ergonomía y resistencia. Y, al mismo tiempo y como se ha comentado, sin comprometer en absoluto su componente estético.

Asimismo, es también preciso mencionar que las sillas de escritorio no atañen tan sólo a quien se establece tras la mesa, sino que también, en el caso de una empresa, debe contemplarse una total comodidad para el cliente. Aunque lo mejor para un oficinista sea una silla de escritorio con ruedas, a fin de recorrer su espacio de trabajo con agilidad y sin armar mucho alboroto, las sillas para clientes suelen ser fijas. Sin embargo, deben también cumplir un criterio de comodidad, dado que ello contribuirá también a su mayorconfianza tanto en la empresa como en cuanto soliciten en ese momento. Un hecho, aunque aparentemente trivial, indiscutiblemente relevante.

Sillas distintas, mismo confort

Tomando ejemplos muy distintos sobre sillas de escritorio, muchas empresas optan por una tipología elegante, robusta y normalmente de grandes dimensiones para denotar esa sensación de firme autoridad que confiere a un negocio su respeto. En ese sentido, las sillas de escritorio como el Sillón Londres de Ofiprix, homologado para pasar más de 8 horas diarias sobre su piel sintética de impecable acabado y calidad, otorgan esa sensación de seguridad. Además, dotándose de un sistema basculante de balanceo para una mayor sensación de libertad y comodidad. Un diseño elegante y comprimido que juega tanto a favor de nuestra corrección postural, como refuerza nuestra apariencia.

Por otro lado, la silla Anne de Ofiprix goza de un diseño minimalista, pero muy ergonómico, ideal tanto para salas de espera como para el lugar donde el cliente se sentará para conversar con el responsable de su solicitud. Ofreciendo una sentada envolvente que recoge la espalda y aúna reposabrazos para una mayor comodidad, sus versiones van desde las convencionales cuatro patas fijas, a giratoria y con ruedas. Siendo así una silla dinámica por cuanto se refiere a su utilidad, operando tanto como silla para clientes y trabajadores en espera, como para quienes guardan tras la mesa. Todo ello sin comprometer en ningún momento su sutil elegancia.

Cuestión de calidad de vida

Los trastornos que se vinculan con el dolor de espalda pueden ser muy variados y de distintos grados de dolor, aunque conllevando siempre el agravante de que el tiempo juega siempre en su favor a la negativa. Sea tanto una presión muscular como un dolor relacionado con los huesos, es de vital importancia dotarse de sillas que recojan nuestra espalda y aseguren su correcta posición e integridad.

Como es evidente, existen muchos otros factores que pueden dañar la espalda, como lo es un peso excesivo, la ausencia de una rutina de ejercicio, la edad o ciertas enfermedades. Pero, por ello, no agravar las consecuencias es nuestra responsabilidad, tanto individual, como empresarial cuando se trata de cuidar nuestra plantilla. Por ello, ante la mala postura, además de ejercicio y tratar de mantenernos firmes, una silla de escritorio de calidad lista para contribuir a nuestra calidad de vida.



Neumáticos Merino

Descubre en Neumáticos Merino la tecnología MICHELIN Ultraflex.

calle Salvador Dalí, 15, Vélez-Málaga

Neumáticos Merino

Descubre en Neumáticos Merino la tecnología MICHELIN Ultraflex.

calle Salvador Dalí, 15, Vélez-Málaga