Nerja prohíbe desde enero de 2021 los saltos al mar desde los acantilados

El Ayuntamiento de Nerja modificó hace año y medio la ordenanza para sancionar esta práctica, que el pasado jueves acabó con la vida de un joven torreño de 19 años, informa Diario Sur.

Nerja presume de contar con uno de los litorales de toda la costa española con una orografía más escarpada, con enormes rocas y zonas de acantilados, especialmente en el paraje natural de Maro-Cerro Gordo. Por ello, sobre todo en verano, son muchos los jóvenes que practican el arriesgado deporte de lanzarse al agua desde las rocas, con el consiguiente peligro que esto conlleva. El pasado jueves esta práctica tan arraiga en la localidad axárquica, que lleva incluso a realizar ‘quedadas’ de grupos y a grabarse y subir los vídeos a Youtube, acabó en tragedia.



Un joven de 19 años, vecino de Torre del Mar, murió ahogado tras saltar desde el conocido Pico del Tarzán, en el extremo más oriental de la playa de Burriana. Aunque el fallecimiento está bajo investigación judicial, todo apunta a que el hombre se ahogó tras impactar con el agua y quedar aturdido por el golpe. No en vano, el salto se realizó desde una altura aproximada de diez metros, según pudo confirmar Diario Sur.

Este tipo de conductas están expresamente prohibidas por el Ayuntamiento nerjeño desde enero de 2021, cuando el Consistorio modificó la ordenanza de playas aprobada en noviembre de 2017 – la primera normativa específica con la que contó el municipio-. Así, se estipula que «por la seguridad de los bañistas queda prohibido lanzarse al agua del mar desde las zonas superiores de los acantilados, rocas, espigones, zonas señalizadas donde esté prohibido el baño o el acceso sea restringido, zonas de fondos someros y, en general cualquier otro lugar que, por la orografía propia de la zona de dominio público marítimo terrestre, supongan un riesgo para la seguridad de las personas y del resto de usuarios».

De esta forma, se estipula que estas conductas se consideran infracciones graves, que serán sancionadas con multa de 751 hasta 1.500 euros, según se recoge en los documentos, publicados en el portal de transparencia del Consistorio nerjeño. Sin embargo, en las inmediaciones donde están las rocas de Burriana no existe, de momento, ningún tipo de cartelería que recoja esta prohibición. Tampoco la hay a lo largo de los 14 kilómetros del litoral nerjeño.

«El servicio de vigilancia y socorrismo advierte de esta prohibición cuando detectan este tipo de comportamientos», han explicado a Diario Sur fuentes municipales, al tiempo que han asegurado que van a «reforzar» la señalización para advertir de la prohibición de saltar al mar desde los acantilados. «En los últimos años se ha actuado retirando cuerdas u otros elementos que la gente coloca en los acantilados para saltar», han apostillado, al tiempo que han admitido que, hasta ahora, no se han impuesto multas por esta práctica. No obstante cuando el servicio de socorrimo les avisa, «la Policía Local acude y advierte de la prohibición y de los riesgos».

El caso de Salobreña

En localidades cercanas, como Salobreña, en la vecina provincia de Granada, se sancionan estas conductas con hasta 3.000 euros de multa desde hace varios años. A pesar de ello, son muchos los que siguen arriesgando su vida a diario. El joven fallecido el pasado jueves en la playa nerjeña de Burriana es la segunda víctima mortal por este tipo de practicas en la última década en la localidad costera más oriental de la provincia.

El anterior caso se produjo en febrero de 2012, cuando murió un turista portugués de 37 años tras saltar desde cinco metros de altura en los acantilados situados entre las playas de Carabeo y Calahonda, en la zona conocida como el Paseo de los Carabineros, un entorno que permanece cerrado al público en su mayor parte por el riesgo de desprendimientos de rocas desde hace dos décadas.




Carnicería Elvi

Desde 1982 carnes de primera calidad de elaboración propia

calle Infantes, 6, Torre del Mar