La Diputación abre líneas de ayudas valoradas en 1,2 millones de euros para la atención de las familias desfavorecidas

Las subvenciones destinarán 846.600 euros al tercer sector y 406.708 euros a personas con menores a su cargo en riesgo de excusión social.

La Diputación de Málaga abre líneas de ayudas valoradas en 1,2 millones de euros para la atención de la ciudadanía en la provincia de Málaga. Las convocatorias de subvenciones destinarán 846.600 euros a proyectos del tercer sector y 400.000 euros a personas para que puedan cubrir sus necesidades básicas si tienen menores a su cargo. Para la primera, el requisito indispensable es que el ámbito de actuación de las entidades sean los usuarios de los municipios menores de 20.000 habitantes, de donde deben proceder también las familias que soliciten la ayuda.



Así lo ha anunciado el presidente de la Diputación, Francisco Salado que ha explicado que por una parte, la Diputación de Málaga quiere reconocer “la labor realizada por las entidades sociales como piezas clave del sistema de bienestar, del tejido productivo y de la creación de empleo en la provincia, especialmente en el transcurso de la pandemia y así como su trabajo para impulsar la recuperación de la provincia de Málaga; y por otra, ayudar a las familias de municipios pequeños que se encuentren en riesgo de exclusión social para que sus hijos no lleguen a estar en situación de desamparo.

El pasado 25 de junio se publicó en el BOP la convocatoria, en régimen de concurrencia competitiva, para la concesión de ayudas económicas a entidades del tercer sector para la ejecución de proyectos de atención a la ciudadanía en la provincia de Málaga con una dotación económica de 846.000 euros. De este modo, las asociaciones, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro con domicilio en cualquier pueblo de la provincia de Málaga que desarrollen acciones dirigidas a población de municipios menores de 20.000 habitantes podrán presentar sus solicitudes hasta el 16 de julio inclusive.

La Diputación de Málaga mantiene el mismo importe que el año pasado, que ya supuso un incremento del 14,1% respecto al 2019. “Un esfuerzo económico de la institución en un momento de crisis como el que estamos viviendo a consecuencia de la pandemia”, ha precisado Salado, que ha querido aclarar que “cualquier entidad, sea del municipio que sea, pero que atienda a usuarios de municipios pequeños, pueden ser beneficiarios de estas ayuda”, ha precisado Salado.

La convocatoria cuenta con dos líneas de actuación. Una de ella es el desarrollo de proyectos de intervención/acción social y participación social y la otra inversiones y equipamientos necesarios para el desarrollo del proyecto, como puede ser la adquisición de vehículos, como ha explicado Salado. La primera contará con 20.000 euros máximo de financiación por proyecto, la segunda 30.000 por asociación.

La presente convocatoria destinada al tercer sector contempla un gran abanico de objetivos que las entidades tendrían que cumplir para obtener ayuda económica, como el desarrollo de actividades que fomenten la vida asociativa y la participación ciudadana; la aplicación de la innovación social y la perspectiva de género de forma transversal; medidas de apoyo para la inserción laboral de colectivos desfavorecidos y/o en riesgo de exclusión social, y prevención de la vulnerabilidad de menores en desventaja social o de personas que formen parte de la nueva realidad social.

Además, también podrán presentarse proyectos que incidan en la problemática del despoblamiento de las zonas rurales, incentiven actuaciones dirigidas a paliar los efectos negativos del envejecimiento de la población o que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas mayores en los municipios menores de 20.000 habitantes de la provincia, y fomentar actividades que combatan la brecha digital en el medio rural o faciliten el uso de herramientas informáticas.

Precisamente, ha resaltado Salado, que entre la decena de criterios que regirán el otorgamiento de subvenciones y que se pueden consultar en la convocatoria, como novedad, puntuarán más aquellos proyectos que ayuden a las entidades sociales en la transformación digital de los programas y servicios que presta a sus usuarios. “Es una forma de incentivar el salto a la digitalización de las entidades, en esta nueva normalidad regida por la pandemia en la que es muy necesario el uso de las nuevas tecnologías y la formación sobre las mismas”.

Como dato, Salado ha destacado la expectación que crea este tipo de convocatorias. En el año 2020 se presentaron un total de 163 solicitudes, llegándose a financiar 49.

Ayuda a familias

“La atención a las familias en riesgo de exclusión social son otra de nuestras prioridades”, ha recordado el presidente de la Diputación. Concretamente, el pasado 21 de junio se publicó en el BOP la convocatoria para la concesión de ayudas a personas que estén empadronadas en un municipio menor de 20.000 habitantes y que carezcan de los medios económicos suficientes para atender las necesidades básicas de los menores que estén a su cargo.

El objetivo de las ayudas valoradas en 406.708 euros y que proceden de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, es la prevención, reducción o supresión de aquellos factores que generen situaciones de riesgo social para los menores, con el fin de favorecer la permanencia e integración en el entorno familiar y social, evitando así situaciones de desprotección que pudieran producirse de continuar las mismas circunstancias. El plazo de solicitud acaba el 12 de julio inclusive y los Servicios Sociales Comunitarios valorarán las solicitudes, cuya bonificación dependerá del número de miembros en la unidad familiar, situación económica y otras situaciones sociales.

“Estamos seguros de que estas ayudas serán muy necesarias, pues ya conocemos los estragos de la pandemia en las economías familiares”, ha señalado Salado, que además ha informado de que serán aproximadamente más de 300 familias las que puedan beneficiarse, así como 640 menores de edad.
Entre los conceptos subvencionables se encuentran la cobertura de necesidades básicas de los menores, tales como alimentos, ropa, calzado, productos de aseo personal e higiene doméstica, leche de continuidad, así como medicamentos que requerirán en todo caso prescripción médica. Asimismo, se incluyen pañales, material escolar no financiado por la Consejería competente en materia de Educación, acceso a recursos educativos que desempeñen una función de integración de la persona menor y gastos derivados de transporte.

«Excepcionalmente, en casos en los que esté debidamente justificado, con el fin de evitar la desestructuración familiar, este tipo de prestaciones incluye además una ayuda para el alquiler de vivienda, suministros básicos de electricidad, gas y agua, así como la adquisición de mobiliario y enseres básicos que puedan incidir en el bienestar del menor con un límite de 1.500 euros», ha destacado Salado.

Las ayudas a la ciudadanía continuarán, ha adelantado el presidente de la Diputación, pues próximamente se harán públicas las subvenciones por nacimiento y adopción.

In this article



Frutería Ana Mari

¡La fruta y verdura de verdad!

Calle Alcalde Manuel Reyna, 8; Vélez-Málaga

Frutería Ana Mari

¡La fruta y verdura de verdad!

Calle Alcalde Manuel Reyna, 8; Vélez-Málaga