Kombucha: ¿Bebida realmente saludable o una moda pasajera?

Hoy, gracias al uso de las redes sociales y a los contenidos que se hacen virales, es común que las personas compren productos que hayan visto en Internet. En muchas ocasiones puede tratarse de comidas o bebidas que se anuncian como beneficiosas para la salud.

Un producto que entra en esta categoría es la Kombucha, una bebida gaseosa producida a partir de la fermentación del té, que ha ganado una gran popularidad en los últimos tiempos, especialmente por sus beneficios potenciales para el intestino, e incluso que algunos ya han etiquetado como «una bebida milagrosa».



Pero ¿atesora realmente la Kombucha todas las propiedades y beneficios que a menudo se le atribuyen? En este artículo trataremos de dar respuesta a las preguntas más comunes que todos aquellos que han pensado en comprar Kombucha y empezar a consumirla pueden llegar a tener.

¿Qué es la Kombucha?

La Kombucha es una bebida elaborada principalmente a partir de agua, azúcar, té y SCOBY. Esta se obtiene mediante un proceso de doble fermentación donde el SCOBY (un cultivo simbiótico de bacterias y levaduras con forma de tortita) tiene un gran protagonismo, ya que las bacterias y levaduras presentes en él convierten el azúcar en ácidos orgánicos.

Este proceso da a la bebida un característico sabor agridulce, que contribuye a que la Kombucha sea tan popular, junto con los beneficios para la salud de los que más adelante hablaremos.

La bebida existe desde hace unos 2000 años, y se cree que se elaboró por primera vez en China, antes de extenderse a Japón. No fue hasta el siglo XX que la Kombucha empezó a consumirse en Europa y América, aunque sólo se extendió ampliamente en estas regiones a principios del siglo XXI.

¿Cuáles son los beneficios potenciales de la Kombucha?

Como hemos mencionado, los principales beneficios asociados a la Kombucha se relacionan con el aparato digestivo, particularmente con el tránsito intestinal. El alto contenido de probióticos de la Kombucha ayuda a equilibrar las bacterias del intestino, protegiéndonos de otras bacterias dañinas que pueden provocar problemas digestivos.

Pero además, tiene otros beneficios que se extienden a otras partes del cuerpo.

Impacto en la salud del cerebro

Los estudios sugieren que las bacterias intestinales envían señales al cerebro a través de los nervios que actúan mejorando el estado de ánimo y dando sensación de tener una mayor energía acumulada.

Mejora de la función hepática

El proceso de fermentación de la Kombucha produce aminoácidos y ácidos orgánicos que pueden ayudar a reforzar la salud del hígado. Por ejemplo, el ácido glucurónico se adhiere a las toxinas en el hígado y las expulsa fuera del cuerpo. Por otra parte, el alto contenido de vitamina C de la Kombucha también puede ayudar a la función hepática.

Protege del daño oxidativo

La Kombucha contiene muchos antioxidantes, que pueden protegernos del daño oxidativo causado por los radicales libres. Aunque estos son subproductos normales derivados de las funciones corporales, reducir su impacto puede reforzar nuestro sistema inmunológico.

Otros beneficios

Se habla de que el contenido de té verde de la Kombucha también ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, mientras que otro beneficio potencial para la salud proviene de su contenido de ácido acético. Se cree que éste es capaz de eliminar muchos microorganismos potencialmente dañinos, ayudando a proteger contra ciertas infecciones y enfermedades, como las levaduras del género Cándida.

¿Puede la Kombucha mejorar realmente la salud?

Aunque los especialistas en nutrición más escépticos aún aconsejan ser cautelosos a la hora de etiquetar ciertos alimentos y bebidas como capaces de mejorar nuestra salud, concretamente nuestra salud intestinal, la Kombucha ha mostrado resultados más que satisfactorios en la mayoría de los estudios recientes destinados a investigar sus propiedades.

Eso sí, aunque una dieta saludable es sin duda un factor esencial para el mantenimiento de una buena salud, son los patrones dietéticos y los hábitos generales, no los alimentos individuales, los que logran cambios evidentes. En otras palabras, aunque beber Kombucha puede suponer un aporte de nutrientes y probióticos a tener en cuenta y del todo recomendable, es necesario acompañar su consumo de una dieta equilibrada y variada.

Dicho esto, la realidad es que la Kombucha puede considerarse saludable y representa una gran alternativa a los refrescos gaseosos, el alcohol, el café y las bebidas energéticas. Aunque la Kombucha pueda no ser ningún “producto milagroso”, no hay duda de que es una de las bebidas más saludables del mercado en este momento. En un mundo lleno de alimentos ultra procesados y bebidas excesivamente azucaradas, eso es una buena noticia.



Restaurante Marisquería Bar Negri

Restaurante con tradición de casi 40 años. Nuestras gambas son conocidas en el mundo entero

Paseo Larios, 14, Torre del Mar