El testigo clave en la defensa del novio de Dana Leonte cambia la declaración en el juzgado

En su primera declaración ante la Guardia Civil, el empleado de una gasolinera dijo que en la madrugada del 12 al 13 de junio vio como dos hombres metían por la fuerza a una mujer en un coche en la avenida Vivar Téllez, a la altura de la cafetería de Dana Leonte, según destaca Diario Sur.  Entonces la describió como delgada y de baja estatura, lo que podría corresponder con los rasgos físicos de Dana Leonte, la rumana desaparecida en Arenas.

Sin embargo, este testigo, considerado clave por la defensa de Sergio Ruiz, investigado por homicidio y en prisión provisional sin fianza desde el pasado 28 de septiembre, se retractó ayer, en su declaración ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Vélez-Málaga. Según explicó el abogado de la acusación particular, Marcos García Montes, la descripción que hizo fue que era una mujer «mucho más alta, 30 ó 40 centímetros más, y más gruesa, que pesaría unos 80 kilos, me confundí ante la Guardia Civil», dijo.



Preguntado por el letrado defensor del acusado, Juan José Moreno, sobre si había recibido coacciones para cambiar este testimonio, el testigo manifestó que se sintió «intimidado» cuando García Montes manifestó, en declaraciones a los medios, en las semanas anteriores, que podría estar incurriendo en un presunto delito de falso testimonio. «Ha confirmado que mentía, y ha faltado a la verdad porque dijo que compraba tabaco y agua, y la empleada ha dicho que siempre cogía el agua del negocio y el tabaco lo compraba en un estanco porque era más barato», dijo García Montes.

Por el juzgado veleño que instruye el caso desfilaron otros siete testigos, entre los que estaban la empleada de la cafetería, Ingrid Zarza; los dueños del almacén de materiales en el que trabajaba Sergio Ruiz, la niñera que cuidaba de la hija que ambos tienen en común, los dueños de un bar de Arenas en el que el acusado solía comprar café y el supuesto prestamista al que señaló el investigado durante las semanas posteriores. Únicamente Zarza quiso hacer declaraciones ante los medios, ratificando lo que ya había contado a finales de septiembre, cuando se detuvo a Ruiz.

Así, relató que el día en que ocurrieron los hechos ambos estuvieron almorzando juntos en el negocio. «Estaban muy bien, normales, incluso haciéndose bromas entre ellos», manifestó Zarza, que llevaba apenas unos días trabajando en el establecimiento. «Luego ella se marchó, me llamó desde Arenas diciéndome que había tenido un problema en casa. Ya no volvió a contestarme cuando le escribí, y después, sobre las once de la noche, apareció en el local Sergio con la niña, y me dijo que ella se había ido a Rincón a ver a un amigo, que le diera el dinero», expresó la joven.

El hermano de Dana Leonte, de la que únicamente se ha encontrado un hueso en una zona de campo próxima a la vivienda, insistió en que siguen reclamando la custodia de la pequeña Lucía. Así, detalló que han comenzado a aportar documentación a la Junta. Por su parte, Moreno insistió en que «no existen indicios claros contra su cliente, porque las pruebas de ADN de la Guardia Civil no son concluyentes sobre los restos biológicos encontrados en la casa».

«La base fáctica no existe, no se puede inferir que se ha matado a una persona utilizando un palo donde hay restos de sangre, cuando los informes sostienen que esos restos no son de ella», aseguró el abogado de Sergio Ruiz, que está a la espera de que la Audiencia Provincial se pronuncie.

En este artículo



Ambizone

Creamos ambientes para tu negocio

Calle Azucarera, 1, Torre del Mar

Ambizone

Creamos ambientes para tu negocio

Calle Azucarera, 1, Torre del Mar