‘Cómeme el donut’: éste es el significado real del fenómeno de Factor X nacido en YouTube

Si no lo has visto eres de otro planeta, porque LaPili y Jirafa Rey han saltado a la fama en menos de una semana. Y todo por su canción Cómeme el donut, que dejó a cuadros a Laura Pausini y a Risto Mejide, y que ha triunfado tanto que su grupo, Glitch Gyals, está organizando una gira intensiva. “Ha sido una locura. A ver si duermo tres horas seguidas”, confiesa Alejandro. Hablamos con los dos protagonistas, ella desde Nueva York, él, desde España.

Cámara y acción, pensaron estos dos jóvenes. Les une la sangre, el amor por lo que definen como “transdisciplina” y las ganas de romper y, a la vez, hacerse con todo para crear su estilo. Volcaron esta energía en un vídeo -entonces desconocido, y ahora, viral- en YouTube. Y, de repente, decidieron que Factor X necesitaba algo único y ellos, no lo dudaban, lo eran. “Las cosas que hacemos tienen mucho de caballo de Troya, de mina. No nos casamos con significados”, detalla Alejandro.

Si uno curiosea su canal, ve que hacer un planteo a golpe de twerking delante de otros es su sello personal y ya lo hicieron en un Festival de Málaga. O en First Dates.

Pero más allá de cameos, el proyecto de Pilar y Alejandro se movía en círculos culturales. El salto al formato reality show, a Factor X, fue una apuesta a ciegas. “Ella tenía un ritmo de trabajo loco en Madrid y supuso un esfuerzo considerable participar en castings. Yo tuve que echar un capote”, comenta Alejandro, de 25 años, y ahora malagueño de honor. Por su parte, Pilar tiene 24 años y, sobre todo, las ideas claras. “No hay barrera entre mi yo y el show. La canción surge de nuestro interés por el dancehall jamaicano, pero esta cultura es muy sexista y homófoba. Está prohibido, por ejemplo, hacer sexo oral a una mujer. Y ha llegado el momento de que nos coman el donut”, reivindica. Ese debate, recurrente entre los primos, hizo que dieran el paso a cantar.

Prepárate pa’ el hit que viene ya

“Macerar la canción no fue fácil. “Día tras día apunté palabras y frases. Estuve dos meses dándole vueltas al estribillo hasta que di con el ojo de Horus, la rima que necesitaba para que quedara redondo”. Y mereció la pena porque Fernando Montesinos, bajista de Obús y jurado de Factor X, lo captó: “Lo veo como un espectáculo más serio de lo que parece. Dalí sería vuestro fan”. Si a un estribillo aparentemente irreverente unimos la puesta en escena, el combo justifica que en el tiempo dedicado a escribir este artículo más de 100.000 personas han visto la grabación. Porque YouTube es ya incubadora de talentos alternativos, emisora consolidada de programas como OT y hemeroteca televisiva.

“Lo que tú me digas, a mí me patina””

No nos mires más, cuidao, somos magnéticos”, decía Jirafa Rey, pero ya era tarde. “Desde este lunes tenemos equipo de managers y estamos tramitando un volumen gigante de cosas lo más rápido posible”, explica Alejandro. En dos ocasiones anteriores alcanzó a la comunidad hater. Una de ellas por participar en un anuncio de un festival indie. “Recibí comentarios muy bestias y negativos, pero esta vez ha sido al revés. La gente de alrededor está desorientada pero a nosotros no nos ha pillado de nuevas”, apunta Alejandro, al que sí le llama la atención lo siguiente: “En ninguno de los mensajes de ahora dicen que yo llevo falda y ella, pantalones. Es interesante”.

Su frase favorita de la canción es ésta: “Cuando jinetea, ella es asesina”, porque va en la línea de La Mala Rodríguez, uno de sus referentes en rap, y de la barcelonesa Úrsula en hip hop. Para Pilar, el verso más especial es “voy con mi prima pero no vamos al Primark, a ella le gusta hacer joyería fina”, por su proyecto de emplear materiales en desuso y darles valor.

“No sé frenar, llevo un ritmo frenético”

El después de un viral son las reacciones. Así lo vive Alejandro: “La parte de que un montón de jóvenes que son distintos, con personalidades fuertes y unos incomprendidos eternos vean lo que puede ocurrir, que sirva para romper clichés, me fascina”. “Hasta 2015 llevaba una línea poética muy oscura. Pilar, lo contrario. Éramos totalmente distintos. En Barcelona rompo con lo trágico y paso a lo festivo”. Este año vuelve a dar un giro brusco y se aparta de la investigación cultural, de las instituciones y del teatro. Un vuelco que asume LaPili. “Siempre hemos gestionado nuestras actuaciones, pero ahora será distinto. Nos ha desbordado”, declara ella, que se siente de barrio y es feliz yendo al “mercaíllo”. Ninguno desvela qué será lo próximo, aunque el rodaje de Factor X ya terminó. Nos queda el gusto de saber que no nos dejará indiferentes. Rompen reglas, quizás ganen la partida, y sin duda, no sólo juegan a ser artistas. “Todo lo que estáis viendo es muy nuestro”. Y tanto que lo es: arrasa cual huracán.

En este artículo

Peluquería y estética D'Yanire

Depilación láser diodo, tatuaje de cejas... En peluquería trabajamos con Olaplex

Calle del Río, 33, Torre del Mar

Peluquería y estética D'Yanire

Depilación láser diodo, tatuaje de cejas... En peluquería trabajamos con Olaplex

Calle del Río, 33, Torre del Mar