La SAC pide una mayor protección del patrimonio en sus alegaciones al PGOU de Vélez-Málaga

El colectivo cultural demanda que los sistemas generales sirvan «para generar espacios y entornos para el esparcimiento y el uso y disfrute de los ciudadanos», informa Diario Sur.

La Sociedad de Amigos de la Cultura (SAC) ha presentado alegaciones al documento inicial del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Vélez-Málaga, que fue aprobado por el pleno el pasado noviembre. El colectivo, dedicado a la defensa y protección del patrimonio histórico, artístico y cultural de la comarca oriental desde hace varias décadas, plantea una serie de cuestiones, d ivididas en dos apartados, uno donde abordan planteamientos generales y otro donde específicamente valoran las repercusiones que la aplicación de este nuevo documento urbanístico tiene sobre el patrimonio veleño.



El primer apartado en el que ponen el foco son los llamados sistemas generales de espacios libres. Desde la SAC plantean que estos suelos «deberían servir para generar espacios y entornos para el esparcimiento y para el uso y disfrute de todos los ciudadanos». «Sirvan como ejemplo el caso del molino de los Pérez, el cortijo de Poey, Juvigolf o las vías fluviales y deltas, ya que estos cauces de titularidad pública pueden usarse para crear zonas verdes o áreas deportivas, que se comuniquen a través de una red de caminos verdes con la Senda Litoral proyectada por Diputación», sostienen.

En segundo lugar, desde la entidad cultural ponen el foco en los sistemas locales en los perímetros de entornos declarados como Bien de Interés Cultural (BIC), donde abogan por crear un plan de aparcamientos. En cuanto al centro histórico, desde la SAC entienden que «hace falta un buen acceso y aparcamiento» para que los espacios y entornos monumentales se visiten con normalidad por parte del ciudadano, por eso se necesita la delimitación clara de los entornos BIC y sus perímetros adyacentes. «Sin actuaciones que dinamicen la ciudad y su centro histórico, éste se irá debilitando», han apostillado.

En tercer lugar, el colectivo veleño reclama la elaboración de un catálogo de bienes protegidos. « Entendemos que el PEPRI -documento técnico sobre el centro histórico- sigue siendo la herramienta fundamental para la defensa de la mayor parte de estos bienes, siendo tremendamente proteccionistas con los inmuebles existentes, el empleo de materiales tradicionales y pautas en los huecos de fachada de las nuevas edificaciones«, han argumentado desde la SAC, al tiempo que entienden que este texto » necesita una oficina independiente de urbanismo con capacidad para visar proyectos y ser capaz de agilizar y minimizar la burocracia con incentivos desde el propio Ayuntamiento como reducir el IBI, agilizar permisos de obras, etc.«.

Castillo de Torre del Mar

El cuarto apartado de las alegaciones tiene que ver con el antiguo castillo de Torre del Mar, una zona de especial protección «que lleva años esperando un plan especial que proteja su singularidad histórica y que prevea y evite intervenciones que deterioren o desvirtúen visiblemente el entorno, que está declarado como BIC». «Hasta que ese plan no esté redactado debería paralizarse cualquier intervención sobre el entorno para garantizar la generación de un espacio digno, acorde con la monumentalidad», han manifestado.

En quinto lugar, desde la SAC han puesto el foco en el yacimiento de Toscanos y el vial proyectado en la zona, donde consideran «un disparate el cambio aleatorio de suelo no urbanizable a suelo urbano consolidado de todos los chalets ilegales que existen. »Éste es el camino opuesto a generar un centro de interpretación arqueológica. El PGOU podría contemplar que esas viviendas fueran expropiadas a cambio de realojos en la gran urbanización que se proyecta en la vega de Almayate, y que esas edificaciones para ser respetuosas con su entorno, deben concentrarse en ambas márgenes de la carretera«, han argumentado.

Por último, respecto al proyecto de una Casa-Museo Jaime Pimentel, desde la SAC han destacado que la propuesta de urbanización de la vega de Almayate saca del catálogo este enclave. «Una casa que, por sus características morfológicas y su historia, debería estar catalogada por su valor arquitectónico, etnológico y cultural, siendo necesaria su incoación como BIC ante la Junta de Andalucía, para que forme parte del equipamiento cultural de ese futuro polo de dinamización turística», han manifestado.




Restaurante Marisquería Bar Negri

Restaurante con tradición de casi 40 años. Nuestras gambas son conocidas en el mundo entero

Paseo Larios, 14, Torre del Mar

Restaurante Marisquería Bar Negri

Restaurante con tradición de casi 40 años. Nuestras gambas son conocidas en el mundo entero

Paseo Larios, 14, Torre del Mar