Fallece el periodista Jesús Mariñas a los 79 años

Jesús Mariñas fallece

El informador televisivo padecía un cáncer de vejiga, desde el pasado año 2021.

«Lo voy a superar», confesaba Jesús Mariñas a la revista Diez Minutos en cuanto hizo público el pasado mes de octubre que padecía cáncer de vejiga. Sin embargo, el periodista del corazón azote de todos los famosos, los de alta cuna y baja cama, no ha podido enfrentarse a ese monstruo cuya palabra le costaba pronunciar, cáncer. Finalmente ha fallecido este martes a los 79 años según ha adelantado La Razón.



El pasado 31 de marzo fue ingresado de urgencia en el hospital debido a unas severas complicaciones por la medicación que tomaba. A pesar de su débil estado de salud protagonizó un incidente cuando, al parecer, rechazó que la ambulancia le llevara a la Fundación Jiménez Díaz que era el centro que le tocaba porque era el más cercano a su hogar. Finalmente, Jesús y su marido, el fotógrafo venezolano Elio Valderrama (55), cogieron un taxi para ir al Ramón y Cajal, que es donde les atendía su médico.

En todo este tiempo, Elio no se separó de su lado. Ha estado en las duras y las maduras. Tras la presentación de la primera parte de sus memorias Jesús, por Mariñas. Memorias desde el corazón a principios de julio del 2021 no se le volvió a ver en público. En aquellas fechas ya había recibido el fatídico diagnóstico.

Desde que se conocieran por casualidad en la Gran Vía madrileña en 1990, Jesús y Elio sabían que lo suyo iba a ser eterno, pero sin ataduras. Es decir, lo que comúnmente se denomina una pareja abierta. El 18 de julio de 2016 se casaron ante un notario junto a dos íntimas amigas que actuaron como testigo, Ana Parrilla y Ana Tarazaga.

Lo que más le encantaba a la pareja era viajar. «¡Para qué vamos a pagar un billete en primera clase o business si con lo que nos ahorramos en turista venimos cargados de ropa!», confesaba a quien escribe estas líneas hace un tiempo. Adoraban Nueva York, sobre todo pasar fin de año, y las islas del Caribe. En Italia se ponían hasta las trancas comprando en los outlets de Armani, Valentino, Versace o Gucci. Se recorrieron el mundo, desde Argentina a Noruega. Y en Madrid, adoraban el arte culinario de Casa Lucio.

Siempre guardó un inmenso cariño a su primera pareja, Isidro, a quien solía visitar cada vez que venía a su querida Barcelona, la ciudad que le brindó la primera oportunidad de trabajar en el mundo del famoseo. En 1972, Mariñas junto a Maruja Torres fueron los dos primeros redactores de la recién creada revista Pronto y en radio le fichó Luis del Olmo para su tertulia en Protagonistas. Isidro era doce años mayor, se conocieron en 1965 y estuvieron dieciséis juntos. Su ex vivía en una residencia en Sitges. «No sé, no le he visto muy bien», me aseguraba algo compungido en uno de los múltiples saraos en los que coincidíamos. Al poco tiempo, murió.

En más seis décadas de lengua (viperina) y pluma (venenosa), Mariñas desveló los secretos más íntimos de los famosos. Muchos fueron sus enemigos, pero otros, como Montserrat Caballé, Nati Mistral o Sara Montiel fueron sus íntimas. De esta última me comentaba que Madrid no le había dado el homenaje que merecía. Como la actriz manchega era muy dada a inventarse parte de su biografía y a exagerar muchos acontecimientos, cuando la Montiel le dijo que tenía una cubertería de oro macizo no la creyó. «Estábamos en su casa de Mallorca, en La Burguesa, y de repente bajó con una caja muy pesada. La abrió y nos quedamos petrificados. ¡Ahí estaba la cubertería!», sostenía el veterano periodista.