Fallece el escritor y poeta José García Pérez a los 86 años

Era maestro, fue director del colegio Bergamín, y como político, diputado en dos legislaturas, testigo del 23-F y candidato a la alcaldía de Málaga – Articulista habitual de La Opinión de Málaga, sus restos se velan en la sala 9 de Parcemasa.

El escritor y poeta José García Pérez ha fallecido este domingo a los 86 años de edad víctima de un cáncer tras varios meses de lucha contra la enfermedad. Habitual articulista de La Opinión de Málaga, García Pérez ha sido maestro, director de colegio, diputado durante dos legislaturas, testigo del 23-F y candidato a la alcaldía de Málaga. Sus restos mortales se velan en la sala 9 del cementerio de San Gabriel (Parcemasa) y la misa por el descanso de su alma se celebrará a las 17.00 horas. Según publica La Opinión de Málaga.



García Pérez nació en Melilla en 1936, donde estudió la carrera de Magisterio. Su padre tenía la imprenta La Hispania.

Su primer destino, una cabila en el Rif en pleno Protectorado Español. Estuvo un curso en ese ´interregno’ hasta que aprobó una de las cuatro oposiciones que realizó en su carrera de maestro. Su primer destino en la Península, en 1958, fue el municipio sevillano de Dos Hermanas.Tras otro paso por Melilla, su siguiente destino en 1966 fue Cártama, ya por fin en la provincia de Málaga.

En esos años en el Valle del Guadalhorce, mientras por las tardes preparaba a los alumnos que acudían por libre al instituto de Málaga, por su compromiso cristiano puso en marcha con Ramón Buxarráis los primeros cursillos de cristiandad, de los que fue presidente.

En 1977, dos años después de la muerte de Franco, consigue por oposición la plaza de director del Colegio Público Bergamín de Málaga, en el barrio de la Trinidad. La inminencia de las elecciones generales hace que le tanteen responsables del PSA, el PSOE y el PCE. Sin embargo, fue finalmente Francisco de la Torre quien le reclutó en las filas de la entonces UCD, ocupando el número 3 de la lista al Congreso de los Diputados por Málaga.

Aquella primera legislatura se centró sobre todo en la elaboración y discusión de la Constitución del 78, un proceso que en ocasiones encalló como cuando se levantó de la mesa el socialista Gregorio Peces Barba, por un desacuerdo con el artículo 27 sobre la Educación.

En su libro ’18 horas con Tejero’ contó la larga noche del golpe de Estado de 1981.

Por discrepancias con su partido a raíz del desarrollo del proceso autonómico andaluz, dejó la UCD y pasó al Grupo Mixto. La política le condujo más tarde al PSA, del que fue secretario provincial y candidato a la Alcaldía de Málaga en las municipales de 1983.

Alejado ya de la política, siguió con su labor educativa. En el colegio Bergamín se cruzó por su vida Pablo Pineda, el malagueño con síndrome de Down, y su centro fue pionero en Andalucía en la integración de alumnado con discapacidad.

Su vertiente literario y cultural era infinita. Llegó a ser también vicepresidente del Ateneo, tiene publicados una docena de libros, incluida una antología de su poesía, y en el desaparecido Diario Málaga dejó su impronta como columnista en la sección diaria El Copo, tarea que con unas 15.000 columnas a sus espaldas continúa en el digital ‘El Faro de Málaga’.

En una ocasión, el Ayuntamiento de Málaga estuvo a punto de nombrarlo Hijo Predilecto. Persona afable y cercana, en el bar Gran Vía, cercano a su casa, el rincón ‘Poeta José García Pérez’ reúne a un grupo de amigos que cultivan la tertulia y la amistad.