Expulsa a sus propios aficionados en Nerja porque «insultaban al árbitro»

Destacan la ejemplar reacción del entrenador nerjeño Sergio Bautista, hermano del exfutbolista Juanjo Bautista, por su defensa del colegiado durante el partido de categoría cadete que su equipo disputaba frente al conjunto del CD Rincón

Pocas veces un gesto de un entrenador llegó tan lejos dentro del siempre complicado fútbol base. En medio de un derbi comarcal en categoría cadete, Nerja-Rincón, el entrenador local Sergio Bautista Benítez reaccionó de la manera más contundente ante los insultos que recibía el colegiado por parte de un sector de la afición nerjeña. «Os marcháis ahora mismo o llamo a la Policía Local», exclamó desde el propio césped.



La reacción de los jóvenes seguidores locales no se hizo esperar. Apenas unos instantes después y, tal y como puede observarse en el vídeo que recogía la evolución del encuentro, ellos mismos tomaron el camino hacia la salida del estadio. «Volvería a hacerlo una y mil veces. Llevo más de 200 partidos como técnico, de los que unos 90 han sido en categoría autonómica con el Motril, y puedo presumir de no haber recibido ni una tarjeta amarilla», matiza el también coordinador de cantera en la escuela de fútbol de su localidad natal.

Sergio reconoce que su gesto no debería ser noticia o ser reconocido en el ámbito local por extraordinario: «El encuentro que hemos disputado este fin de semana se desarrollaba con relativa normalidad hasta que el árbitro expulsó a dos jugadores, uno de cada equipo, y fue ahí donde empezaron los insultos. No me lo pensé un momento. Mi gesto forma parte de la forma de entender el fútbol de quienes estamos al frente de esta escuela», insiste, como publica Fran Extremera en La Opinión de Málaga.

Otro de los responsables de dicha escuela local es precisamente hermano de Sergio. Juanjo Bautista ejerce desde hace dos años de coordinador de Deporte Base en la Concejalía de Deportes y acumuló como futbolista profesional varios ascensos a la máxima categoría nacional, después de haber brillado en las canteras del FC Barcelona o del Real Betis. Incluso puede presumir de haber sido internacional con España en las categorías inferiores. «La reacción de mi hermano parte de una nueva política en la escuela municipal nerjeña, porque queremos formar personas antes que a posibles futbolistas», asegura.

«Como dice mi hermano, de una escuela salen poquísimos futbolistas. Por eso les digo a los niños que sean primero deportistas, personas. Si alguno tiene la posibilidad de crecer, estupendo. Pero nuestra labor tiene que centrarse en la educación deportiva. En transmitir valores a los que estén dentro del terreno de juego, así como a los que estén fuera», alega el propio Sergio.

Sostienen ambos hermanos que en Nerja «se están intentando corregir cosas, cambiar aspectos importantes». Sergio Bautista alega que al resto de clubes de la provincia les diría algo muy significativo: «La solución para erradicar la violencia en los campos la tenemos en casa. Por desgracia te encuentras a entrenadores que incitan a esto, a no ver que los árbitros, al igual que los monitores, intentamos hacerlo lo mejor posible. A veces se equivocan, igual que nos equivocamos todos. Y los colegiados son chavales que tienen familias, como nosotros, y se merecen un respeto».

«A estas alturas del siglo XXI deberían estar erradicados los comportamientos que incitan al insulto, al odio contra los árbitros. Si todos advertimos de que con un solo insulto llamamos a los agentes encargados de velar por la seguridad, todo sería más fácil», concluye el preparador formado en el propio CD Nerja.

In this article