El ficus centenario del Paseo de Andalucía en Vélez-Málaga vuelve a llenarse de vida

José Casamayor y Fernando Gil reviven a través de su proyecto artístico este árbol que tras dejar de florecer la pasada primavera fue certificada su defunción.

El arte echa raíces en Vélez-Málaga. La historia de una muerte anunciada da un cambio de guion. 112 años llegó a cumplir y mientras sus tres «hermanos» seguirán creciendo, el cuarto de los ficus centenarios tan característicos del Paseo de Andalucía en Vélez-Málaga no llegó a florecer la pasada primavera y se certificó su defunción.



Lo que pudo haber acabado como leña en alguna chimenea, vuelve a cobrar vida a través de las manos de José Casamayor y Fernando Gil, gracias a quienes el tronco inerte de este ficus se ha convertido ya en reclamo de curiosos que ven cómo de sus ramas fluyen figuras.

El camaleón, uno de los animales autóctonos de la zona, o la figura de la paloma veleña, son algunos de los animales que se posan sobre estas ramas que poco a poco van volviendo a llenarse de vida. El reciente fallecimiento del “Gitanillo de Vélez” y la amistad que le unía a José Casamayor le llevó a querer incluir una guitarra para recordar a todos los artistas flamencos que ha dado esta tierra, con Juan Breva como seña de identidad. También curioso el gato sobre unos libros, homenaje a la ilustre pensadora veleña María Zambrano.

Fernando Gil, artista polifacético que en esta ocasión se nos presenta como «promotor de esta aventura», explicaba a nuestra compañera Vanesa Fernández cómo surgió este proyecto. Desde la galería de arte de DEBARROart propusieron a la Delegación de Medio Ambiente del consistorio veleño intervenir los restos «para dejarlo como testigo histórico de la ciudad» contando con José Casayamor, uno de los mejores escultores en talla directa, quien entiende muy bien la madera y es capaz de revivirla. Ya tenían experiencia previa con un proyecto similar realizado con el Ayuntamiento de Málaga con un eucalipto de grandes dimensiones en Churriana.

 

Gil explica que su finalidad es sacarles a esas ramas «una alegoría a la Cultura de Vélez-Málaga, con animales endémicos, figuras que rápidamente cualquier vecino pueda reconocer como típicas de la ciudad y que todo aquel que pase por debajo del árbol pueda sentirse orgulloso de ser de esta tierra en la que tenemos mucho que demostrar y mucho de lo que sentirnos orgullosos».

Aunque existen varios bocetos de figuras para ir proyectando, el árbol manda, nos dice José Casayamor.

El tipo de rama y cómo se encuentra es la que va inspirando mientras están suspendidos en el aire, señala.

La seguridad laboral es una de las premisas y está condicionando el trabajo de estos artistas.

Durante 30 días, según han estipulado como tiempo suficiente para poder culminar este proyecto, Casayamor y Gil trasladan su estudio sobre el aire, trabajando, con todas las medidas de seguridad, suspendidos en una máquina elevadora y con las dificultades que eso conlleva.

Una actuación comenzó a rondar en la cabeza del artista hace tiempo, ya que por desgracia este ficus se encontraba enfermo desde hace años y pese a diferentes intervenciones no consiguieron salvarlo.

Una obra de arte rústica, es como la califican. Una obra de arte, sin dudas, con la que este ficus vuelve a cobrar vida, se llena de vida, de historia de Vélez-Málaga, dando la bienvenida a todos los vecinos que curiosamente a diario se concentran para ver la evolución de este trabajo, de cómo las ramas inertes se transforman en figuras llenas de vida.

José Cayamayor y Fernando Gil, artistas que han conseguido gracias a su actuación que se mantenga la figura y la presencia de este ficus en el Paseo de Andalucía durante mucho más tiempo, de una manera original, llamativa, emotiva y con mucho simbolismo.




Chiringuito Casa Miguel

Desayuna junto al mar con nuestra gran variedad de panes, zumos, cafés y tés

Paseo Marítimo de Poniente, Torre del Mar

Chiringuito Casa Miguel

Desayuna junto al mar con nuestra gran variedad de panes, zumos, cafés y tés

Paseo Marítimo de Poniente, Torre del Mar