Conozca un poco más sobre el tanque de combustible de un automóvil

Un concepto simple y fácil de entender del tanque de combustible sería el siguiente: Es un recipiente o recipiente creado con materiales resistentes muy seguros para almacenar gasolina o diesel en cuyo interior como ya sabemos se encuentran líquidos inflamables, y es parte del sistema el motor. Estos tanques de combustible vienen en varias formas y tamaños según la marca del automóvil y sus modelos.

El depósito de combustible está diseñado para optimizar el funcionamiento del vehículo, asegura el almacenamiento de combustible y permite el llenado de combustible sin riesgo de chispas. Además, también almacena líquidos, evitando la evaporación y dirigiendo el combustible hacia el inyector o rampa del carburador, eliminando las impurezas presentes en el líquido.



Características del depósito de combustible de un vehículo

Foto del tanque de combustible tomada de recambioscoche.es

El tanque de combustible no es solo un tanque para líquidos inflamables, también está compuesto por otros elementos como el tanque que se encarga de contener el combustible, las mangueras que se encargan de direccionar y conducir el líquido hacia adentro y hacia afuera, el tanque activado carbón llamado canister que se encarga de controlar los gases y llevarlos al sistema de admisión de aire, también existen tuberías que llevan el combustible desde el tanque hasta el sistema de inyección que se encuentra en el motor, la bomba de combustible que produce presión para llevar el líquido a la rampa de inyección o carburador si es el caso de un clásico, y por último el filtro que elimina las impurezas que hay en el combustible.

Problemas comunes del tanque de combustible

Si el depósito funciona correctamente, el coche estará en su mejor momento, permitiéndote sacarle el máximo partido. Un problema frecuente es que nuestro vehículo se ahogue y pierda potencia. Cuando el automóvil comienza a perder potencia, es probable que el problema esté en el tanque de combustible.

Aunque esta situación es muy similar a la que provocan las bujías, podemos comprobar que se trata de un problema del depósito de combustible al subir una pendiente pronunciada. Otra indicación de problemas con el tanque de combustible es la aceleración lenta del automóvil. Por lo general, este problema dura unos segundos y el vehículo vuelve a acelerar normalmente.

Otra posible falla que puede ocurrir es que el tanque tenga una fisura y le entre agua. Si esto ocurre, el rendimiento del coche se verá afectado, incluso perderá potencia. Si esto sucede, es posible que el motor no arranque o que se detenga repentinamente mientras está en funcionamiento. También puede ocurrir que se necesite más aceleración, más fuerza en el pedal porque se está inyectando agua en el motor en lugar de gasolina.

Mantenimiento

Antes que nada, es importante señalar que el mantenimiento que se le debe dar al tanque de combustible es totalmente externo y no interno, a menos que el tanque tenga algún tipo de agujero ocasionado por el tiempo y la corrosión, a pesar de estar fabricado con materiales de larga duración. y de gran resistencia a la oxidación, es inevitable que estos materiales no envejezcan con los años, se oxiden y, por tanto, se debiliten, generando pequeños agujeros por los que empieza a filtrarse el combustible.

Aclarando este punto, lo primero que se debe hacer es revisar las entradas para que no estén expuestas al medio ambiente, por lo que la revisión se debe hacer debajo del auto, ya que en ocasiones el tanque es golpeado por una roca o simplemente por caer en algún lugar. Por otro lado, se recomienda revisar las mangueras cada 40.000 km, para verificar que no presenten ningún tipo de deformación y se debe cambiar el filtro de gasolina cada 40.000 km.



Frigiliana

Pueblos Más Bonitos de España

Calle Cuesta del Apero, 10 * 29788 Teléfono: 952 533 002