Castril, un peñón infranqueable en un entorno natural único

Aquellas personas que buscan tranquilidad, armonía y disfrutar de la naturaleza tienen una cita en Castril, en el Altiplano de Granada. Entre los atractivos de este pueblo, ubicado en el extremo noreste de la provincia, destacan el Castillo de Castril, la Iglesia de la Virgen de los Ángeles y el Parque Natural de la Sierra de Castril. Su lejanía de las grandes urbes también lo convierte en un buen destino para la práctica del astroturismo.

Castril está en la comarca de Huéscar, al norte de la provincia de Granada, lindando con la provincia de Jaén y con el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. El término municipal dispone de numerosas pedanías, siendo los núcleos de Fátima, Almontaras, Fuente Vera y Cebas los más reseñables.



El que fuera célebre escritor y Premio Nobel de Literatura, José Saramago (1922-2010), fue nombrado Hijo Adoptivo de Castril, de donde era natural su esposa Pilar del Río.

El origen de la localidad se remonta a los romanos, que fueron los primeros en utilizar su característica Peña como protección para un campamento militar que más tarde sería villa. Posteriormente los musulmanes fortificaron la ciudad. Sería a partir de 1489, a raíz de la conquista definitiva de los cristianos, cuando se articuló el actual municipio.

El núcleo urbano se caracteriza por sus pronunciadas calles estrechas y por la uniformidad de sus viviendas de baja altura, de fachadas cerradas y blancas, adaptadas al abrupto terreno.

El paisaje del pueblo está dominado por la imponente Peña de Castril, con paredes casi verticales en prácticamente todo su perímetro. Ha sido declarado Monumento Natural de Andalucía. Desde su mirador, situado a más de cien metros de altura, se pueden disfrutar de unas excelentes vistas de la sierra y de las depresiones de Baza y Guadix. El espacio acoge a la imagen del Cristo del Sagrado Corazón.

En el propio peñón rocoso se asienta el Castillo de Castril. Se trata de un excelente ejemplo de lo que eran los castillos fronterizos de la época islámica en España, en los que la topografía del lugar era decisiva a la hora de elegir sus emplazamientos, adaptando las estructuras (torres, murallas y puertas) a las rocas, desniveles y promontorios. En el caso de Castril parece que es la misma naturaleza la que hizo el castillo y no el hombre, casi confundiéndose en un todo.

A partir de una reciente restauración del complejo es cuando se ha conocido con mayor detalle el sistema defensivo del castillo, así como la distribución interior de las edificaciones del mismo. Se sabe la localización de una mezquita en el recinto superior, así como dos aljibes, las escaleras que conducen a la Torre del Homenaje y las puertas de acceso a los diferentes niveles de la fortaleza.

En las faldas de la Peña está la Iglesia de la Virgen de los Ángeles. Se trata de una construcción del siglo XVI de sobrio estilo renacentista. Tanto su parte exterior como interior ofrecen una gran simpleza decorativa, a excepción de las llamadas Puerta del Sol y de la Lonja que cuentan con una decoración más profusa. El templo aloja a la Virgen del Rosario, patrona de Castril.

Al lado de la iglesia se haya la oficina de turismo, que está escoltada por el Arco de la Villa. Se cree que era la puerta de entrada de una pequeña muralla, que protegía a un conjunto de casas de un recinto exterior al de la propia fortaleza.

Si salimos del casco urbano por la parte norte de la localidad encontramos el Centro de Visitantes del Parque Natural de la Sierra de Castril, que a su vez es un Museo Etnográfico. La importancia del río Castril es el eje central del recorrido interpretativo por este centro, que también alberga exhibiciones permanentes sobre la etnografía serrana, los ecosistemas fluviales, y la geología y ecología del paraje natural.

A solo un kilómetro vemos el Embalse de El Portillo, situado sobre el río Castril. El pantano se usa para el abastecimiento de agua, el riego y la generación de energía eléctrica.

En la pedanía de Fátima, a más de seis kilómetros de Castril, se alza la Ermita de la Virgen de Fátima. Es una sencilla iglesia que fue levantada aproximadamente en 1947.

Los amantes de la naturaleza y del senderismo disponen de numerosas rutas y enclaves maravillosos para deleitarse en el Parque Natural de la Sierra de Castril. El paraje engloba a la Sierra de Castril y la Sierra Seca, y se caracteriza por su espectacular relieve y la abundancia de corrientes de agua, grutas y galerías.

El río Castril recorre de norte a sur estas sierras entre cañones, cascadas y simas. Desde el espectacular Nacimiento hasta el Embalse del Portillo, el río Castril atraviesa agrestes paisajes repletos de una fauna y flora excepcional.

Es imprescindible hacer el sendero de la Cerrada del rio Castril, una ruta de 2.200 metros de longitud y apta para todos los públicos. El paraje es de excepcional belleza y la sensación de contacto con el río resulta muy estimulante. Discurre en gran parte por una pasarela de madera sobre el río que está incrustada sobre la pared rocosa, aunque también hay que cruzar un puente colgante y adentrarse en una galería excavada en la roca de casi 70 metros de longitud.

Finalizamos nuestra ruta con una mirada al cielo.

Castril presenta unas condiciones excepcionales para practicar el astroturismo, ya que su baja contaminación lumínica lo hace un lugar idóneo para la observación astronómica. De hecho, desde el mismo Castillo de Castril se han realizado jornadas de iniciación al astroturismo. Y si nos alejamos del núcleo urbano la experiencia será inigualable.

 

~~ Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A. ~~

In this article



Jordi Mesón Tapas

El restaurante más premiado de Torre del Mar con gran reconocimiento de sus clientes

calle Azucarera, 6, Torre del Mar

Jordi Mesón Tapas

El restaurante más premiado de Torre del Mar con gran reconocimiento de sus clientes

calle Azucarera, 6, Torre del Mar