Cae una red criminal con una propiedad en Almayate y un taller en Colmenar para ocultar y preparar narcolanchas

Hay 27 personas detenidas, que formaban una organización que usaba empresas de transportes para trasladar narco-embarcaciones y que preparaban en guarderías ubicadas en poblaciones del interior.

La Guardia Civil, en el marco de la operación denominada ‘Rey Sol’, ha desarticulado una organización que introducía hachís en las costas de Andalucía, usando para ello embarcaciones de alta velocidad y recreativas. La organización disponía de diferentes lugares para ocultar y preparar las embarcaciones usabas para el transporte de hachís desde Marruecos, entre ellos, una nave en Colmenar, donde preparaban las lanchas de alta gama, y otra propiedad en Almayate (Vélez-Málaga), según informa La Opinión de Málaga.



Durante la operación la Guardia Civil ha detenido a 27 personas, se ha incautado nueve embarcaciones, ocho de alta velocidad y una recreativa, según han informado desde la Benemérita a través de un comunicado.

Por otro lado, se han intervenido y/o bloqueado 21 vehículos utilizados en la actividad delictiva, entre los que se encuentran cinco cabezas tractoras, diez remolques, un camión grúa, dos furgonetas, un todoterreno y dos turismos.

La operación se inició en enero de 2021, cuando la Guardia Civil localizó una embarcación de alta velocidad oculta en una nave industrial en la localidad de La Luisiana (Sevilla).

Durante la investigación los agentes tuvieron conocimiento que la organización disponía de diferentes lugares para ocultar y preparar las embarcaciones de alta velocidad que usaban para ir a Marruecos a por el hachís que transportaban hasta las costas andaluzas.

Entre estos lugares se encuentran Colmenar, Écija La Luisiana (Sevilla), Aldea Quinta (Córdoba) y Villacarrillo (Jaén), además en Molins de Rey (Barcelona) y Portugal. Las embarcaciones se ocultaban y preparaban en ‘guarderías’ en poblaciones de interior.

Las EAV (Embarcaciones de Alta Velocidad) que poseía la organización eran fabricadas en el extranjero y transportadas en camiones, tenían normalmente unos doce metros de eslora y tres grandes motores, por lo que permite que transporten una gran carga y alcancen mucha velocidad.

Fruto del trabajo, los investigadores averiguaron que las EAV eran transportadas hasta las ‘guarderías’ y de estas al mar por tres empresas de transportes propiedad de uno de los detenidos, que tenía una importante flota de camiones utilizados prácticamente de forma exclusiva para esta finalidad.

Tras un año de investigación y cuando se conocieron los entresijos de la organización, los agentes solicitaron varias entradas y registros en las localidades de Aldea Quintana y la Carlota en Córdoba, y en Colmenar y en la pedanía de Almayate en el municipio de Vélez-Málaga.

In this article