Cáceres, una joya por descubrir

La ciudad de Cáceres es una de las joyas olvidadas dentro del circuito turístico en España. Una ciudad Patrimonio de la Humanidad que alberga un casco histórico rodeado por una magnífica muralla en el que imponentes palacios, iglesias y construcciones civiles gozan de un excelente estado de conservación.

Es un plan perfecto para realizar una visita de un fin de semana en el que cualquier visitante encontrará lo que busca: excelente gastronomía, lugares con siglos de historia e incluso postales cinematográficas y de series de éxito (como Juego de Tronos) donde poder sacar bonitas fotografías.



Estos son algunos de los lugares imprescindibles que no olvidar en nuestra visita:

Plaza Mayor

Este podemos decir sin duda que es el centro neurálgico por el que cualquier visita a la ciudad debe empezar. Desde ella se pueden ver algunos de los monumentos más importantes de la ciudad amurallada: Torre de Bujaco, Foro de los Balbos, el ayuntamiento o el famoso Arco de la estrella.

El acceso es gratuito en todos excepto para la torre de Bujaco, donde por sólo 2,5€ podemos acceder a su interior y subir a lo más alto. Desde aquí arriba se pueden disfrutar de unas vistas espectaculares y panorámicas de prácticamente toda la ciudad.

Se recomienda siempre empezar por aquí la visita a la ciudad realizando una visita guiada gratis por Cáceres que nos permitirá asentarnos haciéndonos una idea general y realista de la ciudad.

La que antiguamente era la plaza del mercado central de la población, se convirtió con el paso de los años en una Plaza Mayor esplendorosa. Los habitantes de la ciudad se reúnen aquí al abrigo de sus soportales regularmente ya que es el centro neurálgico del casco histórico.

Torre de Bujaco

Esta torre es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Construida en el siglo XII por los almohades, pronto se convirtió en un punto de referencia para sus habitantes.

Se trata de una fortificación que protege a la ciudad por la parte norte de posibles invasiones y que toma su nombre directamente del de su constructor Abu Ya´qub.

Con el paso del tiempo y tras la Reconquista, quedaría bajo el control cristiano. Pese a ser escenario de batallas, tuvo otros usos más pacíficos como ser el lugar donde se ubicó un enorme reloj que marcaba el paso en la ciudad.

Alberga en la actualidad un interesante centro de interpretación que refleja con bastante acierto la aportación del paso de las tres culturas por estos parajes.

Arco de la Estrella

Saliendo de la Plaza Mayor hacia el casco histórico en sí, nos escoltará la sombra de este arco. La puerta de acceso preferencial a los edificios históricos de la ciudad se encuentra incrustada directamente en la muralla medieval. Aunque data desde el siglo XV la existencia de una puerta en este mismo espacio, fue en el XVIII Manuel de Lara Churriguera quien diseñó la puerta tal y como la vemos ahora ensanchada según las necesidades de la época para que pudieran pasar los carromatos y carruajes de la época.

Palacio de los golfines

De entre la multitud de palacios que se encuentran en la zona del casco histórico, tal vez el más relevante sea este de los “Golfines de abajo”. La fachada gótica, con toques renacentistas y platerescos se ve adornada por el escudo familiar de nada y más y nada menos que los Reyes Católicos. Esto se debe a que en su visita a la ciudad en 1480 tomaron este imperial palacio como lugar de alojamiento.

Su interior (es visitable si reservamos con anterioridad una visita guiada) alberga la “sala de armas”. Un espacioso salón en el que las paredes están totalmente cubiertas por frescos pintados en el siglo XVI. Se mantuvieron escondidos hasta mediados de la década pasada, en la que unas obras rutinarias de conservación y restauración revelaron que tras una capa de cal se encontraban estos preciosos murales.

La visita se completo con otras estancias en las que recorreremos salones de baile, comedores de gala, una sala con documentos muy relevantes (por ejemplo aquí se encuentra una petición de ayuda en forma de tropas firmada por los Reyes Católicos en 1485) y una capilla.

Estas son sólo algunas de las maravillas que recorrer y descubrir en Cáceres, una ciudad que merece ser visitada con una mente abierta y dispuesta a la sorpresa.

 



Lavarapid

Lavandería autoservicio en Torre del Mar. Hasta 13 kilos y en solo 30 minutos

Avenida Andalucía nº 57, C, Torre del Mar

Lavarapid

Lavandería autoservicio en Torre del Mar. Hasta 13 kilos y en solo 30 minutos

Avenida Andalucía nº 57, C, Torre del Mar