¿Qué es el edadismo y qué se puede hacer para combatirlo?

Las sociedades modernas, con sus causas, azares, aciertos y desaciertos, se moldean con las atracciones y con los rechazos. En ocasiones, las acciones que se toman, las iniciativas que se llevan a cabo y hasta las posturas y formas de pensar que se adquieren, van en detrimento de lo que sería el sentido natural del progreso. El edadismo tiene mucho que ver con ello.

A la fecha, la palabra no se encuentra incluida en los diccionarios oficiales de la lengua española, pero fácilmente se puede conocer el edadismo significado a partir de la traducción literal de su término anglosajón –ageism– y, por supuesto, por la definición de la OMS, de las más completas hasta la fecha.



¿Qué es?

Parafraseando a la Organización Mundial de la Salud, el edadismo es el rechazo o la discriminación hacia los demás tan solo por su edad. Es decir, una discriminación hacia los mayores -la forma más común- o hacia los más jóvenes, tan solo por su forma de ser, pensar, actuar, o directamente por estereotipos y prejuicios formados por cuenta propia para con ellos.

Manifestaciones comunes del edadismo

A pesar de que sea un término nuevo en el idioma español, eso no quiere decir que no se arrastren años de problemáticas que directamente entran en este término. Los casos más comunes que se pueden citar son los siguientes:

  • El edadismo laboral, mal llamado como brecha generacional, indica que una persona joven será más valiosa, más productiva o más lucrativa para una empresa que alguien de mayor edad.

Es más común de lo que se cree, ya que desde los procesos de reclutamiento, algunas industrias completas -el cine, las nuevas tecnologías- se establecen límites etarios para postularse o para estar en algunos puestos.

  • El edadismo financiero, que pudiera a la vez ser considerada como una forma diferente de aporofobia -fobia a las personas más humildes económicamente-.

En este caso, la representación básica tiene que ver con las personas que por su edad ya están jubiladas o con una pensión, y por eso reciben tratos diferenciales -hacia lo negativo- cuando van a comprar algo, ya que nunca son considerados como potenciales clientes.

  • El edadismo social, que básicamente tiene que ver con el aislamiento que sufren los adultos mayores, donde pareciera que nadie puede tener tiempo para ellos, o son aislados por creer que su forma de pensar o actuar no guarda relación con las sociedades actuales y la búsqueda de progreso de las mismas.

¿Cómo combatir este mal?

Sin distinción de casos o tipos, el edadismo se mitiga con cultura y educación. Los adultos mayores, por su conocimiento y experiencia, por su perspectiva, tienen una capacidad innata de crear soluciones o al menos acercar a las mismas.

Muchas iniciativas y recomendaciones serán útiles en todos los casos:

  • Legislación: los países desarrollados tienen al edadismo como un delito de odio o motivación para el mismo.
  • Formación: la educación en todos los niveles debe hacer hincapié a las nuevas generaciones de que el mundo, la vida, la tecnología, las sociedades, no nacieron en su propia generación, sino que ha sido el esfuerzo de todas las que le precedieron.
  • Inclusión: muchas organizaciones, muchas empresas, muchas industrias, valoran positivamente las relaciones intergeneracionales. Los jóvenes tienen energía, pero los adultos mayores han sabido encauzarla hacia el desarrollo de su máximo potencial. Los primeros tienen mucho que aprender de los segundos, y la experiencia es un bien intransferible.
  • Cultura: bien dice una frase que la ignorancia se cura viajando. En este caso, socializando, formándose y conociendo más sobre la vida de los adultos mayores. No en vano, muchos especialistas de las áreas sociales establecen formas -aludiendo a metales o materiales- de nombrar a cada generación. La llamada generación de hierro, los adultos mayores de hoy, posiblemente sean la generación que mayor número de cambios importantes e históricos han vivido, por lo que un acercamiento a sus conocimientos es una forma de ganar enteros en cultura y sabiduría.


Canillas de Albaida

Despierta tu naturaleza más íntima

Plaza Nuestra Señora del Rosario * 29755 Canillas de Albaida Teléfono: 952 55 30 06