Nerja, Frigiliana y El Acebuchal de Cómpeta, para apostarlo «todo al blanco» según Viajes de National Geographic

«Casitas encaladas, monumentos históricos, parajes naturales y enclaves de marcado interés cultural ponen la guinda a un paisaje de sol y color».

«Diez pueblos bonitos de Málaga para apostarlo todo al blanco«. Y entre ellos figuran, de la Axarquía, Nerja, Frigiliana y la aldea de El Acebuchal en Cómpeta, según un listado de la publicación Viajar de National Geographic. «Casitas encaladas, monumentos históricos, parajes naturales y enclaves de marcado interés cultural ponen la guinda a un paisaje de sol y color», apunta la prestigiosa revista. Antequera, Casabermeja, Ronda, Casares, Mijas, Archidona y Genalguacil componen el listado completo de recomendaciones en un artículo firmado por Mari Carmen Duarte y Asun Luján.



Sobre Nerja apunta Viajar que «esta localidad de la Costa del Sol tiene entre sus habitantes un tercio de población extranjera, y es que no es para menos, atraídos por su buen clima, el mar y el ambiente de este rincón andaluz. De tradición pesquera y agrícola, Nerja no solo cuenta con el nostálgico Parque de Verano Azul y el Barco de Chanquete, sino que también tiene otras zonas que se asoman al mar, como su famoso Balcón de Europa, que ofrece vistas de los arenales y los acantilados que caen sobre el Mediterráneo». Añade que «callejear entre sus pequeños edificios blancos y perderse entre balcones llenos de flores y color lleva a conocer lugares como la Iglesia de El Salvador y el Ayuntamiento, bajo el cual se puede caminar. Otros puntos de interés son la Cueva de Nerja, Monumento Histórico Artístico de la ciudad (…) o el río Chillar, con rutas perfectas para los amantes de la naturaleza».

Con respecto a Frigiliana, se indica que es uno de los municipios «más bonitos de La Axarquía. Cuenta con la iglesia de San Antonio, cuyo campanario es el alminar de una anterior mezquita. El Barribarto, su núcleo antiguo, invita a pasear por calles de paredes encaladas adornadas con tiestos de flores, mientras se descubren escalinatas, pasadizos y patios escondidos. El pueblo se aferra a un cerro donde se confunden los restos de un castillo erigido en el siglo IX. Tras recorrer las cuestas, se puede compensar el paseo en algún mesón del centro o del barrio nuevo, que sigue creciendo justo al lado». Continúa señalando que «en ellos sirven guisos de esencia morisca como el choto (cabrito) con salsa de almendras y postres condimentados con miel que elaboran en el pueblo y son un buen recuerdo para llevar a casa, junto a artesanías de esparto y barro. Frigiliana es una etapa de la Ruta de los Pueblos Blancos, que se puede seguir por la costa con enclaves aislados del interior como Cómpeta, cuna del vino axarqueño».

Y precisamente en Cómpeta se localiza la aldea del Acebuchal, sobre la que Viajar de National Geographic publica que se encuentra «asomando por una carretera del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama (…), a tan solo ocho kilómetros de Frigiliana. El acceso puede no resultar tan fácil como el de los pueblos circundantes, pero las vistas que desde allí se obtienen hacen que sea un paraje muy frecuentado por ciclistas y paseantes. Finaliza indicando que «después de que, en 1949, se despoblase del todo, El Acebuchal quedó abandonado por 50 años, hasta que una pareja cuyos padres vivieron allí decidió volver y darle vida de nuevo al lugar. Historias escritas sobre azulejos, calles tranquilas con vecinos dispuestos a saludar, piscinas, alojamientos e incluso rutas hacen de este pequeño reducto de casas un paraíso escondido en la sierra».




Torrox

El lugar donde sentirlo todo

Plaza de la Constitución, 1 * 29770 Teléfono: 95 253 82 00

Torrox

El lugar donde sentirlo todo

Plaza de la Constitución, 1 * 29770 Teléfono: 95 253 82 00