La Axarquía afronta el verano con la menor dotación para riego de su historia

Las 6.200 hectáreas que se abastecen del embalse de La Viñuela, al 16,4% de su capacidad, recibirán la mitad que hace un año, con 1.500 metros cúbicos.

Aunque las lluvias de marzo y abril han supuesto un importante alivio para el campo malagueño en general, en el caso de la Axarquía no han significado más que un mínimo balón de oxígeno para un sector que agoniza debido a las mínimas reservas del embalse de La Viñuela, que apenas ha ganado cuatro hectómetros cúbicos en estas últimas semanas, lo equivalente al consumo de un mes de temporada alta, informa Diario Sur. La presa de la que se abastecen más de 200.000 vecinos de la comarca oriental, de 14 municipios, y con la que se riegan casi dos tercios de las 13.000 hectáreas de cultivos, principalmente mangos y aguacates que se estima que hay en la comarca oriental, está a apenas el 16,49% de su capacidad, con 27,1 hectómetros cúbicos almacenados.



Por tanto, el verano que se acerca, aunque ya se deja sentir el calor con fuerza, se presenta con un panorama «desolador» para los productores de subtropicales, que tendrán que sacar adelante sus fincas con la dotación más baja de la historia desde que se puso en marcha el plan Guaro de desarrollo de los regadíos a principios de los noventa, 1.500 metros cúbicos por hectárea, la mitad que hace un año. Es la misma proporción en la que han bajado las reservas de la presa, que hace doce meses almacenaba casi el doble de agua. Estos recursos son para las mencionadas 6.200 hectáreas situadas por debajo de la cota de 140 metros de altitud. Sin embargo, se estima que la superficie real cultivada es más del doble.

Los agricultores se quejan de que para que una finca de aguacates pueda subsistir precisa de, al menos, 4.000 metros cúbicos por hectárea al año. En el caso de los mangos, la supervivencia de las explotaciones es más factible, ya que precisan la mitad de agua que los aguacates. Tras dos meses húmedos, las fincas se han recuperado y los acuíferos se han recargado ligeramente, pero el panorama sigue siendo de «absoluta preocupación e inquietud», según destacan desde la Asociación Española de Tropicales, sobre todo porque, con las previsiones meteorológicas, y si continúa el patrón de los últimos años, no se esperan lluvias hasta, al menos, septiembre u octubre.

Esto supone entre cuatro y cinco meses de máximo consumo para el campo y la población, a un ritmo previsible de un hectómetro cúbico a la semana. Si la Junta no decreta nuevos recortes para el regadío ni se producen lluvias importantes en los próximos meses, algo que resulta muy poco probable, el embalse viñolero podría llegar al próximo 1 de octubre, cuando comienza el siguiente año hidrológico con apenas diez hectómetros cúbicos almacenados, lo que en la práctica supondría que estaría seco, ya que sólo quedaría lodo y fango. Sería el peor escenario posible, un auténtico ‘apocalipsis’ para la Axarquía.

Cabe recordar que el mínimo histórico de la presa axárquica se alcanzó el 31 de octubre de 2008, cuando llegó a un volumen de 15,2 hectómetros cúbicos. Eso suponía el 9,2% de su capacidad total, según los datos facilitados por la Red Hidrosur de la Junta de Andalucía. De continuar el ritmo de consumo para el campo y la población, y con los apenas 27,1 hectómetros cúbicos que hay actualmente, todo apunta a que ese registro se podría rebasar negativamente en los próximos tres meses, antes de finales de agosto.

Con este panorama, en los últimos meses se están sucediendo las propuestas y los proyectos para buscar recursos alternativos, en forma de aguas regeneradas o de desaladoras. En este último caso hay diseños sobre el papel para dos grandes plantas, planteados por la Universidad de Málaga y la firma Abengoa, a petición del Ayuntamiento de Vélez-Málaga, y el de dos ingenieros de la capital de la Axarquía, Adolfo Aragüez y su hija Inés, responsables de la firma I+Db Acoustic, para una red de desaladoras de pequeño tamaño.

Por su parte, el delegado de Agricultura, Fernando Fernández, ha admitido a Diario Sur la complicada situación que vive la comarca oriental, aunque ha garantizado que el abastecimiento a la población «está asegurado». Respecto al regadío, ha dicho que, de momento, no tienen previsto reducir más la dotación de 1.500 metros cúbicos por hectárea. «Estamos trabajando para aumentar los recursos disponibles tanto para la población como para la agricultura», ha apostillado.

Aguas regeneradas

En el caso de las aguas regeneradas, la Junta está invirtiendo 1,7 millones de euros en la puesta a punto de los sistemas terciarios de las depuradoras de Vélez-Málaga, Rincón de la Victoria, Torrox y Algarrobo, que podrían aportar hasta diez hectómetros cúbicos. El problema es que de estos recursos únicamente se podrán usar, de momento, la mitad, ya que la planta rinconera no está conectada a las fincas y requiere unas obras de envergadura para instalar las tuberías que la conecten con las balsas. Por ahora, sólo se están usando 5,2 hectómetros para regar 2.700 hectáreas de la margen derecha del Plan Guaro, dentro de la Junta Central de Usuarios del Sur del Guaro.

En Torrox varias comunidades están ultimando las conexiones a las dos depuradoras para poder usar las aguas regeneradas, unos dos hectómetros cúbicos, toda vez que ya varias de ellas han agotado ya los recursos que tienen asignados del embalse para todo el año hidrológico. En Algarrobo están a la espera de unas obras para reparar el sistema secundario de la depuradora y poder usar el terciario, con un coste de 720.000 euros, que tiene que financiar y ejecutar la Junta.

«La situación es muy, muy preocupante», resume el técnico de Asaja en la comarca oriental, Benjamín Faulí, quien insiste en pedir «las grandes infraestructuras pendientes»: el recrecimiento de la presa de la Concepción en Marbella, la solución a los vertidos salinos de las presas del Guadalhorce y una conexión para traer agua desde la Costa Occidental para abastecimiento y riego, además de una desaladora en la Axarquía.

Por su parte, para el abastecimiento sigue pendiente la conexión de los pozos del río Chíllar a la red de Axaragua en Torrox para aportar unos tres hectómetros cúbicos anuales, unos recursos con los que se planificó el presente año hidrológico y que aún no están en uso. Desde la empresa pública de la Mancomunidad Oriental han pedido a la Junta que agilice «de una vez por todas» estos trabajos para garantizar el abastecimiento de la población. Además, recuerdan que desde la capital malagueña únicamente se están pudiendo recibir otros tres hectómetros cúbicos al año, porque la infraestructura existente no tiene, de momento, capacidad para más.

Por su parte, el Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA)- Ecologistas en Acción lleva más de un lustro advirtiendo del riesgo de «colapso hídrico» por el aumento «incontrolado» de la superficie de cultivo de subtropicales en la Axarquía, lo que está aumentando además el riesgo de desertificación de la comarca oriental malagueña. De hecho, según los datos de la red Hidrosur, los dos embalses de la provincia de Almería, el de Beninar y el de Cuevas de Almanzora, almacenan un mayor porcentaje de agua que el de La Viñuela, al situarse en el 25% y 27%, respectivamente, más del doble que hace un año.




Canillas de Albaida

Despierta tu naturaleza más íntima

Plaza Nuestra Señora del Rosario * 29755 Canillas de Albaida Teléfono: 952 55 30 06

Canillas de Albaida

Despierta tu naturaleza más íntima

Plaza Nuestra Señora del Rosario * 29755 Canillas de Albaida Teléfono: 952 55 30 06