Grazalema: Iglesias y naturaleza en el punto más lluvioso de Andalucía

Entre paredes rocosas y pinsapares aparece la estampa de Grazalema, un pueblo gaditano ubicado a 812 metros de altitud. Cuenta con un destacado número de edificios religiosos, en un enclave montañoso de enorme valor paisajístico como es el Parque Natural de la Sierra de Grazalema y con el agua como eje vertebrador de todo el conjunto urbano y rural.

Grazalema está en la comarca de la Sierra de Cádiz, en el noreste de la provincia. Se encuentra encaramada entre un conglomerado de relieves montañosos: al sur la Sierra del Endrinal, al este el Parque Natural de la Sierra de las Nieves, al oeste el Cerro de San Cristóbal y al noroeste la Sierra del Pinar. Las espaldas del municipio están custodiadas por el Peñón Grande, lugar donde nace el río Guadalete.



Es el municipio más lluvioso de Andalucía y de la mitad sur peninsular, recogiéndose en su pluviómetro 1.962 mm de media anual. También ostenta el valor máximo de precipitación en un año a nivel nacional, con un impresionante registro de 4.343 mm en el año 1963.

El origen de la localidad se remonta a la época romana, tomándoles el testigo los musulmanes. Las políticas de repoblamiento durante el siglo XVI marcaron los inicios de la actual villa.

Grazalema pertenece a ese selecto grupo de pueblos que tiene el privilegio de lucir la catalogación de “Más Bonito de España”, distinción que luce desde enero de 2017 y de la que solo pueden presumir 79 localidades españolas. Además, todo su casco antiguo ha sido declarado Bien de Interés Cultural bajo la categoría de Conjunto Histórico.

La Plaza de España es el centro neurálgico del núcleo urbano, alrededor del cual se concentra gran parte de la actividad humana. Allí está el Ayuntamiento.

Imponente, en el extremo opuesto de la plaza, se levanta la Iglesia de Nuestra Señora de la Aurora. Tiene su origen en el siglo XVII, aunque buena parte del templo fue destruido durante la Guerra Civil y reconstruido unos años después. Destacan sus tres espadañas de aspecto barroco.

A pocos metros de la Casa Consistorial se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación. Se construyó a principios del siglo XVII y es de estilo mudéjar. Esta parroquia también sufrió los estragos de la Guerra Civil y de su primitiva arquitectura sólo se conserva una pequeña capilla. Su fachada es un notable ejemplo de “doble portada” o “portadas gemelas”.

Muy cerca está la Iglesia de San Juan, fabricada a lo largo del siglo XVII. La arquería mudéjar de su esbelta torre hace pensar que este templo fue una antigua mezquita. Pese a su carácter religioso, actualmente no se rinde culto en el edificio.

En el Barrio Alto de Grazalema emerge la Iglesia de San José, que también se construyó en el siglo XVII. Esta parroquia presenta una fachada principal poco ornamentada, de colores blanco y rojo, y de composición asimétrica, en la que destacan una portada de piedra y una sencilla espadaña.

El agua es un elemento representativo del municipio y mana de prácticamente cualquiera de sus rincones. De hecho, hay más de 50 fuentes repartidas por todo el término municipal. Una de las más emblemáticas es la Fuente de Abajo, que consta de ocho caños que salen de cabezas esculpidas en piedra de origen romano. Se ubica frente al Lavadero Público de Grazalema.

En la localidad aún se puede apreciar una antigua calzada romana. Se conserva medio kilómetro del característico pavimento de huellas de piedra, que fue hasta no hace mucho tiempo una vía destacada de acceso a la villa.

Si cruzamos la Calle de Los Ángeles saldremos del casco urbano y llegaremos hasta la Ermita de Nuestra Señora de Los Ángeles. Este sencillo templo se levantó a finales del siglo XIX y acoge a la patrona de Grazalema. Anexo al edificio se localiza un pequeño y bello cementerio.

A unos 13 kilómetros al oeste de Grazalema podemos visitar la pedanía de Benamahoma, que cuenta con una población cercana a los 400 habitantes. Entre sus edificios destacan la Iglesia de San Antonio de Padua, la Capilla de San Antonio de Padua o el Ecomuseo del Agua.

No podemos finalizar nuestro paseo sin adentrarnos en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema, un tesoro que encandilará a todos sus visitantes. Cada punto del paraje es un espacio singular de enorme valor y cada mirador ofrece una mirada irrepetible.

Podremos hacer la Ruta de la Ermita del Calvario, pequeña y en estado ruinoso desde que en abril de 1936 fuese quemada. O visitar la figura del Sagrado Corazón de Jesús a través de la Ruta del Mirador del Santo. También disfrutar de un abeto único y autóctono de este enclave con la Ruta del Pinsapar. O descender en la Ruta de la Garganta Verde a lo más profundo de un espectacular cañón. Y para los más valientes la Ruta del Torreón, un sendero que te llevará al techo de la provincia de Cádiz a una cota de 1.648 metros. Son solo algunos ejemplos porque Grazalema esconde mucho más.

 ~~ Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A. ~~

In this article



Bar Los Pescadores

Bar típico con una gran solera de pescaíto fresco bien elaborado y precios muy competentes

Paseo Marítimo Levante, 36, Torre del Mar

Bar Los Pescadores

Bar típico con una gran solera de pescaíto fresco bien elaborado y precios muy competentes

Paseo Marítimo Levante, 36, Torre del Mar