Acusado de pegar a su expareja en Fuengirola y obligarla a quedarse sentada en el suelo durante más de 20 horas

La Fiscalía, que pide que sea condenado a nueve años y nueve meses de cárcel, dice que también le arrebató una cadena a la víctima y que intentó fundirla en el horno para después vender el oro, informa Diario Sur.

Le pegó y la obligó a permanecer sentada en el suelo de la casa durante más de 20 horas, amedrentándola diciéndole que en cualquier momento podía matarla. Así asegura la Fiscalía de Málaga que actuó un hombre con su expareja, unos hechos por los que solicita que sea condenado a nueve años y nueve meses de prisión, según han informado las fuentes consultadas por este periódico.



El procesado, de nacionalidad española y mayor de edad, y la mujer mantuvieron una relación sentimental durante la que convivieron hasta el verano de 2017. Así lo explica la denunciante, quien apunta que a partir de marzo de 2018 tuvieron contactos esporádicos.

El episodio que ha llevado al procesado a estar acusado por la Fiscalía de Málaga ocurrió el 20 de agosto de 2018. Al parecer, ambos concertaron una cita y quedaron a las seis de la tarde en la casa de él, que se encuentra situada en la localidad costasoleña de Fuengirola.

Los problemas llegaron cuando ella se quería marchar de la casa, según se explica desde el Ministerio Público, desde donde se precisa que el procesado se negó a que se fuera. Se inició así una discusión durante la que, presuntamente, él le propinó varios puñetazos en la cara y en el cuerpo a la mujer, así como una patada en la zona del estómago.

Después, con ánimo de coartar su libertad personal, la obligó a sentarse en el suelo, según se recoge en el escrito de la Fiscalía, al que ha tenido acceso este periódico. En el documento se asegura que le dijo que no se moviera y, colocándole un objeto metálico en el rostro, le preguntó con ánimo de amedrentarla: «¿Sabes que en cualquier momento te puedo matar en dos minutos?«

Tras pasar más de 20 horas en esa misma situación, desde el Ministerio Público explican que sus gritos de auxilio para salir de la vivienda hicieron que la Policía Local acudiera al domicilio. Llegaron sobre las 16.44 horas del 21 de agosto e intentaron entrar en la casa.

Sin embargo, en el escrito se indica que no lo consiguieron en un primer momento, ya que el procesado se negaba a dejarles entrar y ellos no podían abrir la puerta porque era de seguridad. Finalmente, con ayuda de los bomberos, los agentes consiguieron acceder al interior y detener al sospechoso.

La Fiscalía continúa su acusación aseverando que el procesado también robó a la mujer durante las horas que pasó en la casa. Señala que le arrancó con fuerza la cadena de oro que ella llevaba en el cuello, para introducirla después en el horno a alta temperatura con intención de fundir el metal precioso para venderlo después.

En cuanto a las lesiones, desde el Ministerio Público se indica que presentaba una herida en la oreja izquierda y arañazos en la zona del cuello. Con este relato de los hechos, la Fiscalía considera que el procesado es responsable de los delitos de malos tratos en el ámbito familiar, amenazas, coacciones y robo con violencia.

Por ello, además de la citada pena de prisión, se solicita que se le prohíba acercarse y comunicarse con la mujer durante nueve años. Asimismo, pide una indemnización que tendría que determinarse en la ejecución de la sentencia, en caso de que el procesado fuera finalmente condenado por estos hecho

In this article