Vídeo: Muere Parrita, rey de la balada gitana

El artista valenciano ha fallecido a los 63 años en el Hospital de Terrassa, en Barcelona.

Se ha hecho pública la noticia del fallecimiento de Vicente Castro, conocido como Parrita, rey de la balada gitana. El cantaor y guitarrista del barrio valenciano de Nazaret tenía 63 años y estaba ingresado en el Hospital de Terrassa, en Barcelona, desde hace varios días.



A la estela de su hermano, El Peti, anduvo desde la adolescencia con el flamenco entre las manos y los dientes, dentro de una familia de gitanos canasteros. Pasó al estrellato de la rumba, sin embargo, cuando en el 82 versionó la canción «Dama, dama», de la ya entonces desaparecida Cecilia. Él no era un cantaor al uso, sino un artista de mirada amplia que todo lo filtraba por un tamiz quejumbroso y rítmico. Desde entonces, comenzó a armar una vasta discografía alrededor de más de tres décadas que no estuvo exenta de grandes éxitos. «Una gitana del rastro», «Luna de plata» y «Cositas de ayer» son algunos de ellos. Himnos de un referente para muchos de los que iniciaron sus carreras tras él.

Paco de Lucía, quien lo admiraba y veía en su figura una fuente absoluta de inspiración, lo llamó para que participara en su disco póstumo, «Canción andaluza», en la «Zambra gitana». Más tarde, le sugirió que grabara un álbum en solitario con el repertorio tradicional de la copla. Y así lo hizo, dejando en el 2015 su último trabajo discográfico. También colaboró con músicos como Camarón de la Isla, Lola Flores, TomatitoJoan Vicent Amargós, Carles Benavent y Kitflus, entre otros.

Testigo de una época ya pasada en la que compartió escenas de carcajada y silla en múltiples fiestas con lo más granado del arte cabal y convertido en ídolo por una amplia comunidad, las redes sociales se han atestado rápidamente de mensajes de cariño hacia Parrita y su familia. Pedro El Granaíno, Paco Cepero y Arcángel han sido los primeros compañeros de profesión en mostrar sus condolencias.

En el 88 cantó aquel «Me marcho antes de que el sol me de en la cara». Quizá por eso se ha ido dentro de un túnel. De repente. A destiempo. En la más densa oscuridad. El flamenco y la música en castellano sufre con su muerte una pérdida esencial. La de un hombre que hizo suyas las melodías de otros y ganó una legión de seguidores con una acusada personalidad en la garganta, rabiosamente dulce y bella, luz del pueblo gitano.

 

In this article

VisualMarket Óptica Outlet

Tu cuidado visual y la moda a unos precios que te puedes permitir

Avda. del Sol, 2, (El Tomillar) Torre del Mar