El actor Juanjo Artero, Javi en la serie ‘Verano azul’ culpa a Hacienda de su embolia pulmonar

Estrés. Tabaco. Estrés. Y dos inspecciones de Hacienda. El actor Juanjo Artero tiene muy claro cuáles han sido las razones del tromboembolismo pulmonar que sufrió en pleno rodaje el pasado 11 de marzo y que le llevó a ser hospitalizado en Fuenlabrada.

Aunque varios días después recibió el alta médica y mandó un mensaje de agradecimiento a todos por el cariño que le han mostrado, el intérprete de las míticas Verano Azul o El comisario sabe que ha jugado con fuego a sus 53 años.



El intérprete acudió a Sálvame Deluxe dos semanas después precisamente para explicar a qué se ha debido su infarto pulmonar y su sinceridad a la hora de narrarlo sorprendió y emocionó a los allí presentes y a la audiencia.

«Rodando la serie me dio un pinchazo. Respiraba y me daba como un calambre. Yo quería acabar la secuencia y cuando terminé, empecé a ver blanco a mi alrededor por la falta de oxígeno y ya llamaron al SAMUR», comenzaba narrando Artero.

El actor, que actualmente trabaja en la serie Servir y proteger, aseguró que no entró «en pánico», sino que intentó «respirar tranquilamente, poquito a poco» hasta que llegaron los, según él, «¡benditos médicos!».

Sin embargo, fue días antes cuando aparecieron los primeros conatos: «El 8 de marzo fui a la manifestación con mi hija y ya me empecé a encontrar mal, pero pensé que era algo muscular. Al día siguiente tuve una obra de teatro, Aguacates, en Torrijos, Toledo, y notaba que me costaba respirar».

A pesar de que no fue necesario que le operaran, el tabaco, obviamente, se ha acabado para él. «Fumaba menos de un paquete al día. Pero tomé la decisión de dejar de fumar. Me he llevado un susto tan grande que se lo he prometido a mis hijos», refiriéndose a Carlota y Miguel, de 21 y 19 años respectivamente, fruto de su matrimonio con Nuria Gómez.

Trabajar, trabajar, trabajar

Ante todo, el actor reconoce que su principal problema es que no puede descansar ni un solo día. «Ha sido por estrés. Mucho trabajo. No sé si fue el derivante. En los últimos años la gente me dice que me relaje, pero no puedes…yo no puedo dejar de trabajar», confesaba Artero.

El actor nominado a un Goya por su papel en No habrá paz para los malvados relataba así su estresante rutina: «Estoy con una obra de teatro y una serie de televisión. Me levantaba a las 5.40h para ir al rodaje, terminaba a las 17.00h y me iba a ensayar hasta las 23.00h. Llegaba a casa y me ponía a estudiar hasta las tres o las cuatro de la madrugada la secuencia del día siguiente. Y luego el fin de semana me iba a hacer la obra de teatro».

Y la razón no es ni más ni menos que Hacienda. Juanjo Artero afirma que «no podrán» con él y que, cueste lo que cueste, está pagando y pagará «todo». «Porque siempre he pagado todo», se reafirmaba.

«Le debo dinero a Hacienda. He sufrido dos inspecciones con carácter retroactivo. Sé que a muchos compañeros les ha pasado. Yo he estado callado durante años. Un día, con carácter retroactivo, una cosa que se podía hacer, no se podía hacer. Me ha llevado a un estrés de no poder parar», exponía el intérprete.

Para finalizar, Juanjo Artero hacía una disección de la realidad del oficio: «Las inspecciones siempre esperan a quince días antes de que venzan. Y así se acumulan intereses. Como yo están muchos en una profesión intermitente. Ahora desde la Unión de Actores estamos luchando. Pagas el 45% de tu sueldo al Estado y el 15% a tu representante».

La prueba irrefutable es que desde que recibió el alta hospitalaria, el actor ha vuelto a sus compromisos profesionales y, de hecho, tuvo tiempo para ser fue pregonero en las fiestas medievales de Montiel, en Ciudad Real.

 

 

 

En este artículo



Bar Tulum Beach

Espectaculares cafés y cócteles frente al mar en la hermosa playa de Rincón

Paseo Marítimo Virgen del Carmen, 125, 29730 Rincón de la Victoria, Málaga

Bar Tulum Beach

Espectaculares cafés y cócteles frente al mar en la hermosa playa de Rincón

Paseo Marítimo Virgen del Carmen, 125, 29730 Rincón de la Victoria, Málaga