Condenado por abusar sexualmente de su nieta en Vélez-Málaga

El hombre de 75 años intentó besar y tocar los muslos de su nieta y tras reconocer tales delitos, ha sido condenado a dos años de cárcel, 30.000 euros y alejamiento de 500 metros.

Esta es la historia de Carmen y Esther, madre e hija, nombres ficticios para preservar la identidad de ambas. Lo que relatamos en la siguiente noticia está contada por Carmen, la madre, y nos hemos basado en la sentencia, que nos ha facilitado la madre de la menor. La sentencia deja claro que el abuelo paterno, abusó dos veces de su nieta, ya que el acusado admitió todos los cargos. Se trata de un hombre de 75 años, vecino del popular Barrio La Legión de Vélez-Málaga.



Al cierre de esta noticia, la madre de la víctima, nos mostraba su indignación porque el procesado seguía viviendo muy cerca de su hija, a pesar de la orden de alejamiento de 500 metros. Esto ha hecho que Carmen haya denunciado los hechos para que el abuelo de su hija no continúe residiendo en el mismo barrio, por lo que ha estado unas horas detenido. A pesar de ello, la madre de la menor continúa luchando para que no siga viviendo en el mismo barrio.

La sentencia con fecha de 9 de Julio de 2020 dice lo siguiente: «Debemos condenar y condenamos a R.P. P. como autor criminalmente responsable de dos delitos de abusos sexuales, ya definidos, sin concurrir circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de un año de prisión por cada uno de los delitos, prohibición de aproximación a menos de 500 metros de la menor, su domicilio, lugares frecuentes, y prohibición de comunicación con la misma de cualquier medio y durante el tiempo de 6 años». Además, le impone: «5 años de libertad vigilada, accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y el pago de las costas procesales (…). En concepto de responsabilidad civil, deberá abonar la cantidad de 30.000 euros al representante legal de la menor por los daños morales causados».
Según leemos en la sentencia: «Cuando Esther contaba con 7/8 años y aprovechando que la menor se encontraba en el salón de su domicilio ( el del abuelo), el acusado le requirió varias veces que le diera besos en la boca. Circunstancia a la que se negó la niña, llegándole a tocar en la zona de los muslos, sin que consiguiera alcanzar la zona genital, debido a la fuerte negativa de la misma». Este mismo acto, vuelve a repetirse y se detalla que el acusado le comentó a su nieta que «se negaba a acceder a sus deseos, ya que no lo quería, y esto provocó un fuerte desasosiego y angustia a la menor».

In this article



Chiringuito Casa Miguel

Desayuna junto al mar con nuestra gran variedad de panes, zumos, cafés y tés

Paseo Marítimo de Poniente, Torre del Mar

Chiringuito Casa Miguel

Desayuna junto al mar con nuestra gran variedad de panes, zumos, cafés y tés

Paseo Marítimo de Poniente, Torre del Mar