Vélez-Málaga diseña una desaladora con capacidad para generar 80 hectómetros cúbicos y una inversión de 645 millones

El proyecto elaborado por el Ayuntamiento contempla una central hidroeléctrica de rebombeo y un parque eólico en el embalse de La Viñuela para generar la electricidad necesaria para su funcionamiento

El Ayuntamiento de Vélez-Málaga se ha sumado al debate abierto en los últimos meses sobre la posibilidad de construir una desaladora en la Axarquía y ha elaborado un proyecto para ejecutar una planta en la zona de la vega de Almayate, que tendría una capacidad inicial para producir 80 hectómetros cúbicos de agua al año, más que suficientes para garantizar el abastecimiento humano de la comarca oriental y las demandas hídricas de la agricultura y la ganadería de la zona.



La inversión estimada por el Consistorio, gobernado por el bipartito formado por PSOE y GIPMTM, alcanza los 323 millones de euros sólo para la planta de tratamiento, a lo que habría que sumar 224,6 millones para construir una central hidroeléctrica de bombeo reversible y los 97,5 millones de un parque eólico, ambos ubicados en el entorno del embalse viñolero, y que servirían para producir la electricidad necesaria para desalar el agua de mar. La inversión total alcanzaría, por tanto, los 645,1 millones de euros. Según publica Diario Sur.

Así se recoge en un extenso informe elaborado por el equipo de coordinación de la Alcaldía, tras el encargo realizado por el regidor veleño, el socialista Antonio Moreno Ferrer. El máximo mandatario local ya anunció el pasado enero que había inversores interesados en construir una planta en la Axarquía y que la mayor dificultad era la localización de los suelos necesarios. Para su elaboración, el Consistorio veleño ha contado con el apoyo de Juan Carlos Cortés, de Abengoa en Málaga, y de Ramón Rubio, responsable de la división de aguas de la firma andaluza.

En concreto, según recoge el documento, al que ha tenido acceso SUR, la construcción de la planta desaladora costaría 217 millones de euros, a los que habría que sumar los gastos generales, el beneficio industrial y el IVA, hasta contabilizar los 312 millones de euros como presupuesto base de licitación y los 323 si se suman las expropiaciones de suelos (tres millones), el plan de control y vigilancia (3,2 millones), la conservación del patrimonio histórico (2,1) y los costes internos (2,1). En total, los mencionados 323 millones de euros para la planta desaladora.

En cuanto a la financiación y los plazos, el estudio plantea que la inversión sea afrontada conjuntamente por fondos europeos, de la Junta de Andalucía, del Gobierno central y los regantes, con un plazo de ejecución de las obras de 24 meses. Por su parte, la construcción de la central hidroeléctrica conllevaría una inversión de 224,6 millones de euros para una potencia máxima de producción de 200 megawatios anuales. El periodo de ejecución de las obras sería en este caso de tres años.

En cuanto al parque eólico, tendría una capacidad de producción máxima de 121,28 megawatios anuales, para lo que serían necesarios los mencionados 97,5 millones de euros de inversión. Se instalarían 35 aerogeneradores en el entorno de la presa viñolera, con un plazo de ejecución de un año. Tal y como destaca el estudio, uno de los principales desafíos en la desalación es el consumo energético, que supone más de 52% del coste de generación de agua potable. Sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías, se ha conseguido reducir, mediante la desalación por membranas, pasando de los 7kw-h/m³ de hace unos años hasta los 3 kw-h/m³ actuales.

«Juega un papel importante en el abaratamiento de los costes, la capacidad de la planta, siendo menor el coste en plantas de mayor capacidad. El coste medio del metro cúbico de agua desalada rondaría por debajo de los 0,5 euros/m³. Un precio que experimentaría una rebaja considerable hasta quedar por debajo de los 0,3 euros/m³ con el proyecto que planteamos», sostiene el estudio elaborado por el Consistorio de Vélez-Málaga.

No en vano, además de garantizar el suministro, se pretenden amortiguar los costes, acompañando dicha infraestructura de la generación de energías renovables, mediante la instalación de una central hidroeléctrica de rebombeo a la salida del embalse y de una parque eólico en el entorno del mismo. Estas cifra situarían el proyecto veleño por debajo del nivel del coste por metro cúbico de agua desalada de otras plantas ya construidas, como las de Águilas en Murcia (0,37 céntimos por metro cúbico), Dalías en Almería (0,41) o Torrevieja en Alicante (0,38).

Financiación

Para el Ayuntamiento veleño, las infraestructuras planteadas deberían ser acometidas por la Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), y la Empresa de Transformación Agraria (Tragsa), en colaboración con la Mancomunidad de Municipios de la Axarquía y su empresa de gestión de Aguas, Axaragua S. A. Además, por el interés que supone para la comarca de la Axarquía y su motor económico, el Consistorio entiende que «también estarían dispuestas a participar en el proyecto, como se determine, las comunidades de regantes y las empresas relacionadas con el sector subtropical, además del resto de administraciones». «Sin descartar la posible participación de Red Eléctrica de España en el apartado de la central hidroeléctrica», apostilla.

Según ha podido saber SUR, el estudio técnico y de costes ya ha sido remitido a la Mancomunidad Oriental para su análisis, así como al Ministerio para la Transición Ecológica. En una escueta misiva de respuesta, el departamento que dirige Teresa Ribera recuerda al Consistorio que, «sin perjuicio de su interés, las actuaciones relacionadas con el uso del agua en esa comarca, al estar en el ámbito territorial de las cuencas mediterráneas andaluzas, sólo pueden llevarse a cabo cuando sean compatibles con el Plan Hidrológico correspondiente, cuya propuesta es competencia de la Junta de Andalucía, que antes de otorgar las concesiones de agua correspondientes debe asegurarse de la compatibilidad del aprovechamiento de agua con el Plan Hidrológico vigente».

«La intervención de la Administración General del Estado, y de este Ministerio en particular, sólo puede darse posteriormente, en el marco de colaboración interadministrativa, cuando ésta nos es requerida y se atiene a los intereses generales», han apostillado desde el Gobierno central. Caber recordar, en este punto, que la Junta lleva varios meses reclamando al Gobierno central la ejecución de sendas desaladoras en Marbella y la Axarquía para paliar la sequía en Málaga.

En un mensaje a través de sus redes sociales, el alcalde veleño aseguró esta pasada semana que había mantenido un encuentro con la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez. «Le he transmitido mi preocupación, como alcalde de Vélez-Málaga, ante la falta de recursos e infraestructuras hídricas en la comarca de la Axarquía y la necesaria implicación del Gobierno de España para tratar de plantear soluciones efectivas a corto plazo. El empleo de muchas personas y el desarrollo de nuestra comarca está en juego. Apostamos por la implantación de una estación desaladora de aguas, abastecida por energía renovable», manifestó Moreno Ferrer.

Por otro lado, investigadores de la Universidad de Málaga (UMA) presentaron también la pasada semana el diseño de una desaladora que funcionaría con energía solar para combatir la sequía en Andalucía. El Instituto de Domótica y Eficiencia Energética plantea una instalación que costaría alrededor de 60 millones de euros, se construiría en un plazo de un año y podría producir 20 hectómetros cúbicos anuales, más que lo que consume el regadío del campo en la Axarquía anualmente.




Lavarapid

Lavandería autoservicio en Torre del Mar. Hasta 13 kilos y en solo 30 minutos

Avenida Andalucía nº 57, C, Torre del Mar

Lavarapid

Lavandería autoservicio en Torre del Mar. Hasta 13 kilos y en solo 30 minutos

Avenida Andalucía nº 57, C, Torre del Mar