GENA-Ecologistas en Acción solicita el cierre de las calas por la contaminación de las cremas solares

A la masificación turística durante la temporada de verano, se une el hecho de que las calas de los acantilados se caracterizan por una morfología en la que una playa de poca anchura queda protegida, impidiendo la corriente de deriva litoral.

El Gabinete de Estudios de la Naturaleza la Axarquía (GENA-Ecologistas en Accción) ha presentado ante la Delegación Provincial de Desarrollo Sostenible un largo escrito, fundamentando científicamente, la solicitud de que las calas del Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo sean cerradas al público como medida preventiva, ante el más que demostrado problema de contaminación por los filtros solares de las cremas protectoras usadas comúnmente por los bañistas.



En el escrito, GENA-EeA explica que la Junta de Andalucía está obligada a gestionar debidamente sus espacios naturales protegidos, y para ello dispone de  un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), en cuyo artículo 4.14 se establece la obligación de promover la adopción de medidas para la conservación y mantenimiento de los hábitats y especies de interés comunitario presentes en este espacio natural. Para lo cual el artículo 6.3.7. sobre el uso público y actividades turísticas vinculas al medio natural, en su apartado 9 señala la potestad de la Consejería para limitar o restringir a los visitantes de forma eventual o permanente, el acceso al paraje natural, justificado por su impacto ambiental.

Se explica que, a la masificación turística durante la temporada de verano, que ya denunció anteriormente esta asociación, se une ahora el hecho de que las calas de los acantilados se caracterizan por una morfología en la que una playa de poca anchura queda protegida lateralmente por sendos salientes o promontorios que impiden la corriente de deriva litoral, por lo cual a efectos de hidrodinámica marina den ser consideradas como playas semiconfinadas, con baja movilidad de la masa marina. Teniendo presente esta consideración cualquier agente contaminante tiene tendencia a estabilizarse en las aguas de una cala contaminada.

Esta asociación ha realizado una revisión de un centenar de artículos científicos, publicados en revistas científicas de prestigio desde 2003 hasta 2020, en los que se detallan los resultados de estudios realizados sobre los filtros solares ultravioletas (UV) de las cremas protectoras solares, mostrando, consistentemente, y en todos estos estudios, la certeza de que estos filtros solares UV, una vez liberados al medio acuático, provocan un impacto ecotoxicológico considerable, sean filtros de carácter orgánico o inorgánico, afectando al fitoplancton, el zooplancton y la flora algal y fauna de invertebrados y vertebrados. Una actividad que producen las nanopartículas de estos filtros solares, sea de forma directa, una vez ingeridos, como de forma indirecta, por los productos que forman en su fotodegradación y fotoxidación (ej. produciendo peróxido de hidrógeno o agua oxigenada, de gran reactividad bioquímica), afectando a las funciones vitales sea por vía genética o fisiológica. Se adjunta una lista resumida de estos estudios, muchos de ellos realizados en España por equipos de investigación de Baleares, Cataluña, Valencia y Andalucía.

La lista de seres vivos afectados incluye especies presentes en este paraje, como el erizo de mar (Paracenthrotus lividus), mejillones (Mytilus galloprovincialis, M. edulis), la almeja fina (Ruditapes decussatus), el pulpo (Octopus vulgaris), el gusano Nereis diversicolor, el cangrejo (Carcinus maenas), la dorada (Sparus aurata), el mero (Epinephelus marginatus) y las algas microscópicas del fitoplacton (Alexandrium, Chaetoceros, Chlorella, Dunaliella, etc.). Pero sin duda, también pueden ser afectados muchas otras especies aún no estudiadas específicamente, entre las cuales podemos citar la nacra (Pinna nobilis) o el coral anaranjado (Astroides calicularis), por poner un par de ejemplos.

Dado que el daño que provocan los filtros usados en las cremas protectoras solares es un hecho irrefutable, archidemostrado por la comunidad científica, y dado que las playas de las calas del Paraje Natural de los Acantilados de Maro se saturan de visitantes durante los tres meses del verano, y además son, hidrodinámicamente playas semiconfinadas, con poca circulación de agua, y por tanto susceptibles de acumulaciones, teóricamente tienen mayor propensión a acumular en sus aguas filtros solares UV procedentes de las cremas protectoras de los bañistas visitantes, GENA-EeA ha solicitado a la Consejería de Desarrollo Sostenible:

1.- Se detenga cautelarmente el acceso público a todas las playas del Paraje Natural, impidiendo el baño, explicando a la ciudadanía que se cierran las playas sine die por razones de conservación de los hábitats y la biodiversidad (que a fin de cuentas es la función primordial de un paraje natural protegido).

2.- Encargue al personal técnico una revisión del estado de conocimiento sobre la problemática que aquí se plantea, algunos de cuyos trabajos se adjuntan a este escrito.

3.- Si se considera pertinente, invitar a alguno de los investigadores españoles que vienen realizado este tipo de estudios, para que organice un taller informativo dirigido a los técnicos de la Junta de Andalucía.

4.- Contemple la posibilidad de encargar un estudio específico de las calas de los Acantilados de Maro, en época de baño, a alguno de los equipos españoles especializados en este tipo de trabajos, a cuyo efecto también se adjunta dirección y contacto de los mismos.

In this article



Lavarapid

Lavandería autoservicio en Torre del Mar. Hasta 13 kilos y en solo 30 minutos

Avenida Andalucía nº 57, C, Torre del Mar