El Vélez gana el derbi en El Pozuelo espoleado por una numerosa afición

Luismi de penalti en la 1ª parte plasmó la gran superioridad del Vélez que tuvo la gran ayuda de 200 aficionados que se dieron cita en El Pozuelo.

El Vélez CF acabó como en el Vivar Téllez cuando consigue la victoria, o sea, marchándose sus jugadores hasta sus aficionados que estaba en El Pozuelo, que parecía el estadio veleño. Y es que alrededor de 200 aficionados blancos se dieron cita en el estadio torremolinense, con un día radiante y con cánticos que dieron fuerza a un Vélez que jugó su mejor partido como visitante. Y megáfono en mano, Gonzalo y el resto del plantel saltaron de felicidad y jaleados por el Frente Veleño, Esquina Veleña y aficionados llegados desde Vélez-Málaga y otros puntos de la Axarquía.



El Juventud de Torremolinos prolongó en el campo su mal momento económico, con tres meses de atraso en los cobros que ha provocado que varia decenas de socios hayan pedido una moción de censura al presidente iraní. En lo deportivo, los torremolinenses estuvieron en todo momento a merced de un Vélez dominador y superior. Los locales escasearon en intensidad y control del derbi, y eso lo aprovechó el Vélez que gozó de más llegadas y que con la novedad de Ocaña por Joselinho, empezó a perdonar, Así, Bouba, Luismi y un posible penalti a Montejo, no encontraron el 0-1. Este llegó en un claro penalti a Bouba, que se retiró lesionado, cuando estaba siendo mejor. Era el minuto 32, y Luismi, que ya suma 9 goles, no perdonó. Era el justo premio de un Vélez que veía como su rival no aparecía por su área, y se iba con ese precioso botín al descanso. Se iban al vestuario sin entender como no fue expulsado Dani Fernández en el penalti.

Quedaba una segunda parte, movidita, aunque sin goles. Machuca, en lanzamiento de falta, tuvo la mejor opción verdiblanca, pero el duelo se le puso más complicado al Torremolinos tras la expulsión, esta vez si de Dani Fernández en el minuto 52 con la segunda amarilla. Minutos más tarde erraba Montejo, que sigue enojado con el gol. La afición seguía dándolo todo y esperaba no lamentar que el equipo no sentenciara y no pasara como en Mancha Real o Xerez. Esta vez no fue así, estuvo siempre más cerca el 0-2. Adolfo tuvo de cabeza el 0-2, pero antes hubo un momento caliente. El local Fran Castillo da «una colleja» en el cuello a Raúl Espinosa, que se enloqueció y fueron expulsados ambos. 9 contra 10, en el minuto 74. Con el descuento, se llegó al minuto 97, y el pitido final sonó celestialmente para que el Vélez se suba al carro de la promoción.

 




Rincón de la Victoria

Lleno de vida

Plaza Al-Andalus, 1 * 29730 Teléfono: 952 402 300

Rincón de la Victoria

Lleno de vida

Plaza Al-Andalus, 1 * 29730 Teléfono: 952 402 300