Condenan a un malagueño a 13,6 años de cárcel tras contactar con jóvenes por Instagram y amenazarlas para tener sexo

La Audiencia Provincial de Málaga prohíbe al procesado comunicarse con menores de edad a través de las distintas redes sociales, publica Diario Sur

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a un joven que utilizaba Instagram para buscar a sus víctimas. Tras dar con ellas, ambas menores de edad, conseguía que le mandaran fotos de carácter íntimo, que posteriormente utilizaba para amenazarlas con publicarlas en las redes sociales si no accedían a mantener relaciones sexuales con él. Así es como actuaba el procesado en este caso, que llegó a agredir sexualmente a una de las chicas y que ha sido condenado a 13,6 años de cárcel.



Los hechos se remontan a abril de 2016. En la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, se indica que el joven era usuario de Instagram y utilizó su perfil para contactar con una adolescente de 13 años de edad en aquel momento, consiguiendo que ella le agregara como seguidor. Poco después, él la añadió a la lista de contactos de su teléfono.

El 24 de abril, el procesado, un joven malagueño de 20 años de edad, volvió a contactar con la chica. Aquel día le pidió a la menor que le mandara fotografías o vídeos de índole sexual, consiguiendo que ella accediera a enviarle algunas imágenes de este tipo.

El joven también logró que la adolescente quedara con él, manteniendo relaciones sexuales unos días después. Sin embargo, la chica, al volver a su domicilio, tuvo una conversación a través de Whatsapp con él en la que le dijo «que estaba mal y quería dejarlo».

Pero esa no era la intención del procesado, según la resolución judicial, en la que se añade que éste la presionó para que siguiera con él «como follamigos» para continuar manteniendo con ella relaciones sexuales. También la amenazó reiteradamente con difundir las fotografías que tenía de ella «por todos lados», diciéndole: «Vas a cumplir o sigo».

El procesado llegó a cumplir su amenaza y que abrió un perfil en Instagram a nombre de la chica, empleando para ello una de las imágenes que le había enviado. Después hizo un pantallazo que envió por Whatsapp a la adolescente para seguir presionándola.

La sentencia recoge algunas de las frases que empleó con ese objetivo: «Quieres que te conozca toda Málaga, que no puedas ni ir al insti de la vergüenza, pues perfecto jejejeje»… «Al menos cumples y si ya quieres borro y te dejo tranquila»… «Yo estoy intentando ir por las buenas»… «Ahora mismo lo ha visto 3 gatos pero como empiece a seguir lo ve media España cumples o sigo».

La víctima quería dejarlo

Por miedo a que las fotografías fuesen difundidas, la chica mantuvo de nuevo relaciones sexuales con el condenado solo un día después de decirle que quería dejarlo. Sin embargo, el chico continuó con el acoso, llegando a hacer públicas algunas de las imágenes de la menor en Instagram y a emplear esta misma red social para enviar a una amiga de la chica dos imágenes de ella por mensaje privado.

A través de la misma cuenta de Instagram, el procesado también contactó con otra adolescente, en este caso de 15 años de edad en el momento de los hechos. A través de esta red social, así como por Whatsapp, ambos, supuestamente, mantuvieron algunas charlas.

A principios de mayo de 2017, el joven contactó con ella y la presionó para que le enviara fotos desnuda, a lo que la chica se resistió. Pero el procesado la amenazó con difundir en las redes sociales conversaciones anteriores, logrando así que le mandara imágenes de contenido sexual y audios gimiendo.

El acoso a la adolescente se produjo incluso cuando ésta estaba en el instituto. Siempre según se recoge en la sentencia, el joven le dijo que le enviara inmediatamente fotos desde el servicio y que tenían que quedar para mantener relaciones, amenazándola con difundir las fotos.

Durante la operación en la que resultó detenido el joven, entregó de forma voluntaria su teléfono móvil, cinco memorias portátiles y una torre de ordenador. Al analizar los dispositivos, se encontraron más de una veintena de fotografías íntimas de las dos menores, así como conversaciones de Whatsapp y dos vídeos de contenido sexual.

La resolución

Por todo ello, se le considera responsable de casi media docena de delitos como los de agresión sexual o de captar o utilizar menores para la elaboración de material pornográfico, siempre considerando la circunstancia atenuante muy cualificada de reparación del daño. Así, además de la citada pena de prisión, deberá pagar una multa y una indemnización para cada una de las menores.

Por otro lado, también ha sido inhabilitado para cualquier profesión que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante cinco años. Tras el paso por prisión, ha sido condenado a diez años de libertad vigilada, debiendo realizar un curso de educación sexual con control de impulsos y que se le prohíba comunicarse con menores de edad a través de las redes sociales.

 

En este artículo



Óptica Audio Bueno

Más de 10 años de experiencia avalan nuestros resultados.

Calle Juan Breva, 1, Vélez-Málaga

Óptica Audio Bueno

Más de 10 años de experiencia avalan nuestros resultados.

Calle Juan Breva, 1, Vélez-Málaga