Un tercio de muertes que provoca el cáncer de colón se puede evitar por 2 euros

El cáncer de colon se cobró la vida de 422 personas en la provincia de Málaga el año pasado, lo que supuso una tasa de 26 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, según datos del Observatorio del Cáncer de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). De esa cifra total de muertes, 136 correspondieron a personas que tenían entre 50 y 69 años (con una tasa de 33 defunciones por 100.000 habitantes), que es la franja de edad de mayor número de casos del cáncer colorrectal, según destaca Diario SUR.

Más de un tercio de esos fallecimientos podrían evitarse con un buen funcionamiento del programa de cribado de ese tumor. Para lograr incrementar la detección precoz del cáncer de colon es clave que haya una alta participación de la población en el test de sangre oculta en heces, una iniciativa con la que ya cuentan todos los centros de salud de Málaga y que está pensada para los ciudadanos que tienen entre 50 y 69 años.



Pese a que está demostrada la eficacia del cribado de este tipo de tumor (que es el más frecuente en España si suma su incidencia en hombres y mujeres), el seguimiento en Andalucía es de los más bajos de España y se encuentra situado en el 22,74 por ciento, informó la AECC. El objetivo de la AECC es concienciar a los ciudadanos de entre 50 y 69 años (población con mayor riesgo) de la conveniencia de participar en el test de sangre oculta en heces cuando reciban la carta del SAS invitándolos a llevar a cabo esa prueba preventiva. En ese sentido, Andalucía es una de las comunidades autónomas que han asumido el reto de alcanzar el cien por ciento de implantación de los programas de cribado de tumor colorrectal en 2021.

El año pasado, se diagnosticaron en la provincia malagueña 1.186 cánceres de colon (una tasa de 26 casos por 100.000 habitantes), de los que 492 tumores correspondieron a la franja de edad de 50 a 69 años (una tasa de 120 por 100.000 habitantes). Málaga es la segunda provincia de Andalucía en incidencia y mortalidad de ese tumor entre las personas de 50 a 69 años.

El cáncer de colon es de evolución lenta. Primero aparece un pólipo, que luego va creciendo hasta convertirse en un cáncer y finalmente surge la metástasis. Si se coge a tiempo el pólipo y se extirpa, se evita el cáncer. A ese respecto, la AECC hace hincapié en la prevención mediante el cribado. El cáncer colorrectal es el tumor maligno de mayor incidencia en España, si se cuentan hombres y mujeres, con 37.172 nuevos pacientes diagnosticados en 2018. El lado positivo es que se logra la curación en el 90 por ciento de los casos en los que se detecta el tumor a tiempo con la prueba de sangre oculta en heces.  Un estudio realizado con los datos del programa de cribado poblacional vasco muestra un incremento de la tasa de supervivencia a los cinco años del 23,4 por ciento en los participantes en esa iniciativa.

Una prueba que cuesta dos euros
Los programas de cribado de cáncer de colon, además de evitar sufrimiento y salvar vidas, son capaces de ahorrar costes a las arcas de Estado. El test de sangre oculta en heces es una prueba sencilla y barata capaz de detectar el tumor en sus etapas iniciales o las lesiones premalignas que lo originan. Esa prueba cuesta dos euros y si da positivo, lo que sucede entre el seis y el siete por ciento de las personas que se la hacen, se lleva a cabo una colonoscopia que tiene como coste unos 180 euros, indica la AECC.

El importe medio del tratamiento de un cáncer colorrectal en España supera los 27.000 euros, una cantidad que aumenta mucho más si se contabilizan las nuevas terapias biológicas y los tratamientos neoadyuvantes y quirúrgicos para la enfermedad metastásica. El coste de dar cobertura a toda la población de entre 50 y 69 años, que en España son casi 12 millones de personas, sería aproximadamente de 65 millones de euros, lo que supone tan solo un seis por ciento del total gastado actualmente en su tratamiento (aproximadamente 1.100 millones de euros anuales), según datos de la AECC.

En este artículo



Mi Lucero, fabricantes de ropa infantil

Nuestras prendas no solo las usan los niños de la Casa Real Británica

Calle Placeta, 16, Canillas de Aceituno

Mi Lucero, fabricantes de ropa infantil

Nuestras prendas no solo las usan los niños de la Casa Real Británica

Calle Placeta, 16, Canillas de Aceituno