Un paciente intenta apuñalar a un vigilante y amenaza con «hacer saltar por los aires» el centro de salud de El Palo

El agresor quería que le recetaran unos tranquilizantes y acudió hasta en tres ocasiones al centro sanitario con actitud desafiante.

Entró hasta en tres ocasiones al centro de salud de El Palo, en Málagareclamando recetas de ansiolíticos, pero los sanitarios le informaron de que el médico no llegaría hasta por la tarde. Acabó, supuestamente, amenazando de muerte «a todo el personal» con «hacer saltar por los aires el edificio», hasta que exhibió una navaja al vigilante de seguridad, que según su versión consiguió repeler la agresión. El paciente fue detenido, según relata el diario Málaga Hoy de fuentes policiales.



Los hechos ocurrieron el pasado jueves día 7 de octubre. Según el testimonio del trabajador, que ha presentado una denuncia ante la Policía Nacional junto a un parte de lesiones de carácter leve, un hombre acudió por la mañana al centro sanitario «solicitando unas pastillas de forma alterada y agitada». Lo hacía «vociferando». El personal le indicó los pasos a seguir, pero, en palabras del vigilante de seguridad, «comenzó a amenazar» a los allí presentes con «hacer saltar por los aires» el centro de salud «con todas las personas dentro».

El individuo se marchó, pero regresó por la tarde, según el profesional, «con una actitud más violenta y amenazante». En esa ocasión, se dirigió hacia él poniendo la mano «en forma de pistola y haciendo como que le disparaba», al tiempo que espetaba: «Me da igual entrar en la cárcel. El primero que vas a caer vas a ser tú y luego la policía», reza la denuncia que interpuso el vigilante, que grabó lo ocurrido con su teléfono móvil, cuyas imágenes ha aportado al juzgado.

Fue entonces cuando, continúa el relato, el paciente introdujo su mano en el bolsillo y sacó una navaja, a la vez que amenazaba de muerte al trabajador, quien, asegura, se tuvo que abalanzar sobre él y lo retuvo hasta que llegó una patrulla de la Policía Local, a la que un celador había dado aviso. La víctima avisó al responsable de su empresa de lo sucedido y advirtió a través de un escrito que se había puesto «en riesgo» su vida y la de «los demás usuarios».

“Intenté hacerle entrar en razón. Cuando me dijo que iba a matarme, le di un golpe en la mano. La navaja, que era bastante grande, cayó al suelo. Lo tuve retenido hasta que la Policía le puso las esposas”, explica a Málaga Hoy el afectado, que tiene 30 años y afirma llevar uno trabajando en la empresa Grupo Eulen. Durante ese tiempo, nadie le había intentado agredir. “Tenía intención de apuñalarme”, asevera, al tiempo que reconoce la «agresividad» de algunos por las «demoras de hasta una semana en atender a los pacientes».

Fuentes policiales confirmaron el arresto del hombre, que fue trasladado a dependencias policiales y, al día siguiente, pasó a disposición judicial.

In this article



Freiduría Tapería La Cañita

Para disfrutar del placer de una buena comida en un entorno privilegiado

Paseo Marítimo del Carmen, 129, Rinón de la Victoria