Torre del Mar acogió la presentación de «Mafarrico»

Se trata del nuevo título del autor Elio Irmão, el pseudónimo usado por un profesional jurídico que, aunque no torreño de nacimiento, lleva prestando sus servicios en la localidad desde hace más de dos décadas. 

Si a principios de año nos sorprendía con su novela Hoy, no sé mañana», tan solo unos meses después nos llega «Mafarrico», título de la última obra firmada por Elio Irmão, el pseudónimo usado por un profesional jurídico que, aunque no torreño de nacimiento, lleva prestando sus servicios en la localidad desde hace más de dos décadas.



«Soy un escritor que desafía cualquier silencio, disimulo o mordaza, y creo que, por insignificante que parezca, se esconde algo que debe ser contdo», manifestó el autor.

El Centro Cultural Nuestra Señora del Carmen, antigua Azucarera de Torre del Mar, acogió este jueves, la presentación de la novela cuyo personaje se encarga de dar más detalles en la contraportada:

«Me ungieron con el nombre de Mafarrico, lo cual suena como un apóstrofe. De ser un buitre, no me avergüenzo; y de mi condición de portugués, me enorgullezco.Mi hábitat es el Alentejo; lo que equivale a decir el espacio en donde la geografía que conozco sitúa El Paraíso.Poco más habría que añadir, aparte de que la maldad me priva al mismo nivel que lo hace el rechazo a todo aquello que insinúa Figura humana.Que conste en acta mi protesta, pues el Autor, a mí, a un ilustre buitre, le obliga a escribir la trivial sinopsis de una novela en la que ha decidido que intervenga.Para desquitarme, la presentaré como me salga de las alas…Un simple aldeano que busca estúpidamente el AmoR y, en su lugar, encuentra a una fulana con ínfulas medicinales, se convieRte en amigo de un miembro de mi comunidad, al que desapruebo por traIdor a nuestras más inveteradas tradiciones.La vida pudo cebarse, es verdad, con Agostinho, a través de un cruel hostigamiento…, pero ¿se justifica que, como un niño malcriado, se aislase con su amargor hasta que salió… para espicharla?¡Maldigo al perverso Fonseca, el funerario asesino al que se le llevan los demonios porque, en la ridícula aldea en la que ha equivocado montar su negocio, no se muere ni dios!… ¡Y el que muere se disipa…!Los únicos que, en realidad, sabemos de “muerte” somos los de mi género. Quizás por eso, con repudio, se nos moteja de ¡Carroñeros!¿Nuestra máxima aspiración? ¡Merendarnos algún humano!Y, descuiden, habrá ocasión para intentarlO».

Tanto esta novela como la anterior pueden adquirirse en Amazon y también están disponibles en versión Kindle.

In this article



El Caserío de Las Monjas

Cocina tradicional, mediterránea y vasca. Carnes, pescados, guisos, postres… ¡Divino!

C/ Federico Téllez Macías, 4; Vélez-Málaga