Sayalonga vuelve a cerrar sus instalaciones municipales y pide a sus vecinos un confinamiento voluntario

La localidad alcanza los seis casos activos de COVID-19, de los que dos se han confirmado en las dos últimas semanas, lo que arroja una tasa de 119 casos por cada 100.000 habitantes.

Por segunda vez en apenas cuatro meses, el Ayuntamiento de Sayalonga ha decidido cerrar todas sus dependencias municipales, incluyendo la guardería, y pedir el «confinamiento voluntario» de sus apenas 1.600 vecinos, informa el Diario SUR. Lo hace tras alcanzar los seis casos activos de COVID-19, de los que dos se han confirmado en las dos últimas semanas, lo que arroja una tasa de 119 casos por cada 100.000 habitantes, según la última actualización de la Junta, hecha pública este pasado martes.



Así, la alcaldesa, la socialista Sagrario Fernández, ha decretado, como medida preventiva, el cierre de todas las dependencias municipales, así como la suspensión de cualquier actividad municipal de carácter cultural, social, deportivo, educativo y de cualquier otra índole hasta el próximo domingo 17 de enero. A principios del pasado mes de septiembre ya se vivió una situación idéntica, cuando la propia regidora estuvo entre los contagiados de COVID-19.

Según ha informado el Ayuntamiento a través de las redes sociales, la atención presencial al público en la Casa Consistorial «queda suspendida, exclusivamente se podrán atender asuntos urgentes mediante cita previa en horario de 9.00 a 13.00 horas». «Se hace un especial llamamiento al cumplimiento estricto de las normas sanitarias y a la colaboración de los vecinos y vecinas con las medidas propuestas, que tan buen resultado han dado anteriormente en ocasiones similares», han manifestado.

Suspensión del mercadillo

De esta forma, en el bando municipal, la alcaldesa sayalonguina ordena el cierra de la guardería municipal, el gimnasio, el campo de fútbol, el centro Guadalinfo, el Museo Morisco, las actividades deportivas, las clases de baile, la escuela de inglés, la de Música y Rondalla, así como la suspensión del mercadillo semanal. «Desde el Ayuntamiento llamamos al confinamiento voluntario para que solamente abandonemos el domicilio familiar en casos de imperiosa necesidad», han apostillado.

Asimismo, hasta el próximo 17 de enero, desde el Consistorio aconsejan «el cese voluntario de la actividad y la reducción del aforo de comercios, locales de ocio y esparcimiento y reuniones en espacios públicos». El Ayuntamiento va a intensificar las labores de limpieza y desinfección de vías públicas, de edificios y servicios municipales y las inmediaciones de los locales de primera necesidad, para tratar de combatir al coronavirus, según han apuntado en el bando municipal.

In this article