No compres un coche de segunda mano sin tener en cuenta estos consejos

Comprar un coche nuevo es algo que todos queremos, aunque en ocasiones los precios sobrepasan la capacidad de nuestro bolsillo. Un coche con algunos kilómetros tendrá un enorme descuento en comparación con su modelo de fábrica, pero al momento de comprar un vehículo usado, tendremos que considerar algunas cosas para asegurarnos de hacer la elección correcta y no tener inconvenientes.

El mercado de los coches de segunda mano tiene ofertas muy atractivas. Sin embargo, muchas personas tienen en mente la creencia de que comprar un vehículo usado es pagar por los problemas de otro, todo gracias a personas deshonestas que se han dedicado a hacer estragos en este sector.



No hay duda de que comprar un coche usado tiene sus riesgos, pero hay un enorme repertorio de trucos que podemos usar para asegurarnos de acertar en nuestra decisión para que no “nos vendan gato por liebre”

Aunque algunos de ellos son trucos muy técnicos y no serán útiles si no tenemos conocimientos en mecánica, aquí nos centraremos en aquellos que serán útiles para cualquier comprador. 

Tener prisa puede jugar en contra

No hay motivos por los que tener prisa, de hecho, la ansiedad al momento de comprar se nota claramente, y esto, es un síntoma de debilidad que cualquier  vendedor con un mínimo de experiencia puede usar en nuestra contra si lo detecta. 

La negociación se volverá poco flexible, y si el vendedor nota que queremos el coche, apretará mucho más en las condiciones. 

Por si fuera poco, la ansiedad nos llevará a tomar decisiones equivocadas, a pasar por alto cosas muy relevantes que podrían marcar la diferencia entre una buena compra y tirar nuestro dinero a la basura. 

A menos que queramos un modelo de vehículo muy concreto, hay muchos coches de segunda mano en Málaga, por lo que no es necesario tener ninguna urgencia a la hora de comprar. 

Los chollos pueden ser una señal

Nadie quiere vender un vehículo en condiciones ventajosas en las que no se tendrá ninguna ganancia, esto es especialmente destacable cuando se trata de un particular. Si es una oferta muy buena para ser verdad, entonces probablemente estén a punto de estafarnos. 

Por ejemplo, los coches de segunda mano de 7 plazas suelen ser un poco más costosos que el resto, al ser vehículos más grandes, por lo que si el precio es exageradamente bajo y está fuera del mercado, lo más probable es que el coche venga de una procedencia dudosa o que tenga un problema en su funcionamiento. 

Tener una referencia de los rangos de precios del vehículo, nos puede ser de gran ayuda para evitar que nos timen con una oferta “imperdible”.

Investiga antes de buscar 

Antes de comprar un coche, especialmente cuando no estamos muy versados en el mundo de los coches o si estás enamorado de un modelo en concreto, es necesario que no muevas ninguna ficha sin antes haber hecho una pequeña investigación.

Por ejemplo, es conocido que los coches de segunda mano automáticos por si solos tienen enormes ventajas sobre los coches manuales, como que su embrague tiene mayor vida útil, tienen un consumo más bajo o que son más cómodos de usar. 

Sin embargo, si el coche necesita reparaciones, las mismas pueden llegar a ser algo más costosas. Pero al hacer nuestro trabajo de investigación como compradores, sabremos cuáles son los problemas más frecuentes en un modelo y esto nos pondrá en una posición ventajosa para hacer preguntas al vendedor con las que sabremos el valor real del vehículo.

Cuanta más información, mejor

Hay que tener en cuenta la descripción del vehículo, aunque en principio no siempre tiene porqué ser fiel a la realidad, pero cuantos más detalles nos ofrezca, más información tendremos para saber si la compra nos puede interesar. 

Un vendedor fiable conoce su vehículo, seguramente le ha dado un buen trato y nos dará toda la información que necesitemos sin ningún problema. 

Éstas son algunas preguntas importantes que deberás hacer:

  • ¿Por qué está vendiendo el coche?
  • ¿Ha tenido más propietarios?
  • ¿El coche ha sufrido algún accidente?
  • ¿Puedo ver las facturas de las reparaciones?
  • ¿El coche está resguardado en un garaje?

Finalmente, antes de comprar, revisa 

Una vez estemos frente a frente con el vehículo, debemos fijarnos en los defectos visibles y no visibles, porque serán nuestra mejor herramienta de negociación.

Busca imperfecciones en la pintura, fíjate en  las marcas de las ventanillas, todas deben ser iguales, sino, puede significar que hayan tenido que cambiarlas. Las puertas deben abrirse correctamente, y no olvides ver los espacios entre las ranuras, deben ser uniformes. 

En cuanto a su interior, observa el desgaste del volante, el tablero y las puertas. Además, antes de probarlo, revisa que todo funcione bien, es decir, verifica los intermitentes, los faros, las luces antiniebla, el aire acondicionado e incluso el olor del coche.  Y por último, no te olvides de revisar debajo del coche, busca golpes u óxido.