Las multas por incumplimientos de ERTE en Málaga suman el importe más alto de todo el país

La irregularidad más habitual es la detección de trabajadores que realizaban tareas para sus empresas en horas o días incluidos en el ERTE.

Las multas impuestas por la Inspección de Trabajo a empresas malagueñas desde el inicio de la pandemia por algún tipo de infracción relacionada con las condiciones de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) presentan hasta la fecha la cuantía conjunta más alta de toda España en este apartado, lo que revela sin duda una mayor gravedad de las faltas detectadas por este organismo en sus controles al tejido productivo de la provincia, según informa La Opinión de Málaga.



El hecho es que en Málaga se han levantado menos infracciones (253) que en otras plazas españolas como Madrid (450), Alicante (273) y Murcia (257), según los datos remitidos hace unas semanas por el Gobierno al senador socialista malagueño Miguel Ángel Heredia en una respuesta parlamentaria. La propuesta total de sanciones por estas conductas fraudulentas, sin embargo, alcanza en Málaga los 2,45 millones, un cantidad que supera los 2,23 de la provincia madrileña (pese a tener 200 casos más) y que deja muy atrás al resto (Alicante, Coruña y Zaragoza, por citar otros importes significativos, se mueven entre 1,1 y 1,2 millones).

Según recoge La Opinión de Málaga, la irregularidad más habitual aflorada es la detección de trabajadores que realizaban tareas para sus empresas en horas o días incluidos en la suspensión del contrato a través del ERTE, ya fuera por orden de la propia empresa o de forma pactada entre ambos. Ejemplo de ello sería una persona en un ERTE del 50% de la jornada que estuviera trabajando fuera de esas horas. O alguien a quien se le asignan horas de lunes a viernes y al que se le detectara activo el sábado.

Esta prolongación ilegal de la jornada sería considerada falta «muy grave» debido a que el trabajador estaría cobrando del SEPE indebidamente una prestación por desempleo. En estos casos, además de la multa a la empresa, la Inspección obliga al trabajador a devolver las prestaciones mientras que el empresario debe hacer lo mismo con las cuotas de la Seguridad Social de cuyo pago había sido exonerado.

Según informa La Opinión, las empresas acogidas a un ERTE tienen que comunicar en todo momento al SEPE cualquier cambio en las circunstancias laborales de sus trabajadores. Todos estas inspecciones, lógicamente, han sido mucho más difíciles de realizar en el marco de la pandemia, con muchas personas teletrabajando desde sus casas. Se sabe que la Inspección ha recurrido en ocasiones a comprobar la actividad de las redes en remoto que utilizan las empresas para conectar a sus empleados desde sus domicilios y a repasar los horarios de los correos electrónicos del trabajo.

In this article



Chiringuito Mambo

Terraza playa lounge bar con ambiente Chillout.

Laguna Beach, 1, Paseo de Ferrara, s/n, 29793 Torrox