La madre de la niña de Mali que murió el domingo en Canarias estuvo retenida mientras su hija estaba en la UCI

La mujer, que se encontraba en un centro para inmigrantes, pudo llegar al hospital antes de que su hija falleciera.

La madre de la niña de Mali que falleció este domingo en el Hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria pasó dos días retenida en el centro para inmigrantes de Barranco Seco mientras la pequeña se encontraba en cuidados intensivos, hasta que un grupo de sanitarios dio con ella.



Según ha adelantado «ElDiario.es», fue un grupo de trabajadores de la sanidad pública canaria que habitualmente atiende a los recién llegados en las pateras el que consiguió averiguar la identidad de la niña, una pequeña de unos 24 meses, y dar con el paradero de su madre a tiempo para llevarla al hospital para que la pudiera acompañar, conscientes de que la niña corría el riesgo de morir, como ocurrió.

«Por lo menos llegamos a tiempo», ha corroborado una de las personas que puso en marcha esa búsqueda, una doctora del Servicio Canario de la Salud que se había quedado impactada, como muchos ciudadanos, por las imágenes de la dramática llegada de esa patera el martes 16 a Arguineguín, con la mayoría de sus ocupantes en muy mal estado, tras varios días en el mar con escasos víveres.

Esa noche, nueve menores fueron derivados al hospital casi desde el mismo barco de Salvamento Marítimo que los rescató al sur de Gran Canaria, al igual que varios adultos, entre ellos algunas madres.

Y el dramatismo de lo ocurrido, la urgencia sanitaria que se presentó en el muelle aquella noche con la reanimación de una niña en parada cardiorrespiratoria incluida, está detrás de lo que vino después: unos días de confusión y poca información sobre las identidades de los niños y de los adultos que los acompañaban.

Con los que no necesitaron hospitalización se puso en marcha el protocolo habitual: se les trasladó al Centro de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE) de Barranco Seco, donde están formalmente detenidos las primeras 72 horas para que la Policía pueda tomarles la filiación y realizar los primeros interrogatorios.

Entre ellos, estaba la madre de la pequeña, que tampoco logró transmitir en ese momento a los responsables del campamento que viajaba con dos menores que no estaban con ella, o al menos quienes la custodiaron en el CATE no la entendieron.

Un miembro de los equipos de emergencia que actuaron esa noche en Arguineguín ha confirmado que se ha abierto una investigación interna para saber qué pasó.

«Vi las imágenes y pensé: ¿Y la madre de esa niña, dónde está?», ha relatado una de las sanitarias que puso en marcha la búsqueda. Eso ocurrió el jueves por la mañana, cuando la menor llevaba ya casi 36 horas en cuidados intensivos y su madre, el mismo tiempo bajo custodia policial en el CATE de Barranco Seco.

El viernes se publicó que la niña se llamaba Nabody. Los sanitarios tiraron de ese hilo y consiguieron dar con la madre en el Hospital Doctor Negrín. Sin embargo, eso solo puso de manifiesto un error: esa mujer era la mamá de Nabody, sí; pero Nabody no era la niña de la UCI, era otra ocupante de la misma patera que había sufrido las mismas penurias que ella en la travesía y también estaba en el Materno, si bien en situación menos grave, en planta.

Descartada esa identidad, los sanitarios comenzaron a sospechar que la madre no había sido hospitalizada, sino llevada al CATE de Barranco Seco. Y la encontraron a tiempo para llevarla al Hospital Materno Infantil, conscientes de la gravedad de la pequeña.

Fuentes del Ministerio del Interior precisan que todas las mujeres de esa patera salieron del CATE de Barranco Seco a lo largo del jueves y pasaron a recursos de acogida humanitaria de Cruz Roja.

La niña falleció el domingo, una noticia que corrió por todo el país, porque las imágenes de su reanimación en el muelle habían sobrecogido a miles de personas. Ese día, por la noche, uno de los sanitarios que había conseguido reunir antes a la pequeña con su madre publicó en Twitter este mensaje: «La niña no se llamaba Nabody».

Unas 15 horas después, el Hospital Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria lo confirmaba: esa no era la identidad de la paciente que había fallecido en su unidad de medicina intensiva.

La sanitaria que participó en la búsqueda da la madre de la pequeña y ha contado a Efe esta historia quita importancia al asunto de la confusión de los nombres. Solo desea que el drama de esa niña, también el de la verdadera Nabody, que igualmente pudo morir en el mar, y el de los demás menores de la misma patera abra los ojos a la sociedad sobre lo que sigue ocurriendo en la llamada Ruta Canaria.

In this article



Lavarapid

Lavandería autoservicio en Torre del Mar. Hasta 13 kilos y en solo 30 minutos

Avenida Andalucía nº 57, C, Torre del Mar