La Junta adjudica obras para mejorar ocho presas de derivación al embalse de La Viñuela por 1.914.441 euros

El periodo de ejecución previsto es de 11 meses.

La Junta de Andalucía ha adjudicado los trabajos para la prevención y gestión de catástrofes de las ocho presas de derivación que van hacia el embalse de La Viñuela, según informa SUR. Los trabajos, con un presupuesto de 1.914.441,62 euros, son financiados en un 80% con los fondos europeos FEDER. Las actuaciones tienen un periodo de ejecución previsto de 11 meses. Serán ejecutadas por la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Joca Ingeniería y Construcciones S. A. y Obratec Ingeniería S. L., en las presas de La Cueva, El Solano, Almanchares, Seco, Alcaucín, Bermuza, Granados y Rubite.



El objetivo de estas actuaciones es «mejorar la instrumentación y automatización de los equipos de auscultación de las presas, implantar el plan de emergencia e integrar estos sistemas en el Centro de Control de Cuenca de la Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas (CDHMA)», según consta en la documentación consultada por SUR. Así, en la prevención de las posibles catástrofes, para las presas de La Cueva y El Solano, es necesario que «la totalidad del sistema de auscultación se someta a una revisión y modernización».

En concreto, se determinarán los elementos fuera de servicio y se repararán aquellos que sea posible recuperar. Además, se procederá a la instalación de los nuevos sistemas de auscultación para la obtención de datos fiables y el tratamiento de los mismos, así como su automatización. Para ello, se instalará una nueva pantalla de impermeabilización, mejorando el control de subpresiones y la red de drenaje de los cimientos. Se tendrán en cuenta las circunstancias particulares de cada una de las ocho presas, ya que la instrumentación «debe adaptarse a las características concretas de la estructura y su entorno».

Una vez efectuada la instalación de los equipos de instrumentación, se procederá a la realización de una campaña inicial de lecturas, llevada a cabo por un técnico especialista para revisar el funcionamiento de todos los aparatos y comprobar la bondad de los datos, que incluirá la redacción de un informe con las lecturas iniciales, constantes y la formulación de los aparatos además de adjuntar toda la información necesaria respecto de dichos equipos y de las instrucciones para su funcionamiento y mantenimiento posterior.

Para las presas de Almanchares, Seco, Alcaucín, Bermuza, Granados y Rubite, se destaca la necesidad de inspección visual con una periodicidad nunca inferior a un mes, así como la instalación de nuevos medidores bidimensionales manuales de las juntas de coronación a situar en las juntas entre bloques. Además, se crearán nuevos itinerarios de nivelación para las presas, con bases en el centro de los bloques y topográficas en ambos estribos, para establecer la topografía de la presa en relación con la red topográfica.

Planes de emergencia

Según informa SUR, es imprescindible para el futuro mantenimiento que las nuevas actuaciones «queden perfectamente documentadas e integradas en el archivo de la presa». Para la implantación de los planes de emergencia en las presas de La Cueva y El Solano se requiere de la disponibilidad de un centro de gestión de emergencias móvil, un sistema de aviso a la población, con puestos de sirenas, y un sistema de comunicaciones redundante (primario, secundario y auxiliar) entre las presas.

En los trabajos se instalarán medios de apoyo a la inspección, tales como iluminación portátil, bomba de achique y grupo electrógeno. Se formará al personal y se dará difusión del sistema de emergencia. Se instalarán tres tipos de conexiones independientes: red de radio, como medio primario, red móvil, como medio secundario, y satélite, como medio adicional. El medio de comunicación secundario está constituido por una red que permitirá la conexión a internet para los servicios de voz y datos. Esta conexión también permitirá telecontrolar las sirenas del sistema de aviso a la población.

Por último, se procederá a la mejora del canal de descarga de la presa de Rubite, con el picado, instalación de conectores y hormigonado, así como la reconstrucción de los dientes disipadores de energía. En los últimos años los regantes se habían quejado de que este túnel estaba atorado de tierra y piedras por las fuertes lluvias, impidiendo que las escorrentías llegaran al embalse. La mayor presa de la provincia está al 32,74% de su capacidad, con 54,17 hectómetros cúbicos almacenados, una cantidad prácticamente idéntica a la que tenía hace un año, cuando había 54,52 hectómetros cúbicos. El pasado año ya se adjudicaron trabajos similares en la presa malagueña del Limonero.

In this article



Bodega la Barraca

Teléfono de reservas para eventos y reuniones 693 85 26 55

c/ Bahía nº 9, Torre del Mar