La Fiscalía pide 22 años de prisión para el hombre que mató a su madre en Caleta de Vélez

Los hechos ocurrieron en julio de 2017 y el presunto parricida se personó en la comisaría de Torre del Mar para confesar el crimen 

La Fiscalía pide 22 años de prisión para el hombre que presuntamente mató a su madre en Caleta de Vélez el pasado 11 de julio de 2017. El supuesto parricida, de 37 años de edad, se personó en la comisaría de Torre del Mar para confesar el crimen. «Vengo a declarar que he matado a mi madre», dijo.



Según publica Diario SUR, cuando tocó el timbre de las dependencias policiales, estaba nervioso, temblaba y fumaba un cigarrillo. Ahora, la Fiscalía le sienta en el banquillo acusado de un supuesto delito de asesinato con alevosía, algo por lo que solicita que el procesado sea condenado a 22 años de prisión.

SUR relata que los padres del acusado se habían separado años atrás, por lo que el procesado convivía solo con su madre desde entonces en una vivienda situada en Caleta de Vélez. Allí fue encontrado el cadáver de la mujer en la mañana del 11 de julio de 2017.

Fue el padre del acusado quien halló el cuerpo de su expareja en la vivienda que había sido el domicilio de la familia formada por él y la víctima durante más de 30 años. El hombre, que pasaba a recogerla cada mañana para ir al negocio que ambos seguían regentando entonces en Torrox-Costa, se extrañó al ver que no abría la puerta y decidió entrar, ya que tenía llaves de la casa. En el sofá, envuelta en mantas y llena de sangre, encontró el cadáver de la mujer, así como un cuchillo de grandes dimensiones.

Sobre las ocho de la mañana, fue él quien avisó del macabro hallazgo, por lo que inmediatamente se desplazaron hasta el lugar de los hechos agentes de la Policía Local y Nacional. Allí le encontraron con las manos ensangrentadas, por lo que pensaron inmediatamente en un caso de violencia machista, una hipótesis que se desvaneció con la confesión de su hijo, de 37 años de edad.

El crimen se produjo sólo unas horas antes. Durante la madrugada del 11 de julio, entre las doce de la noche y las tres de la madrugada, la fiscal asegura que el procesado aprovechó que su madre se encontraba dormida en el sofá del salón para «evitar cualquier tipo de confrontación» durante el ataque.

Desde el Ministerio Público se insiste en que el procesado cogió un cuchillo de grandes dimensiones de la cocina y, con ánimo de acabar con la vida de su madre, se lo hundió en el cuello. Tras ello, el hombre se marchó de la vivienda, hasta que sobre las 08.45 horas se presentó en dependencias policiales para confesar el crimen.

En comisaría, explicó los motivos de su ataque. Según ha podido saber este periódico, ante los agentes confesó el crimen y aseguró que había bebido y consumido cocaína aquella tarde. Aseguró que estaba fuera de sí y que solo pensaba en coger dinero para comprar más droga.

En el trayecto, el arma blanca provocó lesiones en la parte derecha del cuerpo de la víctima, seccionando parcialmente la clavícula, la arteria subclavia, el pulmón, alcanzó la pared posterior del hemitórax y, dada la fuerza que empleó el procesado, le produjo una fractura de la clavícula. Estas heridas, siempre según la fiscal, causaron una hemorragia masiva que provocaron la muerte de la mujer.

Por todo ello, desde la Fiscalía se insiste en que el procesado es responsable de un supuesto delito de asesinato con alevosía, en el que se dice que concurre la circunstancia agravante de parentesco y la atenuante de confesión. Además de la citada pena de prisión, la fiscal también solicita una indemnización de 100.000 euros para la expareja de la mujer y de 10.000 euros para cada uno de los seis hermanos de la víctima.

En este artículo



Axarparquet

Para urgencias o consultas puede llamar estos días al 666406564

C

Axarparquet

Para urgencias o consultas puede llamar estos días al 666406564

C