Felipe VI llama a «cuidar» una «frágil» convivencia y a alejarse del «rencor y el resentimiento» en su Mensaje de Navidad

El rey Felipe VI ha llamado en su tradicional mensaje de Navidad a «defender, cuidar y proteger» la convivencia, que ha definido como «la obra más valiosa» de la democracia, el «mayor patrimonio de los españoles» y el «mejor legado que confiar a las generaciones más jóvenes»; y ha instado a «evitar» que dicha convivencia –»que siempre es frágil»- se «deteriore» o «erosione», para apostar por «una voluntad decidida de concordia, paz y entendimiento».

La convivencia ha sido el eje que ha vertebrado todo el discurso del monarca, que ha arrancado con una condena a la violencia de género y en el que ha dedicado especial atención a los jóvenes, a los que ha dirigido directamente parte de su mensaje.



Sin citar a Cataluña, ha defendido «los profundos vínculos que unen y que siempre deben unir a los españoles» y ha apostado por una convivencia «que es incompatible con el rencor y el resentimiento» porque esas actitudes, ha alertado, «forman parte de nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan».

«Una convivencia en la que la superación de los grandes problemas y las injusticias nunca puede nacer de la división, ni mucho menos del enfrentamiento, sino del acuerdo y de la unión ante los desafíos y las dificultades», ha aseverado, en clara referencia al desafío independentista.

La puesta en valor de la «democracia asentada» en España y de lo que une a los españoles y no lo que les separa ha sido el principal argumento de los discursos ofrecidos por el rey este 2018, especialmente en la alocución histórica que ofreció ante el Congreso de los Diputados en el 40 aniversario de la Constitución española.

El rey destaca el espíritu de la Transición
Una Carta Magna que también ha ocupado parte destacada en este mensaje de Nochebuena como «una realidad que no es inerte, sino una realidad viva que ampara, protege y tutela los derechos y libertades en España».

El rey, en un discurso de algo más de diez minutos y su primera intervención navideña con Gobierno socialista, ha vuelto a poner como ejemplo a imitar «los ideales que animaron y unieron a los españoles durante la transición política» y la «voluntad” de los «líderes políticos, económicos y sociales» de entonces para «llegar a acuerdos, a pesar de estar muy distanciados por sus ideas y sentimientos», en un contexto actual de absoluta tensión con todos los partidos situados ya en clave electoral.

«A todos les unía un objetivo muy claro: la democracia y la libertad en España”, ha insistido el jefe del Estado, para volver a pedir, tal y como hiciera el pasado 6 de diciembre, que esos principios que reinaron durante la Transición, no se «pierdan ni se olviden».

Felipe VI ha vuelto a pedir, a su vez, que «las reglas que son de todos sean respetadas por todos». Una idea lanzada tanto en el reciente discurso de homenaje a la Constitución como en el mensaje televisado que dirigió el año pasado al país tras el referéndum del 1-O en Cataluña, comunidad cuyo Parlamento, por primera vez en la historia, ha reprobado al rey y ha pedido abolir la Monarquía en una decisión inédita recurrida ante el Tribunal Constitucional este 2018.

Mensaje de ánimo para los jóvenes y contra la violencia de género
Desde el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela y con un retrato del rey con la princesa Leonor, el jefe del Estado se ha dirigido a los españoles con un mensaje navideño- el quinto desde que fue proclamado rey- que ha arrancado con su «repulsa» y «condena más enérgica» a la violencia contra las mujeres y ha instado al «empeño de toda la sociedad para erradicarla», sin olvidar otras «inquietudes y reflexiones» que le siguen «preocupando» como la cohesión social y territorial, la educación, el paro, la corrupción y el terrorismo.

El rey Felipe VI ha centrado importante parte de su discurso en lanzar un mensaje de esperanza a los jóvenes, cuyas circunstancias «no son hoy día, ni mucho menos, las más fáciles». «Como sociedad, tenemos una deuda pendiente con nuestros jóvenes», ha reconocido, para alabar una generación a la que los «cambios constantes y acelerados» plantean «nuevos interrogantes» que ha pedido ver como «nuevas oportunidades».

«Tenéis talento, creéis en la paz, estáis abiertos al mundo porque sois y os sentís europeos, sois solidarios, estáis comprometidos con las causas sociales, con la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente. Queréis vivir y convivir, pero tenéis problemas serios», ha dicho el rey directamente a unos jóvenes que «a veces», ha añadido, se ven «obligados a ocupar un puesto de trabajo que no es para el que se han preparado» o que no responde a sus «expectativas».

En esta parte del discurso, de contenido más social, ha hecho un llamamiento a «ayudar a los jóvenes» a «construir un proyecto de vida personal y profesional» con un trabajo y un salario «dignos», a tener «un lugar adecuado donde vivir» y «si así lo quieren, formar una familia y poder conciliar con la vida laboral».

Felipe VI ha abogado por «seguir construyendo día a día, un país mejor, más creativo, más dinámico y siempre a la vanguardia», además de una España «más cohesionada socialmente y comprometida con la igualdad real entre hombres y mujeres».

El monarca, que se ha despedido en castellano, vasco, gallego y catalán, ha llamado finalmente a «alejar» el «desencanto» y el «desánimo» y a seguir hacia adelante en la “modernización de España» «con coraje y sin descanso».



Restaurante Marisquería Bar Negri

Restaurante con tradición de casi 40 años. Nuestras gambas son conocidas en el mundo entero

Paseo Larios, 14, Torre del Mar

Restaurante Marisquería Bar Negri

Restaurante con tradición de casi 40 años. Nuestras gambas son conocidas en el mundo entero

Paseo Larios, 14, Torre del Mar