El Gobierno aprueba un subsidio de 430 euros para los parados que han agotado ya la prestación

Se trata de una ayuda para quienes entre el 14 de marzo y el 30 de junio no han encontrado trabajo y no tienen derecho al Ingreso Mínimo Vital.

El Gobierno ha aprobado este martes un subsidio extraordinario para todos los parados que agotaron sus prestaciones entre el 14 de marzo y el 30 de junio, es decir, durante el primer estado de alarma por la crisis ocasionada por el coronavirus. Según informa 20 Minutos, la cuantía asciende a 430 euros y ha sido impulsada por Trabajo, con reticencias por parte de la Vicepresidencia económica que lidera Nadia Calviño. Esa cantidad, además, se cobrará durante tres meses. Se trata de una ayuda para quienes en ese tiempo no han encontrado trabajo y no tienen derecho al Ingreso Mínimo Vital.



La cuantía será el 80% del IPREM, esos 430 euros, durante 3 meses y podría llegar a unos 250.000 desempleados. Junto a esto, el Consejo de Ministros también ha aprobado un subsidio de desempleo para el personal técnico o auxiliar en eventos o obras culturales con el que esperan llegar a más de 10.000 trabajadores. Según avanzó la semana pasada la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, podrán acceder a esta ayuda, con un coste total de 14 millones de euros, trabajadores con tan solo 35 días cotizados.

También se ha dado luz verde a la prórroga, hasta el 31 de enero de 2021, de la prestación económica extraordinaria por desempleo para artistas en espectáculos públicos. Esta ampliación, que cubrirá a unos 35.567 trabajadores, tendrá un coste estimado de 95,4 millones.

Por otro lado, también ha obtenido la luz verde el real decreto que regula la publicidad sobre el juego y las apuestas, que prohibirá hasta el 90% de los anuncios que existen sobre el asunto y los restringirá al horario de madrugada, y que, además, no permitirá que se publicite en ropa deportiva. Ya había pasado los trámites de la Comisión Europea.

Con esta normativa, Garzón tiene la intención de pasar «de la ley de la selva» a tener una regulación «enormemente estricta», que se asemeja al decreto aprobado durante el estado de alarma. Una regulación que tiene como finalidad proteger, principalmente, a los menores de las «consecuencias negativas» de los juegos de azar que provocan patologías similares a otro tipo de adicciones como las drogas.

In this article