El AMPA del colegio Custodio Puga de Torre del Mar denuncia «miedo» por los continuos incidentes de una familia de las casas de maestros

«Miedo y vergüenza por ver continuamente a la policía en nuestro centro porque sabemos que algo preocupante pasa», aseguran en un comunicado.

Desesperación, frustación «por lo incomprendido», pero sobre todo «miedo y vergüenza» es lo que dicen sentir desde el AMPA del colegio Custodio Puga de Torre del Mar ante los últimos incidentes protagonizados por una de las familias de las casas de maestros anexas al centro educativo, que está provocando, incluso, varias intervenciones policiales. Así lo denuncian en un comunicado, en el que relatan los episodios vividos en las citadas viviendas los días 23 de febrero, y 4 y 6 de marzo. El AMPA recuerda que en el colegio hay un bloque de seis plantas dentro del patio de primaria y cinco casas en la parte de atrás, en el patio de infantil y junto al acceso del alumnado de tercer ciclo. Cuatro de esas cinco casas «llevan años siendo habitadas por personas que no pertenecen al cuerpo de maestros», y es en una de ellas donde una familia «única y exclusivamente ha dado problemas al centro«.



Según esta asociación, «han tenido peleas escandalosas con rotura de mobiliario y enseres que han provocado el miedo de vecinos que han tenido que llamar a la Policía Nacional en muchas ocasiones, han tratado con la venta ilegal de animales» y se producen «entradas y salidas continas al colegio de personas con problemas de droga» que, supuestamente, acuden a esta casa. El AMPA relata en el comunicado que la pareja que habita la vivienda discutió el 23 de febrero «y ella se fue de casa». En la vivienda, donde permaneció el hombre se podía «escuchar fiesta y jolgorio a cualquier hora del día, noche o madrugada».

La asociación sigue apuntando que el sábado 4 de marzo «ella volvió y se encontró con que él le cambió la cerradura y no podía acceder», ante lo que la mujer avisó a la Policía Nacional «con la consiguiente alarma a vecinos y personas que pasaran por allí». Sin embargo, «dentro de la vivienda había gente pero no abrían la puerta», una situación que se prolongó durante «unas horas». El 6 de marzo, la mujer volvió a intentar acceder a la vivienda a las 9:10 horas, «con casi 500 alumnos y alumnas en distintas clases«. Según el AMPA, «se empiezan a escuchar golpes y más golpes» y vuelve a personarse la policía. Tras salir el hombre de la vivienda, se produjo «una persecución que acabó con la detención» del mismo «delante de las ventanas de Infantil de tres años».

Poco después, la mujer vuelve a intentar acceder a la vivienda «en la cual estaban aún los amigos del ya detenido», e intentaba «abril con un cincel». La policía hizo de nuevo acto de presencia «y al rato salieron dos personas de la casa, una de ellas una chica en un estado avanzado de embarazo, con aspecto de haber consumido drogas y con bolsas de ropa», tras la que salieron los agentes del interior.

Sigue el comunicado del AMPA afirmando que «sabemos que desde que ocurrió la detención las clases de Infantil fueron desalojadas y que todas las clases de la primera y segunda planta que dan a ese lugar tuvieron que bajar las persianas y cerrar las ventanas para que el alumnado – unos 120 alumnos aproximadamente de entre 6 y 11 años -, no escucharan los golpes ni vieran lo que estaba ocurriendo a la altura de la primera planta de ellos».

El AMPA del Custodio Puga asegura que «tenemos miedo de decirles el rechazo absoluto que tenemos los más de 900 padres y madres de esos niños que tienen que convivir cada día en su patio de Infantil, en sus clases de psicomotricidad, en sus horas de Educación Física o en su ratito de recreo, con personas con comportamientos violentos, agresivos, no propios de la educación que queremos y damos a nuestros hijos».

Añaden que «no podemos denunciar la ocupación de nueve viviendas porque son del Ayuntamiento, pero de esas familias seguro que no», reiterando que «tenemos miedo de realizar cualquier acción porque tememos por la integridad física de cualquier miembro de la comunidad educativa por intentar defender la existencia de una situación realmente de película dentro de un colegio».

Por último, el AMPA «necesita, demanda y exige un centro educativo digno para sus hijos e hijas, con espacios, con mobiliario decente, donde puedan tener un recreo, donde puedan al menos correr y jugar sin ser atropellados, donde puedan realizar educación física en un espacio digno, donde no se sientan vigilados por los vecinos y vecinas de los edificios que nos rodean». Pero aun así, terminan, «el centro sigue vivo; el equipo directivo, a pesar de todas las adversidades, sigue trabajando para mejorar el centro (si se pude mejorar en algo) y sobre todo, mejorar el aprendizaje de calidad de nuestros hijos e hijas junto con el profesorado y el personal no docente, conserjes, administrativa y limpiadoras que hacen una labor diaria, en silencio, admirable».

COMUNICADO ÍNTEGRO DEL AMPA DEL COLEGIO CUSTODIO PUGA




Benamocarra

Benamocarra suena

calle Zarzuela, 46, 29719 * Teléfono: 952509534

Rincón de la Victoria

Rincón lleno de vida

Plaza Al-Andalus, 1 * 29730 Teléfono: 952 402 300