Ecologistas presentan alegaciones al proyecto para regenerar con escombros reciclados las playas de Vélez-Málaga

GENA considera que será una playa que no durará más de una temporada y habrá que regenerarla año tras año, informa Diario Sur.

El proyecto para regenerar con escombros reciclados las desaparecidas playas de Mezquitilla de Vélez-Málaga sigue su lenta tramitación administrativa, con los plazos ya muy apurados, debido a que, en teoría, tendría que ser una realidad el próximo verano. No en vano, tres años después de que se anunciase oficialmente, aún no se ha puesto en marcha la planta de tratamiento de los escombros prevista en la zona de Taramillas en Torre del Mar.



El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción) ha presentado ante la Delegación Provincial de Agricultura y Medio Ambiente alegaciones a la Autorización Ambiental Unificada del proyecto ‘Brick-Beach’, que acaba de salir a exposición pública. Se trata de un proyecto financiado por la Unión Europea con un montante de cinco millones de euros, arropado bajo el paraguas del reciclaje y la economía circular, que forman parte de iniciativas europeas de gran calado en esta institución.

«Pesa al guiño medioambiental que supone cualquier iniciativa de reciclaje y el innegable avance que suponen las políticas que potencien la economía circular, precisamente esta premisa constituye la primera de nuestras siete alegaciones a este proyecto, ya que consideramos que, en sentido estricto, ni hay reciclaje ni economía circular«, ha argumentado el portavoz de GENA, Rafael Yus.

A su juicio, «la planta de reciclaje lo que hace es una reutilización del material procedente de la construcción para otro uso, en este caso regenerar una playa, por lo que más bien sería una reutilización y revalorización, y como tal no entra en el concepto de economía circular, porque para que lo fuera los escombros reciclados se deberían utilizar en el mismo sector que los produjo: la construcción«.

Para GENA, este hecho «deja sin efecto toda la verborrea que acompañaba a la propaganda de este proyecto». «La reutilización de los escombros no es nueva, ya se venía haciendo, como su uso como zahorra para la adecuación de caminos y carriles. Pero más perversa aún es la afirmación de que este proyecto evitará el vertido incontrolado de escombros en los alrededores de Vélez, un problema real y acuciante, lo cual es impensable si consideramos que el infractor, el que vierte incontroladamente escombros, busca siempre comodidad y ahorro en los cánones de vertido«, ha reflexionado Yus.

Rechazo vecinal

Para el portavoz ecologista, este tipo de conductas no se solucionan con esta planta de reciclaje de escombros, «que debería denominarse, en sentido estricto, planta de revalorización de escombros». «Una planta que, por cierto, está recurrida por vecinos que la contemplan como una amenaza para los cultivos y la calidad del aire de sus viviendas«, ha especificado.

El resto de las alegaciones se refiere al proyecto en sí. «En primer lugar mostramos nuestro asombro por centrar el proyecto en un sector donde la creación de playa es precisamente la más difícil de todo el litoral de la Axarquía: el morro de Mezquitilla, donde actualmente el mar es contenido por unas escolleras», ha apuntado Yus, para quien se trataría, pues, de generar una playa «en un sector de fortísima erosión, con lo que será una playa que no durará más de una temporada y habrá que regenerarla año tras año, como hacen en la playa Ferrara«. »Mostramos nuestra disconformidad con esta pretensión anti-natura de crear playas en todo el litoral, aunque sea imposible«, ha apostillado.

Tal es así que para frenar la erosión el proyecto prevé colocar unos diques exentos, de alto coste, «y todo ello para asegurar una ridícula playa de menos de 100 metros, seguramente más con criterios políticos, frente a los votantes de ese sector, que de auténtica necesidad», ha considerado Yus. «Las alegaciones muestran que este desatino de infraestructuras no sólo no logrará una playa de calidad, pues será una playa de granos, no de arena, y duradera, sino que todos los esfuerzos por mantenerla van a perjudicar los ecosistemas marinos rocosos colindantes que se encuentran en el Morro de Mezquitilla, donde se encuentran especies protegidas como la lapa ferruginosa, la lapa de Safi, la nacra y el caballito de mar, entre otros. Todo ello sin contar con los efectos previsibles de la subida del nivel del mar«; ha finalizado.

In this article



Bodega la Barraca

Teléfono de reservas para eventos y reuniones 693 85 26 55

c/ Bahía nº 9, Torre del Mar