Ecologistas lamentan los daños en la fauna y flora por el incendio en el paraje de Maro

GENA reclama al Ayuntamiento y a la empresa propietaria del terreno que «no eludan su responsabilidad de cumplir y hacer cumplir las normas» que regulan este enclave protegido.

El incendio que entre la tarde noche del pasado Jueves Santo y la madrugada del Viernes Santo calcinó unas cuatro hectáreas de matorral y monte bajo en el paraje natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo ha provocado importante daños en la flora y la fauna del entorno de la torre vigía. Así lo ha denunciado este martes el Gabinete de Estudios de la Naturaleza de Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción), que ha dirigido un escrito a la Consejería de Medio Ambiente, dando cuenta de las consecuencias de este incendio, «que ha afectado a espacios y especies protegidas», y denunciando «la relación que tiene este tipo de eventos con la falta de una adecuada vigilancia y disciplina del entorno de estos espacios naturales», según informa SUR.



En el escrito GENA-EeA muestra su «consternación» por la pérdida de «una importante masa forestal» en el entorno de la torre de Maro, «que no se puede reemplazar con una simple campaña de reforestación, que en tono caso habrá que aplazar hasta que se vaya recuperando el suelo», según ha explicado su coordinador en la Axarquía, el biólogo veleño Rafael Yus. El colectivo ecologista ha destacado que esta zona precisamente fue forestada por iniciativa de la Junta de Andalucía en la época en que se restauró la torre de Maro, entre 2009 y 2010, y en ella se plantaron muchas especies arbustivas y algunas arbóreas, propias de la zona, «una parte importante de las mismas ahora han sido destruidas por las llamas», ha apostillado.

«El impacto ha sido considerable, si tenemos en cuenta la colección de especies arbustivas interesantes que existía en esta zona. En particular, hemos comprobado la destrucción de numerosos pies de cambrones, Maytenus senegalensis, una especie protegida, que figura en el libro rojo de vegetales amenazados de Andalucía, y que tiene en esta zona prácticamente su único reducto en todo el litoral malagueño, pues es un elemento propio del sector corológico alpujarro-gadorense, piso inframediterráneo, de clima seco y cálido, un microclima que sólo se encuentra en el sureste de la península ibérica y encuentra aquí su extremo más occidental», ha manifestado Yus.

Según ha detallado, precisamente esta especie figura en el jardín botánico de la Cueva de Nerja «por su excepcional valor florístico». Junto a esta especie, también se han destruido «una gran cantidad de labiadas aromáticas que contribuían a dar a este lugar un agradable entorno natural». Pero no sólo se han destruido plantas, sino también animales asociados, y al respecto los ecologistas ha resaltado haber localizado, tras recorrer la zona, «algún camaleón calcinado, del que debe recordarse que este lugar, como el sur de la península ibérica, es la única zona de la Unión Europea donde se encuentran poblaciones de este llamativo reptil y que en determinados lugares puede llegar a ser vulnerable», ha continuado.

«Comprendemos que este incendio se ha producido accidentalmente por una negligencia, pero ello debe ofrecer la oportunidad de revisar las fuentes de peligro que tiene la naturaleza de esta parte de la Axarquía, donde se encuentran dos espacios naturales protegidos: el parque natural de Tejeda y Almijara, por el norte y, a muy poca distancia, el paraje natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, ambos ZEC de la red europea Natura 2000″, ha manifestado Yus.

Territorio agrícola

Lindando con estos dos parajes se encuentra un amplio territorio agrícola, propiedad de Salsa Inmobiliaria (Larios) que tiene arrendadas las tierras para su explotación agrícola. «Sin embargo, la actividad que se desarrolla en estos lugares no siempre se ajusta a esta finalidad agrícola, sino que, cada vez más frecuentemente, se advierten actividades más vinculadas al alquiler vacacional, usando cortijos construidos ilegalmente y consentidos tanto por el Ayuntamiento de Nerja como por el propietario del suelo, y en su defecto infraviviendas, que luego el arrendador lo alquila como un bien propio», ha argumentado.

A juicio de GENA, esta actividad recreativa, «vacacional de personas que no trabajan el campo sino que se limitan a habitar en la zona, cuando por la ley del suelo el campo no es lugar para habitar, sino que lo es la ciudad, lo que constituye una fuente de muchos de los problemas ambientales existentes en la zona, entre los cuales se encuentra el de crear fuegos, barbacoas, basuras domésticas, introducir especies exóticas e invasoras, etc., que ponen en peligro extremo la riqueza forestal de los mencionados espacios naturales protegidos».

Según SUR, GENA-Ecologistas en Acción ha reclamado, por tanto, que, «tanto por parte del arrendador (Larios), como por parte del Ayuntamiento de Nerja, como competente en la ordenación del suelo rústico de su término municipal, no eludan su responsabilidad de cumplir y hacer cumplir las normas por las que nos regulamos todos los habitantes de cualquier municipio», han finalizado.

In this article



Taxi 30

Servicio de taxi 24 horas

Reservas llamando al 646 611 671

Taxi 30

Servicio de taxi 24 horas

Reservas llamando al 646 611 671