Detienen al falsificador de las ’44 caras’ que podría haber estafado casi un millón de euros

Las estafas se producían en Almería, Granada, Madrid, Murcia y Sevilla donde podría haber estafado  entre 250.000 y 1.000.000 de euros a grandes almacenes.

Un hombre ha sido detenido este jueves en la localidad granadina de Almuñécar por estafar, presuntamente, entre 250.000 y 1.000.000 de euros a diferentes grandes almacenes de las provincias de Almería, Granada, Madrid, Murcia y Sevilla, utilizando hasta 44 identidades falsas.



Para ello, el individuo contaba con medios y conocimientos técnicos muy sofisticados, lo que le permitía elaborar documentos de identidad falsos de gran calidad. Los agentes de la Policía Nacional han constatado que el detenido llevaba varios años viviendo con una identidad falsa para dificultar su localización e implicación en los ilícitos, según 20 Minutos.

Las investigaciones se iniciaron en junio de 2020, cuando el servicio financiero de uno de los grandes almacenes afectados denunció la actividad fraudulenta que había detectado en la solicitud de una de las tarjetas que la empresa ofrece a sus clientes. A partir de este momento, los agentes identificaron al sospechoso y descubrieron que contaba con un alto grado de especialización y conocimientos sobre cómo operar en el mercado financiero, técnicas necesarias para superar los controles dispuestos por las empresas estafadas.

En primer lugar elaboraba la documentación necesaria para la contratación de las tarjetas: DNI falso, obtención de un número de teléfono, número de cuenta falso y dirección de entrega de la tarjeta. Más tarde, se personaba en el centro comercial solicitando la emisión de una tarjeta.

Para cumplir con los requisitos solicitados en el formulario, el autor de los hechos entregaba un número de contacto de una tarjeta telefónica de prepago, que previamente había conseguido con la documentación falsa, así como una dirección de correo electrónico y una dirección postal para el envío de la tarjeta.

Las direcciones postales para la recepción de las tarjetas se correspondían con domicilios deshabitados y con fácil acceso al buzón desde la vía pública para, de esta forma, poder recoger las cartas remitidas con las tarjetas y las claves. Se trataba de domicilios localizados en distintas provincias del territorio español, con especial incidencia en Granada.

Una vez que el individuo recogía las tarjetas procedía a agotar su crédito, que podía llegar a los 8.000 euros por tarjeta, mediante disposiciones en cajeros, compras en establecimientos y compras aplazadas. Además, había solicitado financiaciones independientes de los saldos de la tarjeta para realizar más compras y aumentar el beneficio obtenido, consumando con ello el ilícito.

Asimismo, la investigación permitió comprobar que las filiaciones aportadas en las contrataciones pertenecían, en su mayoría, a personas fallecidas o que, sencillamente, no existían.

Una vez contrastado, se practicó una entrada y registro en un domicilio de Almuñécar, donde se localizó un laboratorio con sofisticados aparatos, diversos útiles y dispositivos informáticos para la falsificación de documentos. Entre ellos fueron descubiertos varios ordenadores, varias impresoras láser, una impresora de tarjetas plásticas, una prensa hidráulica y material para su elaboración, lo que acredita el delito de falsedad documental y el de estafa. Además les fueron intervenidos varios en proceso de falsificación, soportes en blanco, diverso material informático y audiovisual y un vehículo.

In this article



Taxi 30

Servicio de taxi 24 horas

Reservas llamando al 646 611 671