Continúan los abandonos de mulos, caballos y burros en la Axarquía

En el últimos mes APISMAN ha rescatado media docena de equinos abandonados por sus dueños en varios municipios de la comarca, según cuenta Diario SUR. 

La pandemia del coronavirus no sólo está causando estragos en la economía de todo el mundo y miles de muertes. También se está dejando notar entre los animales domésticos. En el últimos mes en la Axarquía la Asociación para la Investigación y Seguimiento sobre el Maltrato Animal y el Medio Ambiente (APISMAM) ha rescatado media docena de equinos abandonados por sus dueños en varios municipios de la comarca, relata Eugenio Cabezas en Sur.



Concretamente, los avisos se han producido en Vélez-Málaga, Rincón de la Victoria, Torrox y Totalán. En cinco de los casos los animales, caballos, mulos y burros, no tenían el microchip obligatorio por ley, de manera que ha sido imposible dar con la identidad de sus propietarios. «Se trata de animales que están enfermos y malnutridos, que han sufrido maltrato en la mayoría de los casos, y que son abandonados a su suerte porque la gente indeseable que los trata así no quiere que otros vecinos los denuncien«, explicó el presidente del colectivo, Óscar del Bosque.

La asociación lleva tres años trabajando en el rescate de todo tipo de mascotas en la comarca oriental. Con la pandemia del coronavirus, Del Bosque apuntó que se ha disparado el maltrato animal y el abandono de mascotas, «en un país que es muy laxo en cuanto a la legislación para perseguir y condenar este tipo de conductas«, se quejó este amante de los animales domésticos. »Son como nosotros, tienen sentimientos y derechos«, opinó.

APISMAM colabora con varias asociaciones y refugios de la provincia para recuperar a los animales que encuentran abandonados. En el caso de los equinos recuperados en las últimas semanas han sido trasladados al Centro Andalusí de Rescate de Caballos, situado en la zona de Viña Borrego, en Alhaurín el Grande.

La entidad presidida por Jill Newman Rogers lleva cerca de once años funcionando. «Todos somos voluntarios de una gran variedad de países. No somos un refugio, más bien un centro de urgencias», explicó este residente de origen británico. «Recogemos caballos y burros maltratados y abandonados. La mayoría vienen de incautaciones del Seprona de la Guardia Civil y de la Policía Local. Les rehabilitamos y les buscamos nuevos hogares«, añadió.

Según Newman, muchos de los animales que les llegan «han pasado mucha hambre y sed, por lo que acaban muriéndose por los daños que sus órganos han sufrido«. Para recaudar fondos, cuentan con una tienda benéfica en Alhaurín el Grande, que también funciona con voluntarios.

«Mantener un caballo nos cuesta alrededor de 180 euros al mes, sólo en comida, a lo que hay que sumar el veterinario, el arreglo de los cascos y los dientes, las vacunas y desparasitar. Y luego está el microchip y el pasaporte. Fácilmente un caballo de los que nos llega en muy mal estado nos puede costar por encima de los 700 euros el primer

In this article



Carnicería Loli

Gran variedad de productos ecológicos. Hacemos toda clase de rellenos por encargo.

calle Miguel Hernández, 11a, Torre del Mar