Pilar Serrán: “La asociación es un lugar donde se afrontan los miedos y se encuentran respuestas”

Hoy vuelve ‘La Marea Rosa’. La Asociación del Cáncer de Mama en la Axarquía, Asociación Esperanza, organiza este domingo en Vélez-Málaga la V Carrera de la Esperanza en la que se han superado los 2.000 participantes. Hemos querido conocer un poco más a la que acaba de ser elegida nueva presidenta del colectivo, quien nos cuenta su periplo desde que le diagnosticaron cáncer y el apoyo que supone la asociación para cualquier familia.

Por Vanesa Fernández Rojas

Pilar Serrán Segovia nació el 5 de diciembre de 1963 en Málaga y ha vivido tanto en Vélez-Málaga como en Periana. Regenta desde hace quince años el taller de moda ‘AV Modistas’ en Vélez-Málaga, junto con dos socias más.

Madre de tres hijos, perteneció en la pasada legislatura a la Junta de Gobierno de la Hermandad de Ntra. Sra. de los Remedios Coronada (patrona de Vélez-Málaga). Este año fue la encargada de dar el pistoletazo de salida a la Real Feria de San Miguel con un pregón cargado de arte y volantes, de alegrías y vivencias, de anécdotas y vicisitudes, …, de sus niñas de AV Modistas, con las que tanto han colaborado con sus otras niñas, las del pañuelo rosa. Impulsora de la creación de la asociación del cáncer de mama en la Axarquía, Asociación Esperanza, es desde esta semana presidenta de la misma. Pilar es pura energía, vitalidad, tranquilidad, seguridad, paz,… Una de esas pocas personas con las que conectas desde el principio, aunque para mí eso se remonte a hace ya algunos años y desde entonces me dejó marcada (literalmente, con un alfiler… gajes del oficio….). Digamos entonces que hicimos un pacto de sangre.

Pero sé que esa disposición que me ha ofrecido para poder reunirnos es con la que siempre se dirige a quienes le rodean. Por eso siempre va sumando a su alrededor. Y precisamente de sumar se trata con su nuevo cargo como presidenta, apoyando así la labor desempeñada oficialmente hasta hace unos días por Rosi Casmayor, quien seguirá trabajando por el colectivo porque, como dice Pilar, se trata de “sumar fuerzas, de aumentar el grupo de trabajo”.

¿Por qué ser presidenta?

Es una unión de fuerzas lo que me ha llevado a ser presidenta. Yo me presenté el año pasado y hubo un voto de diferencia. La junta que ha estado trabajando durante este año estaba formada por pocas personas, era muy pequeña para toda la cantidad de trabajo que tenemos con nuestras actividades. Ahora hemos unido fuerzas, la junta existente con otro grupo de personas que yo he preparado,  creando así una única junta, pero había que hacerlo legal, por eso, aunque nuestra renovación de junta es bianual y correspondería en 2018 lo hemos adelantado este año para poder trabajar juntos y sacar adelante todos los proyectos que tenemos en mente. Hay que darle las gracias a Rosa que desde el principio ha estado llevando el timón, pero ya era mucho tiempo y estaba cansada y necesitaba un apoyo, un refuerzo. Ha trabajado mucho, su trabajo no sólo es lo que se ve fuera, sino todo lo que hay dentro, y es mucho lo que hay. No ha habido ni vencedores ni vencidos. Ahí estamos todos juntos para tirar para adelante.

¿Cuál es su proyecto más inmediato?

Tenemos varias cosas en mente, pero lo más importante es renovar los estatutos. Han quedado obsoletos desde que empezamos. Hay que hacerlos acorde a las necesidades de las socias pero que después se puedan cumplir. Serán muchas horas de trabajo, pero lo vamos a hacer.

¿Cómo surge la Asociación Esperanza?

En un principio Rosi Casamayor, Fernanda y una enfermera (que ya no está entre nosotros) y un psicólogo, junto con otra persona más de Nerja , crearon este grupo de ayuda mutua para personas enfermas de cáncer de mama. Le pusieron Esperanza, en honor a como se llamaba la enfermera que luchó mucho por ese grupo, y también por el adjetivo, por la esperanza para seguir adelante.

¿Cómo las conociste?

Rosa se enteró de que yo tenía cáncer y vino a mi tienda y así empezó todo… Yo pensaba, y me ayudaban a pensar todavía más… Y le fuimos dando forma. Entonces solo estaban Rosa y Fernanda y comenzó a resurgir la asociación. Las tres empezamos a buscar ayuda y fuimos a hablar con Carmen Labao, nuestra actual trabajadora social (además de socia) y le dimos forma a la Asociación Esperanza. Rosa era presidenta y Carmen vicepresidenta. Ya empezamos a crecer. A unir gente. Comenzamos con los calendarios para recaudar fondos y darnos a conocer. Todo el mundo se volcó con nosotros, siempre nos han apoyado y eso es muy importante para nosotros.

“Después de dos horas y media, allí estaba el bicho. Ocho centímetros y medio de bicho”.

¿Cómo descubres que tenías cáncer?

Todo empezó hace 7 años. Llevaba ya tiempo que me notaba un bulto y me mandaron a la Clínica Pascual (que no se la aconsejo a nadie), donde me realizaron una mamografía pero no salió nada. Me la repitieron a los 6 meses y nuevamente cuando pasaron otros 6 meses. Seguía sin salir nada en las mamografías y dijeron que me iban a dar un año de descanso de radiaciones antes de repetírmelas. Pero como yo no paraba de meterme por internet, leí que a veces las mamas son muy densas y no se aprecia en las mamografías, sin embargo en las ecografías sí. Fue cuando a los 6 meses ya me realizaron ambas pruebas, que duraron más de dos horas y media. Y allí estaba el bicho. Ocho centímetros y medio de bicho.

Algunas veces pasan estas cosas. Por eso es muy importante la intuición de cada persona. Aunque a veces los médicos sean buenos profesionales, nadie se conoce su cuerpo como uno mismo y sabe cuándo algo va mal. Y hay que insistir. Porque la detección precoz es muy importante. A mí tardaron un año y medio de pruebas en descubrirlo, ya estaba muy avanzado, en fase 3, y era muy grande. No es que digan “qué pesado, qué pesado”. Es que a mí me han quitado un pecho por todo esto.

Desde que me lo diagnosticaron ya sí fue todo muy rápido. Entré dentro del protocolo y todo fue estupendo. Valoraron que era necesario realizar un tratamiento de quimioterapia previo para reducir el tamaño del tumor antes de pasar por quirófano, donde me realizaron una mastectomía completa.

Todo el personal ha sido estupendo. Me puse el tratamiento aquí en el Hospital Comarcal, donde tienen una buenísima unidad de mamas, con los doctores Alguacil, Gaitán y Paloma, además de todo el equipo que está en contacto directo con nosotros para ponernos los tratamientos. Son todos estupendos y un trato maravilloso.

“Yo decía que esto me lo tenía que comer con papas”

¿Cómo lo afrontas?

Creo que lo llevé bastante bien, intentando siempre sacar lo positivo, dentro de lo malo de todo el tratamiento y la medicación. Pero luchando siempre, porque yo decía que esto me lo tenía que comer con papas.

Y ¿cómo te encuentras ahora?

En mayo me detectaron metástasis ósea. Todo empezó por una caída que me provocó la fractura de 4 costillas. Al principio no se veía en las radiografías el hospital, pero me dirigí al oncólogo que me solicitó una gammagrafía y fue donde salieron unas captaciones difusas de metástasis ósea.

“En mayo me detectaron metástasis ósea. Me ofrecieron entrar en un proyecto de investigación y decidí meterme de cabeza.Yo no siento que seamos conejillos de indias”.

¿Qué tratamiento estas siguiendo en esta ocasión?

Me ofrecieron entrar en un proyecto de investigación y decidí meterme de cabeza. Sé cuáles son los tratamientos que existen para tratar el cáncer hoy día y estoy convencida de que lo nuevo es mejor. Un tratamiento que está en fase 3 ha sido probado por muchas personas antes y, aunque pueda tener efectos secundarios, hay que formar parte de estos proyectos porque estoy convencida de que son la medicina del futuro. Yo no siento que seamos conejillos de indias, creo que voy a resurgir con ese nuevo tratamiento. Voy a estar mejor.

¿Qué te aporta la Asociación?

Se siente uno muy realizado cuando das con personas a las que has podido ayudar a sobrellevar mejor la enfermedad. Si necesitan ayuda me ofrezco para ir a sus casas. Lo importante es poder dar paz y ayuda.

¿Para qué sirve la Asociación?

Ofrece ayuda psicológica. No solo a las personas que padecen la enfermedad, que vienen decaídas, con miedos, con muchas dudas, sino también para sus familiares y amigos. Para cualquier persona que tenga una duda, que tenga un lugar, una persona donde pueda venir a exponerla para encontrar respuesta . También tenemos una trabajadora social, que se encarga de las acogidas, para ver la situación de cada social, valorarla y ayudarla. Con nuestra fisioterapeuta tratamos el linfedema, que es muy importante, ya que se acumula líquido linfático en la parte de las manos y los brazos.

Por otro lado tenemos a una administrativa que se encarga de todo el proyecto, de toda la burocracia para que la asociación esté al día y pueda solicitar subvenciones y ayudas al colectivo para poder subsistir, porque la cuota de socios (de cinco euros) no es suficiente.

Aparte, nosotros como grupo intentamos acoger a las personas para ofrecerles nuestra ayuda y apoyo. Dándoles el cariño que necesitan y quitándole los miedos y dudas explicándoles nuestra situación, por donde hemos pasado, porque, como dice el refrán, “mal de muchos, consuelo de tontos”.

¿Quiénes forman la Asociación Esperanza?

Principalmente enfermas de cáncer de mama. También tenemos como socios a familiares y socios colaboradores, voluntarios. Pero como en el municipio no hay ninguna otra asociación para el cáncer también tenemos socios con otros tipos de cáncer, porque esta enfermedad es el mismo nombre con distinto apellido. Todo el que venga será atendido.

¿Qué se encuentra en la Asociación?

La familia y los amigos te ofrecen mucho calor. Yo creo que como paciente he sido muy mala. Como no quieres que sufran intentas disimular, porque es un cariño mutuo. El calor de la familia es muy importante, pero aquí en la asociación te vamos a ofrecer ayuda, para eso tenemos a nuestra psicóloga, para solventar dudas, y nosotras mismas, que te vamos a ofrecer nuestra propia experiencia por lo que ya hemos pasado.

“Hay que confiar en un mismo. Encontrar la paz, estar tranquila y aprender a vivir el día a día”.

¿Qué consejo le das a quienes acaban de descubrir la enfermedad?

Confianza. Confiar en un mismo. Encontrar la paz, estar tranquila y aprender a vivir el día a día. Hoy. Porque cada momento es muy especial. Esto ya es pasado. El futuro no existe. Todo es presente y pasado. Vamos a vivir el momento y sentirlo de verdad. Estamos aquí para lo que necesiten siempre. Apoyando, riendo y si hace faltar llorar también vamos a llorar.

¿Qué significa para ti la Carrera de la Esperanza?

Tú te imaginas una marea rosa de gente que nos apoya, que viene con nosotros, que con solo una mirada nos está dando vida. Para nosotros es muy importante, Siempre que miro atrás y veo tantas camisetas rosas me da fuerza y ganas de seguir. Es mucho cariño el que nos trasmite ver a niños pequeños, carritos e incluso perros que también van de rosa… se me eriza la piel solo de pensarlo.

Este domingo, junto a la XXXIV Carrera Urbana se va a realizar la V Carrera de la Esperanza en la que, pese a anunciarse que sólo habría camisetas para los 1.700 primeros inscritos, nuevamente se han superado los 2.000 participantes.

Caminamos juntos, unidos contra el cáncer.




Peluquería Estética Unisex Verónica Álvarez

Visítalos y comprueba que la calidad y el precio no están reñidos

Calle Juan Vázquez Rengifo, 1, Vélez-Málaga, Málaga

La Cafetería

Desayunos, tapas, meriendas y copas en la primera gran avenida de Torre del Mar

Avenida Antonio Tore Tore, 1, 29740 Torre del Mar, Málaga