Nacen las Oficinas de Vida Independiente como apoyo a las personas con discapacidad física y orgánica de Andalucía

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha financiado este programa de Andalucía Inclusiva que atenderá a unas 790 personas en toda la Comunidad gracias una subvención de más 363.000 euros.

Las Oficinas de Vida Independiente ya son una realidad para las personas con discapacidad física y orgánica de Andalucía, un programa de Andalucía Inclusiva – COCEMFE que beneficiará a unas 790 personas en toda la Comunidad gracias a una subvención de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación por valor de 363.293,24 euros con cargo al 0,7% del IRPF 2020.



Estas Oficinas desarrollan un servicio innovador donde un equipo multidisciplinar analiza las necesidades de las personas usuarias de manera individualizada y les ofrece una serie de apoyos para poder llevar a cabo su proyecto de vida de manera autónoma y en su propio domicilio. En este sentido, la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha destacado que “se trata de un referente de transformación y avance en la atención a las personas con discapacidad y dependientes, promoviendo un nuevo modelo que permite a las personas ser autónomas dentro de su propio entorno”.

Este programa está destinado a aquellas personas con discapacidad y dependientes de toda Andalucía que, en la actualidad, no son beneficiarias de ningún servicio de promoción de la autonomía personal y atención a la dependencia por parte de la Administración u otra entidad. De esta forma, tendrán prioridad las personas con grandes dependencias (Grado II y III), mayores de 65 años, procedentes de zonas de exclusión social y que vivan solas o no posean ninguna red de apoyo familiar.

Según ha subrayado la consejera, “una de las característica destacadas de las Oficinas de Vida Independiente es que las familias también son beneficiarias directas puesto que con ellas también se programarán actividades cuando así lo establezca el itinerario personalizado”.

El programa se desarrolla en cuatro módulos diferenciados: servicios de promoción de la autonomía personal y hábitos de vida saludable; asistencia personal; información, orientación y asesoramiento; y formación. Estos equipos multidisciplinares se completan con un equipo de coordinación que proporcionará orientación a familiares y personas usuarias a través de asesoramiento jurídico y sobre accesibilidad.

“Compete a los poderes públicos prestar los apoyos necesarios para lograr la plena autonomía personal que permita la participación de las personas con discapacidad en todos los ámbitos en igualdad de condiciones. Todas las personas tienen derecho a elegir y tomar decisiones sobre su calidad de vida, cómo quieren vivir y qué necesidades concretas quieren afrontar en favor de una mayor autonomía personal. Y, así, lograr una sociedad inclusiva” ha señalado Rocío Ruiz.

Prestación de asistencia personal
La consejera se ha referido también a los efectos de la crisis sanitaria y social por Covid-19 en la vida de las personas con discapacidad: “Hemos aprendido, y la pandemia lo ha mostrado con rotundidad, la multitud de situaciones que pueden ser discriminatorias para las personas con discapacidad. Esta Consejería tiene un compromiso firme y estamos trabajando en un mejor desarrollo de la prestación de asistencia personal prevista en la Ley de Dependencia que, hasta ahora, ha tenido muy poco recorrido”.

En Andalucía, el número de personas reconocidas con un grado de discapacidad igual o superior al 33% es de 571.487 personas, de las que 276.882 son mujeres y 294.605 son hombres. Por otra parte, las personas reconocidas con una discapacidad física son 245.818, de las que 113.826 son mujeres y 121.133, hombres.

In this article