Muere con 90 años Michael Collins, el astronauta que llegó hasta la Luna pero no la pisó

El icónico tripulante de la misión Apollo 11, la primera en llevar el hombre a la Luna, fallece a los 90 años.

El astronauta estadounidense Michael Collins, miembro de la icónica misión Apolo 11, ha muerto este miércoles a los 90 años tras una larga batalla contra un cáncer. «Mike siempre enfrentó los desafíos de la vida con gracia y humildad, y enfrentó este, su desafío final, de la misma manera», escribió la familia de Collins en un comunicado oficial sobre su fallecimiento.



Collins fue el piloto que el 11 el 20 de julio de 1969 se quedó a bordo del Apolo 11 durante más de 20 horas mientras Neil Armstrong y Buzz Aldrin bajaban a la superficie lunar para convertirse en los primeros humanos en caminar sobre la luna. Fue, por lo tanto, el astronauta que viajó hasta la Luna pero no bajó. Por eso mismo muchas veces se habla de él como «el tercer olvidado» en la misión histórica. «Desde Adam, ningún humano ha conocido una soledad como Mike Collins«, decía el diario de la misión, equiparando el papel de Collins a la figura bíblica.

De la primera generación de astronautas

Collins nació en Roma el 31 de octubre de 1930, el mismo año que Armstrong y Aldrin. Era hijo de un general de división del Ejército de los EE. UU. Y, al igual que su padre, asistió a la Academia Militar de los EE. UU. En West Point, Nueva York, donde se graduó en 1952. Como muchos de los hombres de la primera generación de astronautas estadounidenses, Collins comenzó como piloto de pruebas de la Fuerza Aérea.

En 1963, fue elegido por la NASA para su programa de astronautas, todavía en sus inicios pero aumentando rápidamente en el apogeo de la Guerra Fría cuando Estados Unidos buscaba adelantarse a la Unión Soviética y cumplir con la promesa del presidente John F. aterrizar un hombre en la luna a finales de la década.

El primer viaje de Collins al espacio se produjo en julio de 1966 como piloto de Gemini X, parte de las misiones que prepararon el programa Apollo de la NASA. La misión Gemini X llevó a cabo un acoplamiento exitoso con un vehículo objetivo separado. Su segundo y último vuelo espacial fue el histórico Apolo 11.

Después de un breve período en el gobierno, Collins se convirtió en director del Museo Nacional del Aire y el Espacio, y dejó el cargo en 1978. También fue autor de varios libros relacionados con el espacio. En muchas de entrevistas concedidas en sus últimos años, el astronauta afirmaba que, vista desde el espacio, «la Tierra parece todavía más frágil».

In this article



Jordi Mesón Tapas

El restaurante más premiado de Torre del Mar con gran reconocimiento de sus clientes

calle Azucarera, 6, Torre del Mar

Jordi Mesón Tapas

El restaurante más premiado de Torre del Mar con gran reconocimiento de sus clientes

calle Azucarera, 6, Torre del Mar