Los jueces decidirán sobre la custodia de los animales en caso de divorcio

El Congreso aprueba por mayoría, y con el rechazo de PP y Vox, que los animales pasen a ser considerados «seres vivos».

El Código Civil español cambiará el régimen jurídico de los animales, que hasta ahora habían sido considerado «cosas» para denominarlos «seres vivos dotados de sensibilidad». El Congreso de los Diputados ha dado luz verde a su reforma este martes.



El nuevo texto, que pasará ahora al Senado, ha contado con un amplio apoyo parlamentario -tan solo han votado en contra el Partido Popular y Vox- y supone importantes modificaciones legales, pues los jueces los tendrán en cuenta en los divorcios y, por ejemplo, podrán negar la guarda conjunta de los hijos cuando haya una sentencia por maltrato animal, publica 20 Minutos.

En la actualidad, ciertas leyes existentes en España ya tienen en consideración a los animales. Desde 2003, por ejemplo, el Código Penal distingue entre los daños a animales domésticos y a las cosas, reforma que se amplió en 2015. También tienen consideración de seres vivos en la Ley para el cuidado de los animales, en su explotación, transporte y sacrificio, que data de 2007. Es por ello que la ponencia que ha salido adelante en la Comisión de Justicia celebrada en el Congreso este martes con 22 votos a favor y 14 en contra señala como «paradójico» que en el Código Civil no tengan esta consideración.

A la hora de hablar de la reforma, en el documento se explica que PSOE y Unidas Podemos, proponentes de la misma, han optado por las fórmulas de los códigos civiles francés y portugués, «que prefieren una descripción positiva de la esencia de estos seres que los diferencia, por un lado de las personas, y, por otro, de las cosas y otras formas de vida (plantas)».

El cambio de consideración en el Código Civil tendrá varios efectos, como que los jueces los tengan en cuenta a la hora de sentenciar divorcios, custodias o herencias. La reforma introduce varios preceptos en los artículos que marcan las normas sobre las «crisis matrimoniales» para que los magistrados concreten el «régimen de convivencia y cuidado» de los animales. Además de definir el concepto de animal de compañía, también se establecen criterios sobre los que los tribunales deberán tomar la decisión de a quién entregar el cuidado del animal, primando su bienestar.

Además, se prohíbe la venta del mismo en caso de divorcio -siempre que no estén de acuerdo ambos miembros de la pareja- y se permite a los jueces no dar la custodia compartida de los hijos cuando haya una sentencia por maltrato animal. «No procederá la guarda conjunta cuando el juez advierta de indicios fundados de violencia doméstica. Se apreciará también la existencia de malos tratos a animales o la amenaza de causarlos», expone el articulado.

En este sentido, la ponencia destaca la «concurrencia» entre los malos tratos a animales y la violencia doméstica, por lo que se limitará «la guarda y custodia» de los mismos en los casos en los que existan antecedentes por maltrato animal. Asimismo, se añaden otros extremos que marcarán con quién se queda el animal en caso de fallecimiento de su dueño, si éste no ha dejado su voluntad expresa antes de fallecer.

Además, el nuevo articulado expone que, quien encuentre a un animal, deberá entregarlo a su propietario, salvo si hay indicios fundados de malos tratos o de abandono, cuando lo pondrá en conocimiento ante las autoridades competentes. Si lo devuelve, podrá reclamar los gastos de curación y cuidado.

La ponencia también reforma la Ley Hipotecaria para impedir que se extienda la hipoteca a los animales destinados en una finca dedicada a la explotación ganadera y la Ley de Enjuiciamiento Civil, para declarar «inembargables» a los animales de compañía.

«No es aceptable el trato que aún reciben los animales»
La diputada socialista proponente, Sandra Guaita, ha asegurado en el debate que es hora de «legislar con respeto y empatía» porque, según ha declarado, «no somos un país pionero en este tipo de legislación y no es aceptable el trato que aún reciben los animales en este país». Por su parte, la diputada de Unidas Podemos, Sofía F. Castañón, ha celebrado la reforma y ha alabado el «consenso» producido.

Desde el PP, la diputada María Teresa Angulo ha pedido «no negar el interés del PP de reconocer a los animales como seres vivos», pese a su rechazo. Y es que, los populares ya presentaron en 2018 -un año después de Ciudadanos- una proposición similar que llegó a ser tomada en consideración pero que decayó por la celebración de las elecciones generales.

Por su parte, el diputado de Vox José María Sánchez ha rechazado que la reforma introduzca modificaciones «en importantes cuerpos legales que suponen el trastorno de la regulación vigente al establecerse un estatus especial de los animales en las relaciones de derecho privado».

In this article



Cervecería tapería Amarela

Especialistas en carnes, rabo de toro, carrillada y morcilla de arroz

calle Los Prados, Torre del Mar